Category

wellcomm-directivos-conectados

El Síndrome de Herodes puede matar a tu empresa

By | Actualidad, wellcomm-directivos-conectados | No Comments

Cuando el talento, la creatividad, la confianza, el esfuerzo y la oportunidad coinciden en el mismo tiempo y en el mismo espacio empresarial, surge la innovación, como gran fuerza transformadora que hace avanzar a las empresas y logra impulsar el crecimiento de los profesionales.

¿De verdad que es así de fácil?

¿Innovación es siempre sinónimo de oportunidad para las personas capaces de concebir nuevas ideas con potencial para generar riqueza y bienestar?

¿Las propuestas innovadoras son siempre bien recibidas en cualquier compañía?

Las respuestas correctas son NO, NO y NO. Así, sin matices. Si la innovación prosperará con fluidez en cualquier equipo productivo o de conocimiento, posiblemente no sería tal innovación o no estaría investida de tan inusitado poder de transformación y progreso.

Cuando una nueva propuesta irrumpe en una reunión de trabajo y posee verdadera capacidad para generar escenarios que representen un salto de calidad, siempre ha de encontrarse de bruces con la resistencia al cambio. Sin resistencia al cambio, posiblemente el propio cambio no existiría como fuerza innovadora capaz de generar prosperidad y satisfacción para las empresas y para los profesionales. Son como el Yin y el Yang o como Piolín y el Gato Silvestre. Uno no tiene sentido sin el otro.

No obstante, en multitud de situaciones, la resistencia al cambio se vuelve robusta y poderosa, hasta el extremo de anular cualquier posibilidad de cambio. Esos son los casos en los que Piolín pierde la batalla para siempre, desaparece de la escena y el Gato Silvestre ya no encuentra otra distracción que sestear en el sofá. Fin de la historia.

Algo similar ocurre en multitud de empresas de comunicación, marketing y también de otros sectores. La resistencia al cambio se torna poderosa y torpedea por sistema cualquier nuevo proyecto o idea innovadora. Es el llamado Síndrome de Herodes, una suerte de ‘tolerancia cero’ a la innovación por temor a perder un estatus o una posición, aunque esta no sea satisfactoria y muestre tendencias decadentes.

Posiblemente te resulte familiar lo que te describimos. Reuniones de trabajo o presentaciones de proyectos en las que aparecen verdaderos expertos en subrayar y magnificar todas las debilidades y amenazas que se ciernen sobre los nuevo, lo original, lo innovador, lo creativo o lo potencialmente productivo. Es cierto que, en ocasiones, el cambio y la innovación pueden suscitar algunas dosis de temor más o menos irracional. En el Síndrome de Herodes, el ataque a la innovación se desboca e imposibilita que las empresas y los profesionales puedan asumir nuevos retos inherentes a un entorno productivo y a un mercado en permanente cambio. Además, habitualmente este fenómeno suele provocar que nos transformemos en profesionales dubitativos, temerosos y proclives a no destacar, a matar la creatividad, a mimetizarnos con la abulia y a intentar simplemente ser parte del paisaje.

¿Crees que todo esto puede estar sucediendo en tu empresa? Si la respuesta es afirmativa, es más que probable que el Síndrome de Herodes acabe por enviaros a todos al limbo, a la ruina, al desempleo, a la obsolescencia o al concurso de acreedores.

Los 5 hábitos de las PYMES que fracasan en Internet

By | Actualidad, wellcomm-directivos-conectados | One Comment

Los últimos años han servido para consolidar la absurda percepción de Internet como la tierra prometida de cualquier empresa que desee ganar dinero con facilidad y rapidez. No podemos negarlo, la cultura del pelotazo sigue todavía muy vigente en muchos rincones oscuros de ‘la nube’.

Aún son demasiados los profesionales y emprendedores que atribuyen a la red, al marketing en redes sociales y al comercio electrónico poderes casi sobrenaturales cuando se trata de impulsar el crecimiento rápido y ágil de las ventas o del posicionamiento de marca de cualquier firma, da exactamente igual a lo que se dedique.

Así de fácil. Te buscas un gurú baratito o una start up del sector de comunicación con nombre más o menos pijo y tecnológico y lo demás vendrá por añadidura. El éxito estará a tu alcance por un puñado discreto de euros al mes y tu compañía podrá presumir de muy moderna y extremadamente cool, aunque tu personal y tu estrategia aún permanezcan en el más sombrío paleolítico analógico.

No es necesario enfatizar en el tremendo disparate que representan las afirmaciones precedentes. Las acciones de marketing online, social media y posicionamiento, hace tiempo que dejaron de ser innovación para convertirse en una estrategia obligada para la casi totalidad de las PYMES y emprendedores que desean buscar un lugar en el mercado, crecer, diversificar o afrontar nuevos retos.

Como es obvio, el alocado e indocumentado planteamiento inicial ya expuesto genera una serie de errores que vamos a intentar condensar en los 5 hábitos de las PYMES que fracasan en Internet:

  1. Quiero una Web y un Blog corporativo pero no sé para qué. Todos mis competidores los tienen. Está claro que el primer paso a dar será formular los objetivos estratégicos de tus acciones de comunicación online, en concordancia con los valores, la misión y la visión de mi empresa o de mi negocio, por pequeño que sea. ¿Tampoco tienes claro a dónde quiere llegar tu empresa en el medio y largo plazo? ¿En qué se diferencia de la competencia? Si no puedes responder a estos interrogantes, entonces mejor no sigas leyendo.
  2. Quiero estar en toda las redes sociales para publicar muchos anuncios de mis productos y servicios. Así seguro que venderé más, porque todo el mundo está en Facebook, en Twitter, en Instagram, etc. Si es así, parece que estás muy perdido y todavía no has entendido que una correcta estrategia de marketing y comunicación en redes sociales tiene como principal objetivo la satisfacción del cliente pasado, presente y futuro. Por supuesto antes, durante y después del proceso de venta.
  3. Buscaré un gurú de Internet y lo dejaré todo en sus manos. Estos tipos gafapasta tienen el poder de hacer milagros y además no entiendo nada de lo que me dice. Gran error. Aunque externalices tu proyecto de marketing online, es imprescindible que quienes te ayuden a desarrollarlo conozcan a fondo tu empresa y también que vosotros os comprometáis proactivamente en el desarrollo del mismo.
  4. Mis ventas han caído estrepitosamente, pero la presencia en Internet me salvará de la ruina y me llevará a una prosperidad desconocida en muy poco tiempo. Lo siento, pero te vuelves a equivocar. El marketing y la comunicación online no son la Virgen de Fátima ni producen resultados espectaculares en el corto plazo. Precisarás de un período de tiempo de esfuerzo constante y trabajo especializado para que comiences a percibir los retornos, en términos de ventas, clientes, posicionamiento en buscadores, fortaleza de tu marca, etc. Si eres tenaz, te rodeas de profesionales capaces (aunque sean externos), eres riguroso y tienes paciencia, las recompensas y los resultados acabarán llegando, en mayor o menor medida.
  5. A través de Internet puedo vender cualquier cosa, aunque sea un bodrio incalificable. Otra vez te equivocas. Si tu producto o servicio no tienen mercado, el comercio electrónico, la comunicación o el marketing online no podrán hacer gran cosa por ayudarte. Si tus precios se salen de lo que marca el mercado, tus servicios carecen de público objetivo, tus productos no cumplen con estándares de calidad o no cuentan con una diferenciación respecto a la competencia, tendremos poco qué hacer.

Por si sirve a alguien de consuelo, las grandes marcas también fracasan en Internet con demasiada frecuencia y por motivos análogos.

Avalancha de información y gestión del tiempo

By | Actualidad, Hoy, wellcomm-directivos-conectados | 3 Comments

No soy capaz de leer todo lo que quiero y de hablar con todo el que deseo. Sólo con Twitter podría llenar el 100% de mi tiempo laboral y el otro, también. Es una sobreinformación que, al mismo tiempo que me enriquece, me paraliza. Cuando estoy terminando de leer los tweets que tengo en pantalla, hay otra que me avisa de que han entrado 17 nuevos. Y, así, paulatinamente. La autodisciplina se impone. Read More

Pin It on Pinterest