Tag

Recursos Humanos archivos - wellcomm Talento para comunicar

Experiencia y éxito profesional ¿son enemigos de la innovación?

By | Actualidad | One Comment

En los últimos años, los profesionales de la comunicación hemos llegado a provocar un imparable tsunami de conceptos y palabras relacionados con la innovación, el cambio, la excelencia y la competitividad.

Es innegable que no somos, en absoluto, los únicos responsables de esta profusa inflación de nuevos mantras vinculados con la creatividad y con las ideas generadoras de oportunidades, riqueza y empleo. Sin duda, los discursos oficiales, los mensajes institucionales y la cultura dominante del emprendimiento se han encargado de propagar a fondo estos renovados mandamientos de la productividad, del éxito y de los negocios presuntamente viables.

Nos duele reconocerlo, pero hablar de innovación se ha vuelto un tanto cansino y recurrente. No es nuestra intención señalar a nadie, pero no siempre quienes más argumentan respecto de la innovación son los que la hacen realidad en mayor medida.

Tenemos claro que el abuso y la reiteración de una idea casi siempre conllevan su paulatino desgaste y pérdida de contenido. De hecho, y sin ánimo de caer en la vanidad, podemos afirmar que los que trabajamos dentro del ámbito de la comunicación, la publicidad y el marketing hemos sido pioneros históricos en la aplicación de paradigmas, modelos, procedimientos e ideas innovadoras.

La innovación y la creatividad son aspectos y condiciones inherentes a las buenas prácticas dentro de la comunicación, la publicidad y el marketing. No es ningún secreto.

No ‘inventamos’ las técnicas de creatividad ni fuimos los primeros en hablar del pensamiento paralelo en el contexto de las empresas y de los recursos humanos, pero no es posible entender nuestro trabajo sin la búsqueda incesante de nuevas ideas creativas generadoras de negocio, riqueza y, por supuesto, también empleo.

No tenemos ningún privilegio de exclusividad con las musas, pero si estamos a menudo entrenados en destrezas que nos facilitan apartarnos de los patrones de pensamiento lógico convencionales para producir ideas diferenciadas con capacidad para aportar valor a clientes, a empresas y a la sociedad en su conjunto.

Habitualmente se registra una curiosa paradoja en los profesionales de todos los sectores de actividad: mientras más conocimientos y experiencias formales acumulan, se van mermando sus competencias profesionales para ser innovadores y creativos. Dicho de otro modo, de forma involuntaria, su trabajo se va viciando y acomodando a formas de pensamiento estandarizadas. Se opta por la facilidad de caminar por un sendero desbrozado, en lugar de ensayar nuevas vías que nos conduzcan al crecimiento profesional y al descubrimiento de soluciones innovadoras. De una u otra manera, vamos perdiendo frescura y flexibilidad para afrontar nuevos retos desde ópticas diferenciadas.

Obviamente, hay actitudes, hábitos y estados de ánimo que nos pueden ayudar a revertir esta realidad y a percibir oportunidades allá donde otros solo ven amenazas.

Como ya expresó hace más de medio siglo Edward De Bono, creador del concepto de pensamiento lateral, ‘La inocencia es algo que la experiencia no puede proporcionar’. ¿Podríamos afirmar entonces que la experiencia es enemiga de la innovación? Para nada.

Es obvio que la experiencia profesional y personal es algo parecido a la ‘materia prima’ sobre la que aplicar hábitos de pensamiento innovador con poder para generar ideas útiles y productivas en el trabajo y en los negocios. Pero para que ello sea posible resulta necesario que percibamos y gestionemos esta información de otra forma. En definitiva, todo consiste en entrenarnos para aprender a pensar de forma diferente, como nadie nunca quiso enseñarnos en nuestros tiempos de de escolares, estudiantes, universitarios o becarios.

Se trata de aprender una forma específica a organizar los procesos de pensamiento, para encontrar soluciones innovadoras mediante estrategias o algoritmos no ortodoxos, que normalmente serían ignorados por el pensamiento lógico.

Hablamos de una destreza que es más difícil de explicar que de llevar a la práctica. ¿Por qué no probamos a hacerla realidad?

Googling y talento en la red: tu rastro digital es tu curriculum

By | Búsqueda de talento | 2 Comments

Las redes sociales y los sites de carácter colaborativo se han convertido en el ‘ecosistema natural’ que nos sirve como soporte para la comunicación, para el entretenimiento, para la cultura, para la formación, para el conocimiento, para las transacciones comerciales, para las inversiones, para las compras domésticas y, por supuesto, también para el empleo y la actividad profesional

Puede decirse que hace ya casi una década que las Webs dejaron de ser ‘tarjetas de visita’ o ‘escaparates estáticos’, para evolucionar hacia un modelo interactivo, con vocación de universo paralelo y de espejo de ese viejo mundo con monopolio analógico, el que paso a mejor vida hace unos pocos años.

En los países del primer o incluso del segundo mundo, una amplia proporción de la población y de las empresas se vieron cautivadas o empujadas a instalarse en el renovado universo digital, en la medida en la que la versión más social y participativa de Internet ha ido ocupando todas y cada una de las parcelas de la actividad.

Ni que decir tiene que las empresas y profesionales de la comunicación han sido actores principales, espectadores privilegiados o víctimas irredentas del tremendo vuelco que nos ha traído la Web 2.0, aunque esta expresión esté ya más desgastada que hablar del clima en un ascensor o decir que ‘lo más importante es la salud’ cuando no te toca la lotería.

Si tu trabajo actual o deseado tiene que ver con el marketing, la publicidad, la comunicación o el periodismo, no puedes jugar a ser invisible en la red ni a dejar que tus datos se dispersen por el ciberespacio de forma aleatoria y caótica. Es necesario que seas tú mismo quien tome las riendas de lo que las redes sociales y otros sites muestran de ti.

Cuando una empresa o un consultor de recursos humanos lee las primeras líneas de tu currículo, resulta casi inevitable que se lance a hacer Googling para recabar más datos sobre tu perfil y tus antecedentes en la profesión, tanto los positivos, como aquellos otros que prefieres que no se difundan. Es el proceso natural y ya forma parte de la metodología más usual y efectiva utilizada para localizar el talento y la competitividad con relación a las oportunidades de empleo y de negocio que se abren en la red. Cuando alguien hace Googling con tu nombre o tus datos personales, el buscador mostrará tu rastro digital, sin detenerse ante nada, ya se trate de cuentas de usuario en redes sociales, sentencias judiciales, multas de tráfico, anuncios en portales de clasificados, menciones en medios o en foros, o cualquier otra referencia que conste sobre ti.

A día de hoy, si eres profesional de la comunicación y no cuentas con una huella digital positiva, ordenada y visible, puede que te encuentres en riesgo severo de exclusión laboral. Da igual que aspires a consolidar una carrera profesional por cuenta ajena o que trates de emprender tu propio proyecto empresarial. Si quieres existir en el mercado, necesitas una reputación online medianamente estructurada y que refleje tus competencias, tu formación, tu trayectoria, tus méritos y tu capital relacional dentro del sector.

No es imprescindible que dediques cientos de horas a construir una marca personal en Internet, pero si es necesario que tomes el control de tu huella digital, antes de que lo hagan otros por ti. Para ello bastará con disponer de un perfil profesional correctamente desarrollado en LinkedIn. Si tienes perfiles personales en redes sociales no estrictamente profesionales (Facebook, Twitter, Google +, Instagram, Youtube, Flickr, etc.) será mejor que las configures con las máximas opciones de privacidad. No obstante, siempre te queda la posibilidad de contar con perfiles en estas redes con contenidos de carácter exclusivamente profesional, que también aporten información sobre tu potencial y sobre tu trayectoria. Esta última acción puede suponerte un gran apoyo para depurar tu rastro digital.

Recuerda que si introduces tu nombre y apellidos y/o otros datos personales en cualquier buscador, casi siempre los primeros links que se mostrarán serán los correspondientes a tus cuentas de LinkedIn, Experteer, Xing, Facebook, Twitter, etc. Para calibrar lo que los headhunters encontrarán cuando te ‘investiguen’ en la red, prueba a hacer Egosurfing, busca lo que Internet dice sobre ti. Esta acción te revelará tus fortalezas y debilidades frente a posibles oportunidades futuras de empleo o crecimiento profesional.

Recuerda que la exclusión digital puede ser sinónimo de exclusión laboral.

Llega a Madrid #prepárate2013

By | Actualidad, Recursos Humanos | No Comments

La búsqueda activa de empleo y el desarrollo profesional tienen su epicentro en Madrid, el próximo martes 3 de diciembre de 2013, con la celebración de la tercera convocatoria de la jornada #prepárate2013, en las instalaciones de IFEMA.

A la vuelta de pocas fechas, esta jornada ‘Madrid Prepárate 2013‘ concentrará la atención y la participación directa de un buen número de empresas, profesionales, expertos y personas, de todas las edades y perfiles profesionales, con el objetivo prioritario de acercar y equilibrar la oferta y la demanda de empleo real.

Desde WellComm, no hemos querido perdernos este evento colaborativo, y estaremos presentes en #prepárate2013 coordinando al equipo de voluntarios que trabajan en el ámbito de la comunicación, apoyando todo el esfuerzo de difusión en medios y redes sociales y también en los medios de comunicación tradicionales.

Más allá de su todavía corta trayectoria, la jornada ‘Madrid Prepárate 2013’ ha logrado convertirse en una cita imprescindible para empresas y profesionales que de forma voluntaria  están comprometidos con los Recursos Humanos, la formación para el empleo, la orientación profesional, el outplacement, el mentoring, las técnicas de Coaching y las más avanzadas herramientas tecnológicas, puestas al servicio del encuentro entre compañías y personas que ofertan y demandan nuevos retos y oportunidades profesionales.

Esta edición de #prepárate2013 en Madrid nos traerá una rica, densa e intensa programación de conferencias, talleres, sesiones de orientación profesional, mesas redondas y actividades orientadas hacia el impulso del crecimiento profesional y personal.

El éxito de #prepárate2013 ha logrado que este evento del empleo y los Recursos Humanos tenga como escenario a las ciudades de Madrid y Barcelona durante el presente ejercicio, para extender su acción en  nuevas ediciones  que tendrán lugar a lo largo del próximo año.

La labor desarrollada por esta iniciativa ya ha logrado obtener el reconocimiento, por parte de la Fundación Empresa y Sociedad, con la concesión del premio esLaIniciativa. Esta distinción viene a subrayar el compromiso de sus promotores, patrocinadores y participantes con el empleo, el crecimiento profesional y la mejora de la empleabilidad de los colectivos que más necesitan de la acción colectiva y colaborativa de los profesionales y las empresas vinculados con la gestión de Recursos Humanos, el talento, la excelencia y la innovación.

No dudes en apuntarte si:

  • Te dedicas a la comunicación y no tienes trabajo; podrás encontrar recursos adicionales para mejorar habilidades, valorar la posibilidad de trabajar fuera de España o tener una sesión individual con un coach cerficado.
  • Eres periodista y te apetece colaborar como voluntari@; contacta a través del mail: info@well-comm.es o rellenando el formulario.
  • Trabajas en un medio y quieres ayudarnos a difundir la iniciativa para que se completen las 4000 plazas gratuitas que aún están disponibles.

 

Comunicación interna, el lado oscuro

By | Comunicación | No Comments

Son pocos los que se atreven a reconocerlo, pero la comunicación interna viene a ser la pariente pobre y olvidada en un buen número de empresas de todos los sectores de actividad, ya sean PYMES, microempresas o compañías transnacionales. Da igual de qué negocio hablemos, ya que en la mayor parte de las organizaciones, la comunicación interna solo es contemplada desde una óptica jerárquica y operativa. Desde las posiciones de liderazgo, se persigue que cada cual haga su trabajo en tiempo y forma, tal vez con algo de proactividad y participación, pero sin que los flujos de información parezcan tener otro objetivo que la productividad, pura y dura.

¿Recuerdas a algún Dircom trabajando en programas de comunicación interna? Alguno hay, aunque no podemos afirmar que esa sea una de las responsabilidades profesionales consideradas prioritarias para el puesto. Si hablamos de comunicación empresarial, es inevitable que intuitivamente pensemos en la comunicación externa y en la imagen que cada compañía proyecta hacia sus clientes potenciales, el mercado, los accionistas o la sociedad, en su conjunto. Lo interno con frecuencia será secundario e infravalorado.

¿Tan poco nos importa que profesionales y empresas estén alineados y compartan un universo común de valores, compromisos, actitudes y buenas prácticas?

Hace pocos años, en el curso de una reunión con mandos intermedios y técnicos de una prestigiosa editorial (cuyo nombre no revelaré, por razones obvias), cometí la ingenua imprudencia de pedirles que me hablaran algo respecto a la misión, la visión y los valores de su empresa. En primera instancia, la única respuesta que obtuve fue que su empresa carecía de valores y que jamás habían oído hablar de nada semejante. Incluso llegaron a dudar de su ‘utilidad’. Ante mi insistencia, fueron capaces de deducir, de forma difusa, algunos valores reconocibles que su organización si compartía, como la honestidad, el respeto a la legalidad, la excelencia o la innovación. ¿Cómo era posible que empleados clave desconocieran aspectos críticos de la identidad y de la razón de ser de su empresa? Los pecados de omisión en sus prácticas de comunicación interna parecían notorios.

¿Has observado en qué casos los perfiles y las competencias profesionales recogen la necesidad de que los empleados de puestos concretos cuenten con destrezas de comunicación? Casi siempre, cuando su trabajo cotidiano se desarrolle de cara al exterior. Si se trata de una oferta de empleo ‘de puertas para dentro’, tales habilidades pasan a ser totalmente subsidiarias.

Lo más habitual es que la gestión de la comunicación interna se deje, con exclusividad, en manos de profesionales de recursos humanos o incluso bajo la dirección de responsables operativos (jefes de proyecto, directores de áreas funcionales, jefes de equipo y posiciones análogas). Aunque resulte paradójico, es usual dejar al margen de la misma a los responsables de Marketing o de Comunicación y, con ello, perdemos la oportunidad estratégica de apuntalar el compromiso y la implicación recíprocas entre los profesionales y las propias empresas.

Tal y como hace tiempo ya afirmaban los pioneros de los modelos de gestión de la calidad, cada empleado es un cliente interno y la comunicación  debe contribuir a que esta formulación se convierta en realidad. Comunicación interna, creatividad y marketing deben ir de la mano. 


Foto: The guardian. kmt_rf /Alamy

Pin It on Pinterest