Category

Comunicación

Comunicación interna, el lado oscuro

By | Comunicación | No Comments

Son pocos los que se atreven a reconocerlo, pero la comunicación interna viene a ser la pariente pobre y olvidada en un buen número de empresas de todos los sectores de actividad, ya sean PYMES, microempresas o compañías transnacionales. Da igual de qué negocio hablemos, ya que en la mayor parte de las organizaciones, la comunicación interna solo es contemplada desde una óptica jerárquica y operativa. Desde las posiciones de liderazgo, se persigue que cada cual haga su trabajo en tiempo y forma, tal vez con algo de proactividad y participación, pero sin que los flujos de información parezcan tener otro objetivo que la productividad, pura y dura.

¿Recuerdas a algún Dircom trabajando en programas de comunicación interna? Alguno hay, aunque no podemos afirmar que esa sea una de las responsabilidades profesionales consideradas prioritarias para el puesto. Si hablamos de comunicación empresarial, es inevitable que intuitivamente pensemos en la comunicación externa y en la imagen que cada compañía proyecta hacia sus clientes potenciales, el mercado, los accionistas o la sociedad, en su conjunto. Lo interno con frecuencia será secundario e infravalorado.

¿Tan poco nos importa que profesionales y empresas estén alineados y compartan un universo común de valores, compromisos, actitudes y buenas prácticas?

Hace pocos años, en el curso de una reunión con mandos intermedios y técnicos de una prestigiosa editorial (cuyo nombre no revelaré, por razones obvias), cometí la ingenua imprudencia de pedirles que me hablaran algo respecto a la misión, la visión y los valores de su empresa. En primera instancia, la única respuesta que obtuve fue que su empresa carecía de valores y que jamás habían oído hablar de nada semejante. Incluso llegaron a dudar de su ‘utilidad’. Ante mi insistencia, fueron capaces de deducir, de forma difusa, algunos valores reconocibles que su organización si compartía, como la honestidad, el respeto a la legalidad, la excelencia o la innovación. ¿Cómo era posible que empleados clave desconocieran aspectos críticos de la identidad y de la razón de ser de su empresa? Los pecados de omisión en sus prácticas de comunicación interna parecían notorios.

¿Has observado en qué casos los perfiles y las competencias profesionales recogen la necesidad de que los empleados de puestos concretos cuenten con destrezas de comunicación? Casi siempre, cuando su trabajo cotidiano se desarrolle de cara al exterior. Si se trata de una oferta de empleo ‘de puertas para dentro’, tales habilidades pasan a ser totalmente subsidiarias.

Lo más habitual es que la gestión de la comunicación interna se deje, con exclusividad, en manos de profesionales de recursos humanos o incluso bajo la dirección de responsables operativos (jefes de proyecto, directores de áreas funcionales, jefes de equipo y posiciones análogas). Aunque resulte paradójico, es usual dejar al margen de la misma a los responsables de Marketing o de Comunicación y, con ello, perdemos la oportunidad estratégica de apuntalar el compromiso y la implicación recíprocas entre los profesionales y las propias empresas.

Tal y como hace tiempo ya afirmaban los pioneros de los modelos de gestión de la calidad, cada empleado es un cliente interno y la comunicación  debe contribuir a que esta formulación se convierta en realidad. Comunicación interna, creatividad y marketing deben ir de la mano. 


Foto: The guardian. kmt_rf /Alamy

Dos maneras de comunicar (y afrontar) una enfermedad: Lance Amstrong y Steve Jobs

By | Actualidad, Comunicación, Comunicación empresarial | 3 Comments

Desgraciadamente, el cáncer es una enfermedad más presente en nuestra vida diaria de lo que nos gustaría ya que afecta a una de cada cuatro personas. Se trata de una situación en la que nos cuestionamos y redefinimos nuestros criterios. En ese sentido, se destacan dos reacciones recurrentes: podemos intentar mantener la normalidad, pensar que no pasa nada y solventar los imprevistos de la enfermedad en la medida en que éstos se suceden, o podemos encararlo de frente e intentar sacar lo positivo de la nueva situación en la que nos encontramos. Ambas son válidas en tanto ayuden a superar la crisis. Read More

¡Ya somos 180 en crazy wellcommunity!

By | Comunicación, En portada | 2 Comments

Casi 200 amigos se han sumado ya a la primera red social de profesionales de la comunicación “en tránsito”, crazy wellcommunity, y no queríamos dejar pasar un solo día más sin celebrarlo.

Queríamos abrir las puertas de par en par y que dejar correr el aire. Generar un debate necesario en nuestro sector, compartir conocimientos y explorar nuevas posibilidades de desarrollo profesional. Poner sobre la mesa nuestros retos y preocupaciones. Dibujar, entre todos, el futuro de la profesión. Estos eran nuestros propósitos y en poco más de dos meses podemos decir que estamos en el buen camino para conseguirlo…

A la espera de seguir creciendo, queremos animaros a todos a cruzar el umbral de la puerta (dejadla abierta, eso si) y poneros cómodos para compartir el día a día, abrir grupos de debate en los que discutir sobre los temas que nos preocupan, poner a disposición del resto recursos útiles o simplemente divertidos… compartir, compartir, compartir… Al fin y al cabo, es lo de que se trata.

Si aún no sabes de qué estoy hablando… ¿A que esperas? ¿Te vas a quedar fuera con la que está cayendo?

Bienvenido y disfruta!

Desayunos con talento: mujeres y comunicación

By | Comunicación, En portada, Opinión y debates | 7 Comments

En puertas del día de la mujer, hemos celebrado hoy un desayuno debate con más de una veintena de mujeres responsables de distintas áreas de la comunicación (empresa, medios, administración, universidad)

Interesantísimo e inabarcable debate en el que he hemos rozado puntos tan delicados como la casi ausencia de mujeres en la dirección de los medios de comunicación; la cantidad y calidad de las mujeres en formación en las carreras de comunicación y la escasa representatividad en puestos directivos; el mal uso del lenguaje en contra de la percepción social de la condición femenina y de la psicología de la culpa por ejercer la conciliación.

Todo un reto en nuestras manos que se ha quedado pequeño en dos horas de debate y que ha dado lugar a un breve documento que adjuntamos y que iremos complementando con todas las aportaciones que estiméis oportunas. Esperamos mañana poder colgar un vídeo resumen del  encuentro y esta puerta queda abierta para que sigamos el debate en el ciber espacio.

Agradecer nuevamente a MSD que haya hecho posible la iniciativa de wellcomm y a todas por vuestras aportaciones (presentes y futuras)

Otras informaciones de interés que se han comentado en el encuentro:

Las mujeres son más “vulnerables” pero tienen más poder de adaptación a la crisis, según especialistas

Las españolas, en la media europea: ganan un 17,6% menos que los hombres

Asociaciones de periodistas piden al Gobierno una mesa de análisis sobre la crisis

Mujer, tómate el día libre

Diversidad e igualdad

¿Por qué no me llamas antes de publicar?

By | Comunicación | 5 Comments

“El mejor ejercicio que un comunicador puede hacer en determinados momentos es colocarse en la posición de su interlocutor”Sentencia en firme de Juan Rivera hoy en Cotizalia (El Confidencial) Juan despacha temas de comunicación en un blog, Notebook, que comparte con otros autores. Bajo el más que sugerente título ¿Por qué me llamas ahora? se habla hoy de lo que le gustaría a los periodistas que fuera la relación con sus fuentes. Merece la pena leer y releer el artículo y, posiblemente, reenviarlo a colegas y a clientes. No está de más un poquito de debate en torno al tema.

Estando casi al 100% de acuerdo con lo que apunta Juan, no sería estéril realizar el mismo ejercicio en dirección contraria; es decir, que los periodistas se pusieran en lugar de sus fuentes y, lo que es más importante, respetaran las reglas primarias del periodismo: contrastar, confirmar, objetividad… Y, la red tiene mucho peligro. No son periodistas todos los que están ni están todos los que son, además de que don dinero está siempre al acecho.

Al reto.
Veracidad: la red puede dar pistas y documentar pero no sentar cátedra. No todo lo que se encuentra en Internet es cierto o está contrastado. Seamos sensatos a la hora de dar por válido todo lo que leemos. Intoxicadores hay en todas partes. ¿Por qué no me llamas antes de publicar nada?

¿Quién se atreve con el siguiente punto?

Los jefes de los periodistas también son periodistas

By | Comunicación, En portada | 3 Comments

Y los jefes de sus jefes. Y los jefes de los jefes de sus jefes. Y yo, también soy periodista. Los medios de comunicación están llenos de periodistas. Los curritos son periodistas, pero los jefes, en casi la mayoría de los casos, también. ¿Por qué, entonces, somos tan salvajemente crueles con nuestros colegas? No creo en las manifestaciones. Nunca he creído. Tampoco en las concentraciones que no sean para denunciar el lenguaje de las armas. El próximo 13 de febrero, los periodistas están convocados a una concentración a las 12 de la mañana en el puente de Juan Bravo, en Madrid ¿quién será el valiente, el reivindicativo, el solidario… que dejará su puesto en una agencia de noticias para acudir a la concentración? ¿y qué radio será tan osada de dejar las ondas sin sonido para acudir allí? ¿quién se levantará de una rueda de prensa, de una entrevista o de un programa de televisión – y dejará la imagen en blanco- para ir a dejar patente que esto no puede seguir así? Es más, ¿qué medios serán capaces de hacer autoevaluación y cubrir esta noticia? Posiblemente, muy pocos, poquísimos. Los primeros responsables de nuestra situación somos nosotros mismos. Somos valientes antes las armas, ante la corrupción, ante la mentira… pero no ante la dignificación de lo que hacemos y de lo que hacen nuestros compañeros. No somos valientes ante la sociedad ni ante las empresas. En wellcomm lo vemos cada día. “Un periodista no es motivo para contratar una empresa de selección de talento”. Los periodistas van al peso como los boquerones. Y eso no lo dicen los empresarios a secas; lo dicen los periodistas. ¿Quién come qué?

Y somos los periodistas los que admitimos escribir para mil y un medio mientras alargamos las jornadas laborales sine die al precio de 1 por 4. Y tragamos. Y tragamos. Pero esto no es nuevo, compañeros; Esto ha sido así toda la vida.

El otro día oí a Julia Otero afirmar que “el periodismo está muerto” Si está muerto, ¿para qué queremos a los periodistas?

Pin It on Pinterest