Category

Actualidad

Peeple, una nueva red social abierta al mobbing

By | Actualidad, RRSS | One Comment

Sabemos que ya estás más o menos habituado a utilizar la red social LinkedIn para buscar empleo o para poner en valor tu trayectoria profesional de cara a futuras oportunidades laborales o empresariales. Con sus defectos y sus virtudes, tu presencia en LinkedIn te hace sentir seguro y con la visibilidad que necesitas ante posibles empleadores, headhunters, nethunters, clientes o incluso partners de negocio. Al menos, con LinkedIn tienes la tranquilidad de estar a salvo de críticas interesadas, descalificaciones malintencionadas, agresiones verbales, calumnias o ciberacoso profesional, gracias a sus opciones para moderar las recomendaciones o comentarios que de ti se formulan en esta red.

En lo sucesivo, algo puede comenzar a cambiar dentro de las redes sociales profesionales en los reseñados aspectos, especialmente si consigue abrirse paso una nueva red social de reciente aparición, bajo la denominación de Peeple. Inicialmente, Peeple irrumpe en el mercado solo en formato app para dispositivos móviles.

¿Cuál es la propuesta innovadora de Peeple en el marco de los Social Media? Peeple apuesta por permitir libremente que se critique y califique a las personas con total libertad, ya se trate de valoraciones positivas o negativas, sean estas plenamente elogiosas o despiadadamente destructivas. Además, el usuario que sea objeto o víctima de improperios o exabruptos, en ningún caso podrá borrarlos, pero si tendrá la posibilidad de replicarlos o recibir el apoyo o desmentido de otras personas con cuentas en la red.

La limitación inicial que Peeple ha acotado consiste en que los usuarios que no tengan cuenta en Peeple, asociada a su número de móvil solo podrán recibir valoraciones positivas, ya que no tendrán la oportunidad de defenderse si no forman parte de esta red. Por otra parte, también se advierte que Peeple borrará aquellos comentarios negativos, siempre en el caso en el que el usuario afectado sea capaz de demostrar con solidez que se trata de injurias o falsedades.

Peeple permite evaluar a las personas en tres aspectos o escalas diferenciadas, personal, profesional y ‘romántica’. En principio, sus contenidos no serán indexados por Google u otros buscadores, pero si podrán compartirse en otras redes sociales populares como Facebook y Meetic. De esta forma, los datos publicados en Peeple si podrían influir indirectamente sobre tu reputación digital o sobre tu marca profesional online.

Puede decirse que Peeple aspira a convertirse en una especie de Tripadvisor en el que se evaluarán personas en lugar de hoteles, según confiesan sus impulsoras, Julia Cordray y Nicole McCulough. Si en Tripadvisor cualquiera puede decir que su habitación de hotel estaba llena de cucarachas o que el recepcionista se comportó contigo como un pandillero cani, desarrapado y suburbial, imagínate lo que podrán publicar de ti las personas con las que no tienes buena sintonía y aquellos compañeros, patronos, colegas o jefes con los que dejaste por el camino ‘cuentas pendientes’.

¿Te imaginas las barbaridades y el daño indiscriminado que pueden hacerte en Peeple los trolls compulsivos similares a los que ya invaden millones de timelines de Twitter?

Aún la continuidad de Peeple estará sujeta a la captación de nuevos inversores, pero si esta insólita red social triunfa, es posible que el mercado de los social media pueda experimentar cambios poco alentadores, con una nueva vía abierta para el mobbing y el ciberacoso. Si esto sucede, los abogados van a tener mucho trabajo.

7 disparates vergonzosos que debes evitar en LinkedIn

By | Actualidad, LinkedIn | 2 Comments

Seguro que ya comienzas a aceptar que la red social LinkedIn está reemplazando a los currículos tradicionales, cartas de presentación e incluso a aquellas viejas cartas de recomendación o certificaciones de méritos que utilizábamos hace algunos años para buscar empleo o mejorar nuestras expectativas laborales. No obstante, aún queda tiempo para que esto suceda al cien por cien —posiblemente eso no llegue a ocurrir nunca— y somos muchos los profesionales que andamos un poco confusos sin acabar de dilucidar cómo debemos comportarnos en LinkedIn para acercarnos a nuestros objetivos y no meter la pata miserablemente. Como solía decirse antaño ‘el infierno está lleno de buenas intenciones’ y a ello habría que agregar que ‘las colas del paro también están llenas de buenos propósitos y de mucho talento’.

Por ejemplo, uno de los gestos más usuales y necesarios en LinkedIn es el de establecer nuevos contactos, con el consabido mensaje de ‘Me gustaría añadirte a mi red profesional en LinkedIn’. Es una acción natural que no está ‘mal vista’ en absoluto, aunque estés solicitando contactar con un perfecto desconocido, con presuntas influencias para facilitarte nuevas oportunidades. ¿Te imaginas qué pasaría si trataras de hacer lo mismo en la vida real?

Vas a la sede de tu empresa favorita, irrumpes en el despacho de algún directivo, CEO, preboste, o ‘baranda’ y le susurras al oído: ‘Me gustaría añadirte a mi red profesional’. Podemos aventurar que semejante estrategia no te depararía nada positivo.

Obviamente, las redes sociales no son una réplica exacta y literal del mercado de trabajo y ello nos lleva a hacer más de un disparate que en nada beneficiará a nuestra carrera o a nuestro negocio. Solo hay que darse una vueltecita por LinkedIn para detectar conductas embarazosas y desatinos más o menos vergonzantes.

Repasemos algunas de las pifias más usuales de quienes buscan trabajo a través de LinkedIn:

  1. Solicitar contacto con una persona desconocida y a las pocas horas de aceptarte mendigarle un puesto de trabajo con el único argumento de estar ‘en búsqueda activa de empleo’. Ciertamente patético,
  2. Solicitar contacto online con una persona desconocida bien posicionada y al poco rato validarle todas sus aptitudes profesionales para caerle bien o ‘darle coba’. Más ridículo aún que el punto anterior.
  3. Pedir contacto a alguien en LinkedIn y no esperar casi ni un día para tratar de venderle algún servicio o producto, de forma indiscriminada. Esto es spam puro y duro, sin más. Si me lo haces a mí, te borraré sin compasión alguna.
  4. Clicar masivamente ‘Me gusta’ en las actualizaciones de todos tus contactos influyentes, sin dejar comentario alguno ni aplicar criterios selectivos con contenidos o personas.
  5. Entrar en grupos de cualquier sector o especialización de LinkedIn para hacerte notar y que se fijen en ti. Ingresa solo en los grupos directamente relacionados con tu actividad o con tu horizonte profesional.
  6. Insertar en tu cuenta constantes actualizaciones de contenido ajeno o tomadas de la red. Intenta también aplicar algún criterio o estrategia diferenciadora, ya que esta es otra forma de bombardear a tus contactos con spam de ‘destrucción masiva’. Con ello solo conseguirás que te ignoren o te eliminen ¡y mira que los de LinkedIn ponen complicado lo de borrar contactos de tu cuenta!
  7. Solicitar contacto casi simultáneo a varias o incluso muchas personas de una misma empresa. Con este tipo de acciones parecerá que estás desesperado o que eres un acosador compulsivo. Créeme, eso provoca una impresión nefasta.

6 consejos para emprendedores pecadores

By | Actualidad | No Comments

Si quisiéramos reunir todas las monografías, artículos más o menos técnicos y libros de autoayuda que se han publicado dirigidos a los emprendedores de la última década, posiblemente necesitaríamos catorce pirámides de Keops para poder archivar todos los libros. Y seguro que no nos sobraría espacio. Ni un centímetro cúbico. Por suerte, no es esa nuestra vocación, ya que preferimos ser más selectivos y conservar en nuestro eBook reader solo aquellas publicaciones con poder para aportarnos experiencias de éxito y de fracaso; aciertos y errores; en definitiva, ideas positivas o negativas con capacidad para orientar nuestra acción y ayudarnos a confeccionar una hoja de ruta útil para gestionar el lanzamiento de ese proyecto de emprendimiento al que llevamos ya algún tiempo ‘dando vueltas’.

De entre toda la prosopopeya y las incontables ideas lanzadas respecto al emprendimiento en tiempos dominados por la economía digital, hoy queremos destacar algunas interesantes pinceladas prácticas publicadas el pasado año en ‘The Alliance: Managing Talent in the Networked Age Hardcover’, original de Reid Hoffman —CEO de LinkedIn—, Ben Casnocha y Chris Yeh. Vamos a parafrasear y extraer de esta obra una serie de consejos, sencillos y útiles en la práctica, para posibles emprendedores emergentes. Por supuesto, según nuestra propia interpretación:

  1. Tienes que ser diferente. Intenta desarrollar algo que no esté haciendo tu competencia. Propuestas nuevas, disruptivas y con capacidad para seducir a tu mercado y satisfacer sus deseos.
  1. Esfuerzo, sacrificio y abnegación. Si te van mal las cosas, tendrás que sudar plomo fundido para salir adelante. Si, por el contrario, te va bien en tu proyecto y comienzas a tener éxito, tendrás que esforzarte quince veces más. Y tal vez nos quedemos cortos.
  1. Intenta ser simultáneamente el más optimista y el más pesimista. No, no te estamos pidiendo que adoptes una actitud incoherente o contradictoria, pero si que planifiques para el mejor escenario futuro posible y también para el peor. A corto, medio y largo plazo. Tienes que tratar de imaginar que te va a ir ‘de cine’, pero también que puedes pasar más dificultades en los negocios que un Casino de Sheldon Adelson en la República Islámica de Irán. No pienses solo en éxitos o fracasos en términos épicos o grandilocuentes. Piensa en el día a día de las cosas que tendrás que hacer y las decisiones que tendrás que adoptar en cada caso.
  1. Haz crecer tu red de Networking. Potencia tu presencia en redes sociales. Recuerda que en algún lugar de este ecosistema se mueven tus clientes pasados presentes y futuros; tus posibles proveedores; tus business angels o personas dispuestas a apoyar financieramente tu proyecto; tus partners, tus colaboradores, tus prescriptores, tus consejeros, tus modelos a seguir, etc. También allí encontrarás multitud de ideas y consejos que pueden resultarte útiles.
  1. Rodéate de colaboradores que crean en tu proyecto, pero que también sean capaces de criticarlo con dureza constructiva, en los buenos y en los malos momentos. Tienes que conseguir un equipo honesto en el que impere la confianza, la credibilidad y la emoción por hacer las cosas cada día mejor.
  1. Flexibilidad y creatividad. Este es el consejo o norma más importante de todas. Olvídate de cada una de las reglas anteriores cada vez que tú mismo o tu propio círculo de confianza lo considere necesario. Rompe de vez en cuando las leyes precedentemente citadas o, de lo contrario, te verás expuesto a la ley de la gravedad, que esa si que es imposible de vencer. Si te despistas, ‘te caes al vacío’, ‘te la pegas’, si o si.

Un emprendedor digital innovador ha de ser siempre un ‘gran pecador’ respecto de la ortodoxia al uso, aunque ello no le exima de contar con su propio cuaderno de bitácora, en constante evolución.

Ofertas de empleo, headhunters y alimañas despiadadas

By | Actualidad | No Comments

Vivimos tiempos en los que las ofertas de empleo en los sectores de la comunicación, el periodismo, el marketing o la publicidad son descorazonadoras casi para cualquier perfil profesional que persiga un puesto de trabajo medianamente estable. Ante tal horizonte, tal vez la actitud más adecuada no sea recrearnos en las miserias e incertidumbres ya conocidas desde hace tiempo.

Los lamentos, los sollozos o la pasividad nunca han llevado a nadie al éxito, pero si pueden servir para marcar un antes y un después que nos empuje a poner en marcha nuevos procedimientos de búsqueda de empleo por cuenta ajena. La innovación en nuestros hábitos también puede sernos útil para cambiar la visión y atrevernos a probar experimentos alentadores.

Sin caer en un falso optimismo, ni crear vanas expectativas, hoy nos proponemos sugerirte un sencillo consejo que muy bien podrías incorporar a tus acciones y estrategias, si te encuentras ante el duro reto de abandonar el ostracismo laboral o mejorar tu estatus profesional. Especialmente si ya cuentas con algún bagaje o experiencia dentro del mercado de trabajo.

Por ejemplo, uno de los recursos que pueden ser críticos para crecer es establecer contactos y conexiones online con headhunters que se muevan dentro de tu sector de actividad profesional.

Si logras llamar la atención de un headhunter con tu blog, en LinkedIn o en otra red social profesional, es más que probable que aparezcan nuevas oportunidades en tu trayectoria laboral. Y que estas no tarden en llegar.

Para que un headhunter se fije en ti, no es imprescindible que cuentes con dos décadas de experiencia o que hayas obtenido siete masters ultrapijos y de precio prohibitivo. Lo fundamental es que tu presencia profesional online sea capaz de hacer visibles tus fortalezas y tus potencialidades de aprendizaje o de desarrollo personal y técnico. Tienes que conseguir generar confianza, credibilidad y mostrarte como alguien flexible, con capacidad para aportar valor a equipos de trabajo, proyectos empresariales y organizaciones. Esa es la clave. A poco que seas estructurado, constante, claro y te esfuerces en transmitir tu mejor yo profesional, solo será cuestión de buscar en la red a los headhunters más activos.

Cuando tienes que acudir cada día a un empleo insatisfactorio y mal remunerado o estás en situación de desempleo, a menudo te ves asolado por emociones de impaciencia, ansiedad, insatisfacción o incertidumbre. Lo sabemos. En estos casos, tu impulso natural es el de buscar trabajo ‘a la desesperada’, dando por hecho que lo malo por conocer siempre será mejor que lo pésimo conocido. Por ello, no es raro que te lances sobre cualquier oferta de empleo, sin valorar suficientemente su calidad o las puertas que pueda abrirte. Te apuntas a cualquier propuesta y literalmente ‘disparas indiscriminadamente a todo lo que se mueve’, sin caer en la cuenta de que cualquier realidad personal desesperada siempre puede empeorar. Estamos seguros que esta deriva no es el camino más efectivo.

Desde aquí te proponemos que seas un poco más selectivo y no te comportes como un cazador furtivo de empleo basura o de proyectos laborales espurios. Partiendo de tu particular bagaje de competencias, estudios, experiencias y contactos personales, es conveniente que te marques una meta seria, realista, digna y con proyección de futuro. Intenta trazar tu propia estrategia para alcanzarla con realismo, sin pajaritos en la cabeza, pero tampoco te sobrevalores o te intoxiques de soberbia o vanidad. No parece nada prudente.

Por favor, no te dediques a ‘cazar moscas’ o a ‘capturar cucarachas’ que no te llevarán a ninguna parte. Mejor, asóciate con los cazadores de talento e intenta convencerlos que tú eres la persona que mejor puede satisfacer las expectativas de talento de uno o varios de sus clientes presentes o futuros. Muestra tu mejor imagen profesional, hazte visible y establece conexiones online con consultoras o departamentos de recursos humanos de las empresas que más te interesen. No se trata de hacer autobombo gratuito, sino de trabajar con constancia, dignidad y seriedad tu marca personal profesional. Esto no se logra con palabras grandilocuentes o prosopopeyas altisonantes, sino con criterio y trabajo continuo en la red. Por supuesto, sin olvidarte de ser diferente, no exhibir lo mismo que los demás y sugerir que serás capaz de lograr metas novedosas y retadoras.

Como decía James Baldwin, ten muy presente que por encima del talento están los valores comunes: disciplina, pasión por lo que haces, buena suerte pero, sobre todo, tenacidad y esfuerzo.

Por favor, no caces alimañas despiadadas para que te den trabajo, dedícate a captar la confianza de los cazadores bonancibles, de los headhunters.

¿Pasarían los candidatos a presidir el gobierno por un proceso de selección basado en el talento?

By | Actualidad, Debate | No Comments

¿Y si Albert Rivera, Pablo IglesiasPedro Sanchez, Alberto Garzón o el mismísimo Mariano Rajoy tuvieran que se ser  designados como candidatos a presidir el gobierno tras un proceso de selección llevado a cabo por un especialista en talento?  ¿Qué experiencia, habilidades y competencias deberían tener esos hombres  destinados a afrontar semejante desafío? A apenas unos meses de celebrarse las elecciones generales y ya metidos en precampaña hemos configurado una encuesta muy breve para saber que atributos son los que más perciben los ciudadanos de cada uno de los candidatos y cómo afrontan los retos que tiene este país por delante.

Mientras esperamos esos resultados destacamos algunas claves para la reflexión sobre las habilidades y competencias clave del nuevo liderazgo organizativo:

  • Innovación: saber cómo poner en práctica las ideas creativas de los demás, distinguir  las sugerencias que darán resultado; saber cómo estimular la propuesta de nuevas ideas, comprender e interactuar en el nuevo ecosistema digital.
  • Creatividad: tener la capacidad para generar ideas nuevas y originales y relacionar conceptos aparentemente inconexos.
  • Habilidad para motivar: crear un clima que incentiva a los demás a hacer su trabajo del mejor modo posible; poder motivar a muchos tipos de colaboradores directos y participantes de equipos o proyectos; determinar qué motiva a cada persona y usarlo para obtener lo máximo de ella.
  • Agilidad estratégica: ver el futuro con claridad; poder predecir las consecuencias y tendencias futuras; poseer gran conocimiento y amplia perspectiva.
  • Gestión de la ambigüedad: ser capaz de enfrentarse a los cambios de forma eficaz; poder tomar decisiones y actuar sin contar con toda la información; no alterarse ante situaciones poco concretas; poder controlar las situaciones de riesgo y de incertidumbre.
  • Manejo de la visión y el propósito: poder transmitir la visión de un proyecto o un objetivo de manera que inspire y capte la imaginación de los demás; no quedarse en el presente; crear señales para incitar apoyo en torno a su visión; lograr que todos puedan captar su visión; ser capaz de inspirar y motivar a unidades u organizaciones enteras.
  • Construcción de equipos efectivos de trabajo: agrupar a las personas en equipos de trabajo cuando la situación lo requiera; saber inculcar buen ánimo y espíritu en el equipo; promover el diálogo abierto, franco; permitir hacerse responsables de su trabajo; hacer que todos se sientan parte del equipo.
  • Capacidad de comunicación: comprender que la comunicación es la clave para la motivación y la credibilidad. Expresarse correctamente en varios idiomas.
  • Habilidad de negociación: ser capaz de solucionar divergencias con discreción; poder obtener concesiones sin dañar las relaciones; ser una persona directa, enérgica y diplomática a la vez; obtener rápidamente la confianza de los demás; saber cuándo es el momento oportuno de hacer las cosas.

Por último y en palabras de un buen amigo, especialista en coaching para políticos, el líder del futuro deberá ser capaz de trabajar sus habilidades de liderazgo emocional, lo que le ayudará a conectar con los ciudadanos; desarrollará la coherencia entre la persona y el personaje público que representa y profundizará en los mecanismos que generan confianza social.

¿Cuántos de los candidatos a presidir el gobierno superarían la primera fase de un proceso de selección? Ahí lo dejo…

Enlace a la encuesta

 

Consejos para parecer experto sin dejar de ser ignorante

By | Actualidad | One Comment

Como posiblemente ya sepas, el vocabulario técnico es algo que debes intentar dominar en cualquier proceso de búsqueda de nuevas oportunidades profesionales, muy especialmente si te desenvuelves dentro del ámbito del marketing o de la comunicación. Un profesional del sector que tuerce el gesto cuando se le habla de engagement score, ROI, tracking codes, adhocracia, management o redarquia -solo por citar algunos ejemplos sencillos-, la verdad, lo tiene muy crudo si trata de adentrarse en los complejos escenarios del mercado laboral o de las nuevas oportunidades de empleo.

Tras unas cuantas horas ante el espejo, es posible que ya hayas aprendido a ‘poner cara de póker’, de erudición o de sutil soberbia cuando alguien te menciona cualquier neologismo, barbarismo o ‘palabro’ que desconoces por completo.

Es probable que incluso ya seas capaz de ‘echar balones fuera’ y distraer a tu avezado interlocutor, para que no te pille en un renuncio o en una imperdonable laguna de ignorancia. No obstante, es necesario que intentes mejorar tus competencias profesionales en este aspecto.

Los conceptos, las ideas, los procedimientos o los descubrimientos deben tener su correspondiente nombre, a ser posible que suene a inglés o a alguna otra lengua que sea poco usual en nuestra cultura. Si se te ocurre algo que aporte valor dentro de tu profesión, ponle un nombre enseguida. Ya se sabe que un paradigma innominado o con una denominación poco afortunada está abocado al más rotundo de los fracasos. Por ejemplo, algo tan conocido y obvio como la popular ‘Ley de Murphy’ sería totalmente ignorada si no llevara el nombre de su autor. ¡Peor aún! Te imaginas que la ‘Ley de Murphy’ se llamara ‘Principio de Peláez’ o algo similar. Mejor no pensarlo…

Con sinceridad, no es imprescindible que conozcas dos millares de términos técnicos para considerarte o ser percibido como un profesional competitivo y actualizado. Pero ya sabes que con demasiada frecuencia la primera impresión es la que cuenta y padecemos una cierta inflación -por no decir epidemia- de superficialidad, esnobismo y frivolidad técnica, aunque algunos reconocen que se trata de algo que no es reciente ni tan siquiera pasajero.

No queremos trasladarte la idea de que este tsunami continuo de términos constituye una dificultad insalvable. No es tan grave. Seguro que podrás surfear con total dignidad y eficiencia esta imprevisible ola si prestas atención a los siguientes consejos:

  1. Trata de mantenerte al día en lo posible. Mejora continuamente tus conocimientos, destrezas y competencias. Habla con compañeros, lee, estudia, comparte contenidos, etc. Aprende nuevos términos y utilízalos para sorprender en entrevistas de trabajo, reuniones, conversaciones profesionales, etc. Anticípate a los demás y que seas tú el primero en mencionar estos términos y dejar pasmado a tu interlocutor.
  1. Conéctate a las redes sociales profesionales y permanece al día de las nuevas aportaciones técnicas de expertos y gurús, ya sean estos auténticos o de atrezzo. Especialmente a LinkedIn y a Twitter. También revisa con frecuencia los blogs más relacionados con tu ámbito profesional específico.
  1. Si a pesar de todo alguien menciona una palabra que te suene extraña, en el peor de los casos afirma conocer su significado, pero reconoce que no eres un consumado experto en el tema, que estás especializado en otras cosas.
  1. Si alguien te menciona un autor que desconoces al cien por cien, de forma inmediata saca a colación tú mismo el nombre de otro autor, aunque sea inventado o ficticio. Esta oscura treta será mejor que la lleves preparada con antelación, ya que las ‘mentiras’ corren el riesgo de tener un poder de convicción limitado. La credibilidad es un asunto delicado.
  1. Intenta especializarte en algo novedoso o reciente dentro de tu territorio profesional. No hace falta que seas un experto, pero si que conozcas los conceptos, autores y aplicaciones generales más significativas dentro de una teoría, un modelo o una tendencia determinada. Este conocimiento será tu ‘bala en la recamara’ para tener siempre una tema fuerte en el que focalizar la conversación y transmitir buenas sensaciones.
  2. Si te sientes muy, muy perdido, en caso de apuro extremo, desvía la conversación hacia otro tema, haz cualquier pregunta de distracción a quien te hable, di que necesitas ir al baño o finge un pequeño mareo. Al menos, elige tú mismo la forma más airosa de ‘hacer el ridículo’.

Qué es la Industria 4.0

By | Actualidad | One Comment

Llevamos ya alrededor de dos décadas reflexionando y elucubrando en torno a la revolución digital, las renovadas formas de organización del trabajo y las nuevas tecnologías del conocimiento y de la información. La verdad, ya todo se nos vuelve un tanto cansino hasta el extremos del hartazgo.

Sin el menor rubor, escuchamos y leemos sesudas referencias que tildan de novedad a paradigmas, modelos, hábitos y tendencias que ya están fuertemente enraizadas en el devenir cotidiano de una buena parte de las empresas, los profesionales, las administraciones públicas y los usuarios, en general. Es una completa memez y un insulto a la inteligencia de tu audiencia si intentas defender que las redes sociales o las prácticas del Social Media Marketing (SMM) son una rabiosa novedad, sin ir más lejos.

Lo que se suele calificar como ‘nuevo’ ya no es tan nuevo, máxime si tomamos en consideración que un gran porcentaje de la población o de las compañías del primer mundo -incluso del segundo…- están razonablemente familiarizadas con la Web 2.0, con los medios sociales online y, sobre todo, con los dispositivos móviles con acceso a Internet. En efecto, no podemos pasarnos media vida presumiendo del invento de la rueda, cuando ya todos hemos desgastado una ingente cantidad de neumáticos. Además, lo que es más importante, este discurso ajado y rancio distrae nuestra atención de las verdaderas novedades con potencial de cambio social o de transformación del tejido productivo.

Por ejemplo, nos gustaría oír hablar con más frecuencia e intensidad de la digitalización de la cadena de valor, un progresivo y complejo proceso que ya está impulsando fuertes cambios, casi sin hacer ruido. No nos damos cuenta, pero las tecnologías están facilitando el intercambio continuo de información entre personas, máquinas, empresas y mercados, en lo que ya se denomina ‘Industria 4.0’ o ‘Empresa 4.0’. La inversión, el conocimiento, las personas, el dinero y los proyectos empresariales parece que se están moviendo hacia un horizonte que alterará competencias, procedimientos de trabajo y hábitos de consumo globales a corto plazo.

Es cierto que aún todos andamos un tanto perplejos y embobados con las posibilidades de una simple impresora 3-D. Lo mismo sucede con el presunto poder omnímodo de las aplicaciones de la aplicación Big Data o con los últimos avances reales del denominado ‘Internet de las cosas’.

El término ‘Industria 4.0’ fue acuñado por Mark Watson, alto ejecutivo de la firma alemana IHS, y viene a decirnos que el reto para la 4ª revolución industrial es el desarrollo de software y sistemas de análisis que sean capaces de transformar el enorme volumen de datos producidos por las empresas, las fábricas, los clientes, los usuarios y los mercados en información útil y valiosa para todos.

La construcción de la ‘Industria 4.0’ conlleva la incorporación de una mayor flexibilidad e individualización de los procesos de producción. Se trata de generar riqueza, bienestar, empleo y valor añadido organizando, analizando y explotando todo el océano de datos a los que una empresa al uso podría tener acceso. Cualquier compañía puede acceder a millones de datos de sus clientes pasados, presentes y futuros, de la misma forma en la que cualquier profesional o consumidor puede conocer con agilidad múltiples datos sobre compañías en las que trabajar, productos para consumir o servicios de todo tipo que necesite contratar.

Algunos opinadores o expertos contemplan todo este proceso como una amenaza o una pérdida del derecho a la intimidad. Posiblemente muchos de esos expertos que demonizan los conceptos de ‘Industria 4.0’, ‘Empresa 4.0’ o Big Data tienen un perfil parecido a aquellos que creen que las redes sociales, la Web 2.0 o la reputación digital son ‘fenómenos nuevos’ que confirman el perverso poder de Internet.

Por supuesto, el debate está abierto y seguirá estándolo durante bastante tiempo, nosotros no somos nadie para cerrarlo. No obstante, sí nos permitiremos recordar que es imposible poner ‘puertas al campo’, aunque si podemos investigarlo, disfrutarlo y protegerlo de forma sostenible. Algo similar ocurre le ocurre a Internet y a sus ‘pobladores’…

Día de la mujer: actitudes que suman; actitudes que restan

By | Actualidad | One Comment

Como cada año por estas fechas, desde Wellcomm queremos sumarnos una vez más a la conmemoración del 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer. Este año queríamos compartir y reconocer ejemplos de mujeres que a través de grandes y pequeñas acciones y de sus actitudes, inspiran y nos hacen querer crecer. Lo que realmente nos gustaría es que muy pronto llegue el año en el que no sea necesario que exista un Día de la Mujer porque no existan discriminaciones ni diferenciaciones injustificadas, pero mientras tanto, esperamos que disfrutéis de sus palabras y que os inspiren tanto como a nosotros:

ACTITUDES QUE SUMAN

  1. “Ya es hora de que tengamos igualdad de salarios de una vez por todas e igualdad de derechos para las mujeres. Discurso Patricia Arquette entrega Oscar 2015
  2. “No soy mandona, soy la que manda” Campaña terminar con los estereotipos negativos asociados a las mujeres que ocupan puestos destacados y animar a las jóvenes a ser ambiciosas ‘Ban Bossy’
  3. “Tiene la responsabilidad de poder ser en la vida lo que quiera” Premio al mejor expediente de Selectividad
  4. “Apoyamos a mujeres que avanzan y hacen avanzar” Proyecto Avanzadoras Oxfam
  5. ¡Tenemos que acabar con el patriarcado en todas partes! ‘Machofaldas’ contra el terrorismo machista en Turquía
  6. Guerreras y reinas, las mujeres que mandaron en el deporte femenino español”
  7. “No pararé hasta que vea a todos los niños en la escuela” Malala, la adolescente Premio Nobel de la Paz 2014
  8. Lo que han hecho por mí no lo hace nadie en el mundo. Hacer cosas buenas es lo más bonito que hay y más con los pobres”. Carmen Martínez, la mujer que fue desahuciada en Vallecas. Después de conseguir el dinero gracias a una fundación del Rayo Vallecano para poder seguir viviendo en su hogar, donó parte del dinero a un exjugador del club enfermo de cáncer
  9. “La vida es un asunto apasionante, pero se hace todavía más apasionante cuando se vive para los demás” Grupo de Investigación-Acción Hellen Keller, que está desarrollando proyectos relacionados con la promoción de las personas, especialmente vinculado a discapacitados, investigando por ejemplo sobre las posibilidades de percusión corporal. ¿Te imaginas hacer música con el cuerpo para alguien que no oye ni ve?
  10. “Este trabajo es algo cansadito, pero cada vez que damos de comer a los migrantes y vemos sus sonrisas, nos reconfortamos”. Las Patronas de Méjico, mujeres que lanzan comida a los inmigrantes que cruzan la frontera de EEUU
  11. “Vivir y trabajar en contacto con los niños, defender sus derechos, es algo que da una fuerza única” Marguerite Barankitse. En el hogar de Mama Magy conviven cristianos y musulmanes utus y tutsis.
  12. “Sin darnos cuenta” Curiosa campaña para reconocer canciones que ofenden sin darnos cuenta. Semillas

Pincha 8_marzo2 para descargarte la imagen

Pero en esa búsqueda de grandes mujeres, lamentablemente nos hemos topado con otras actitudes que, no sólo no suman ni ayudan, sino que restan y que sientan un ejemplo negativo y hacen que la brecha, en muchos casos, se abra en lugar de cerrarse.

ACTITUDES QUE RESTAN

  1. “No voy a dejar que ni tú (dirigiéndose a los hombres de la casa) ni Kiko (Rivera) coja una fregona y limpie. Porque aquí hay tías que lo pueden hacer. Yo soy así”. Belén Esteban en Gran Hermano VIP
  2. Celia Villalobos, pillada jugando al Candy Crush
  3. “Que Descanse En Paz” Mariló Montero y sus frases “desafortunadas”
  4. “Yo prefiero una mujer de más de 45 años o de menos de 25, porque como se quede embarazada nos encontramos con el problema” Mónica Oriol, Presidenta del Círculo de Empresarios
  5. “Rubén Castro, alé, Rubén Castro alé, no fue tu culpa, era una puta, lo hiciste bien”… Parte de la afición del Betis corea al jugador tras ser denunciado por maltrato
  6. “El mito se perpetúa: virginidad y entrega psicológica absoluta al varón. Como si no hubieran pasado los años -perdón, los siglos” 50 Sombras de Grey en opinión de Carme Chaparro
  7. “No lo sé, no me consta” Infanta Cristina
  8. Los medios de comunicación “no reflejan ni la cantidad ni la calidad del deporte practicado por mujeres” La cobertura mediática del deporte femenino sigue siendo inadecuada y selectiva
  9. Las mujeres consejeras del IBEX solo son un 15%, lejos del 40% que fijaba la ley de Igualdad
  10. Solo cuatro Premios Cervantes a mujeres en 39 años
  11. “Para que luego digan que no soy lista” Sonia Monroy en los Oscar 2015.
  12. Prohíben la emisión en India de un documental​ sobre la violación y muerte de una estudiante según iba en el autobús al colegio a manos de seis hombres.

 

 

Modernidad líquida, empleo líquido

By | Actualidad | No Comments

Como en su día sugirió Zygmunt Bauman ‘Los sólidos conservan su forma y persisten en el tiempo: duran; mientras que los líquidos son informes y se transforman constantemente: fluyen. Como la desregulación, la flexibilización o la liberalización de los mercados’ (1).

Hace ya tres lustros, el prestigioso sociólogo polaco Zygmunt Bauman (Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010) acuñó un concepto que, con el paso de los años, alcanzó naturaleza predictiva e incluso premonitoria. En 1999, Bauman nos habló por primera vez de la ‘modernidad líquida’, como metáfora de los cambios sociales incesantes que acabarían desembocando en esta crisis financiera internacional, que muchos han reconocido como crisis sistémica. Los estados, los mercados, el comercio internacional, las instituciones, las empresas, las profesiones, el empleo o el trabajo han dejado definitivamente de ser una realidad ‘sólida’ con forma y características estables o reconocibles.

Como predijo Zygmunt Bauman, vivimos en entornos sociales, económicos y profesionales ‘líquidos’, en los que impera la transitoriedad, la carencia de certezas sobre el futuro y la imposibilidad casi absoluta de vaticinar tendencias o prever escenarios, aunque sea con muy poca anticipación. Los líquidos cambian de forma, de sentido, de fuerza y de flujo constantemente, casi a capricho. En efecto, no nos queda otra opción que dar la razón a los trabajos ‘proféticos’ de Zygmunt Bauman y asumir que las relaciones profesionales y las oportunidades de empleo o de negocio fluyen de forma precaria, incierta e imprevisible. Si tienes en casa tu particular bola de cristal, úsala como objeto decorativo, porque ya no te servirá para predecir nada.

Por citar tan solo algunos ejemplos obvios: nos hemos pasado media vida tratando de contener la inflación y ahora las instituciones europeas ponen en juego denodados esfuerzos para elevarla al 2% durante 2015, para conjurar el riesgo de la deflación.

Por otro lado, en 1973 estalló una de las peores crisis económicas globales que se recuerdan con base en una descomunal subida de los precios del petróleo; en los últimos meses, el desplome inducido de los precios del crudo es utilizado como arma geopolítica y pone en peligro la estabilidad de un buen número de sectores de la actividad económica.

Como ejemplo último mencionaremos como ahora el crecimiento económico ha dejado de guardar una relación más o menos directa con la creación de empleo. En otras palabras, empleo sólido hay cada vez menos, pero trabajo líquido, inestable, cambiante e imprevisible hay cada vez más. Puedes trabajar, eso sí, pero vete olvidando de conseguir un empleo, en el sentido más estable y tradicional.

Tu carrera profesional pasa necesariamente por adaptarte a este entorno de modernidad líquida, en el que la libertad individual ha dejado de ser un derecho para convertirse en una forzosa obligación. Nadie va a venir a ‘sacarte las castañas del fuego’ o a brindarte un desarrollo de carrera profesional a la medida de tus necesidades y tus expectativas.

Lo mejor es que te inventes, te reinventes, abandones tu zona de tortuoso confort o te busques la vida como puedas -y mira que odiamos semejantes expresiones…-.

Búscate ya tu propia tabla y comienza a surfear en un mercado laboral en el que solo encontrarás trabajo líquido. En solitario o en compañía de otros, tú decides. Y date prisa, antes que la próxima marea se convierta en incontenible tsunami.

(1) Bauman, Zygmunt. ‘Modernidad líquida’. Ed. Fondo de Cultura Económica. México DF (2003)

Debate con los autores de Perspectivas wellcomm 2015

By | Actualidad | One Comment

Como todos los años organizamos un debate en vivo y en directo con los autores de Perspectivas wellcomm de la comunicación para tratar de profundizar sobre las aportaciones que configuran la edición de este año y compartir un rato de reflexión en torno a las tendencias que marcaran el trabajo en comunicación. Bajo el título genérico “En tiempo de transparencia, ¿competimos o colaboramos?” los autores que han confirmado su asistencia son: Alejandro Kowalski, Banco Popular, José María Palomares, ING Bank, Borja Puig, Ogilvy, Carmen Muñoz, Llorente y Cuenca, Ana Martín, consultora, Benito Berceruelo, Estudio de Comunicación, Antonia Piñas, Startup Academy, Pilar Nuñez, Foro Nuclear, Rosa Yague, Roche Pharma, Belén Santa, Lorenzo Ballesteros de Room Mate, Silvia AlbertJose Manuel Velasco y Cristobal Fernandez de Tuenti.

Si tienes interés en asistir, nos reuniremos el próximo jueves, 19 de Febrero a las 19:00 horas  en MPG OpenTalk, calle Francisco Ricci, 11. La entrada es libre y no hace falta que te acredites. Si quieres seguirnos por streaming, pincha este enlace

Pin It on Pinterest