Tag

Mapfre archivos - wellcomm Talento para comunicar

El jefe no es el que más sabe

By | Actualidad, Comunicación empresarial, Informes y publicaciones | 4 Comments

Joaquín Moral, a través de facebook, nos descubre esta entrevista a Juan José Almagro, Director General de Comunicación y RSC de Mapfre. Fue publicada en expansionyempleo.com el día 8 de mayo. Por su interés, coherencia y sensatez  nos ha parecido interesante reproducirla aquí íntegramente.

Convencido de la importancia de las personas en las organizaciones, Juan José Almagro echa de menos la coherencia en la gestión de recursos humanos y lamenta la falta de comunicación y la transparencia de la alta dirección en un momento clave para el progreso empresarial.

Ha desarrollado toda su trayectoria profesional en Mapfre y se puede decir que le sobra perspectiva empresarial. En su periplo por distintos puestos de alta dirección en esta organización, Juan José Almagro ha sacado tiempo para la docencia, para escribir tres libros, participar en la elaboración de otros tantos y también para cultivarse en una de las facetas que más pesa en la empresa: la responsabilidad social corporativa (RSC). Es un área que le apasiona, tanto o más que la gestión de personas. Y es en estos momentos de incertidumbre económica cuando Almagro apuesta más que nunca por una gestión eficiente que saque a la luz los nuevos valores, por el buen gobierno y por la coherencia en la comunicación: “Cuando engañamos a los empleados rompemos ese finísimo hilo que se llama fidelidad, lealtad o confianza, que es lo que las organizaciones reciben de sus profesionales”. Por este motivo aboga por los jefes como garantes de ese equilibrio un liderazgo que, en su opinión, no está vinculado a los conocimientos. “El jefe no es quien más sabe, sino aquella persona que es capaz de formar un equipo, marcarle unos objetivos, motivarle y decirle cuándo se equivoca”.

¿Qué es la responsabilidad social corporativa?
– El compromiso que hoy tiene que asumir la empresa o la institución como consecuencia del nuevo papel que le corresponde jugar en el mundo económico y social.

¿Cuál es ese nuevo papel?
– La sociedad demanda a la empresa generar empleo; ser innovadora, eficiente y competitiva. También ser capaz de hacer todo esto en un entorno más humano y habitable, y además comprometerse socialmente.

¿Cómo se consigue el equilibrio entre el compromiso interno y el externo?
– Diciéndole a las personas la verdad. La comunicación supone involucrar a la plantilla en un proyecto común.

¿Qué departamentos tienen que influir en este proceso?
– Es tarea de todos. La empresa no es una agrupación de departamentos. Las áreas de recursos humanos, de comunicación y la dirección de responsabilidad social corporativa tienen que ser capaces de instaurar procesos de comunicación permanentes en la organización. La empresa moderna tiene que ser absolutamente transparente.

¿Está preparada para esta transparencia la alta dirección?
– Cada vez más, pero en una época no tan lejana se informaba y se comunicaba mal. Ahora los empleados quieren saber qué está pasando, no hay que tratar a los profesionales como personas que no entienden nada, sino como adultos responsables.

¿Por qué se comunica mal?
– Hay falta de costumbre. Cuando la gente se queja en el seno de las organizaciones o protesta por los jefes y sus defectos lo hace por falta de comunicación. Para evitarlo, deberíamos involucrar a los profesionales en un proyecto común y explicarles cuáles son los objetivos generales y globales de cada departamento.

Resultados de negocio, gestión de personas… ¿Se les exige demasiado a los jefes?
– En parte, por eso se les paga. El directivo cobra más porque no sólo tiene que desarrollar su trabajo, también tiene que dirigir a las personas de su equipo, lo que supone conocer en todo momento qué están haciendo, si se sienten cómodos en su puesto de trabajo y atender a cualquier tipo de sugerencia, porque su participación es decisiva para el buen fin del proyecto.

¿Es capaz de detectar el mal ambiente en la empresa?
– Se detecta en actitudes e incluso en la preocupación de los profesionales. En concreto en la dirección general que lidero nos reunimos dos veces al año para analizar este tema. Es un ejercicio muy gratificante porque nos permite profundizar en la necesaria unión que tiene que haber entre las personas que ocupan o desarrollan su actividad enun área.

¿Se mima a los empleados o nos encontramos ante un paternalismo barato?
– Las empresas están cuidando a las personas porque saben que sólo pueden llevar a cabo planes de actuación si tienen un equipo formado adecuadamente. El paternalismo no ha desaparecido, pero se ha avanzado en la gestión. Las empresas, merced a la RSC, van a tener que comportarse de forma muy distinta; la responsabilidad es una forma de gestionar basada en valores que a su vez sirve para crear valor en la organización.

¿Cómo detectar el talento?
– Sólo a través de la formación. Desafortunadamente, hay cierto divorcio entre empresa y Universidad. Por eso si una compañía quiere triunfar, tiene que instaurar el aprendizaje colectivo, y no me refiero sólo a los jefes, sino a toda la plantilla. La formación no puede convertirse en un privilegio.

¿Se practica la promoción horizontal?
– Todavía no. No todos los profesionales desean ascender a un puesto directivo. Hay muchos de la Generación X e Y que no quieren asumir funciones de jefatura, pero sí responsabilidades de trabajo y compromiso. Hay que crear un organigrama que contemple un colectivo de técnicos que desarrollen su trabajo a satisfacción y con plenitud.

En procesos de reestructuración, ¿qué deben hacer las empresas para motivar a su plantilla?
En cualquier proceso, la principal responsabilidad es comunicar leal y verazmente. Las personas quieren saber qué está ocurriendo y actuar en consecuencia. En época de crisis no se debe ocultar información, contar las cosas como son y entre todos tomar la mejor solución posible, sin olvidar que la empresa que no es capaz de dar resultados y sobrevivir no podrá generar empleo y desaparecerá.

Pin It on Pinterest