All Posts By

Rosa Matías

La Neurociencia es sexy

By | Opinión y debates | One Comment

En el ámbito de la empresa y de la comunicación, desde hace unos años está de moda hablar de Neurociencia y de Neuromanagement, en su condición de ámbitos innovadores y conceptos ‘sexy’, con capacidad para sorprender y seducir la curiosidad de expertos y CEOs. Es cierto que las disciplinas científicas relacionadas con la Neurociencia existen desde hace muchos años, aunque su intensa trasposición a los ámbitos profesionales y empresariales se ha popularizado en fechas algo más cercanas.

Como posiblemente ya sepas o intuyas, la Neurociencia se ocupa de estudiar los aspectos fisiológicos, bioquímicos, evolutivos, estructurales y funcionales del sistema nervioso, como bases biológicas del comportamiento humano.

El Neuromanagement es la aplicación de los descubrimientos de la Neurociencia a la gestión de las empresas. No temas, no vamos a ponernos ahora ‘el traje de Punset’ y a evangelizarte con fábulas sobre el poder omnímodo del cerebro humano, ni nada parecido. Nos da mucha pereza. Para ‘darte la brasa’ respecto de estos temas ya hay otros que lo hacen bastante mejor que nosotros.

Lo que si nos gustaría es rescatar algunas ideas gratas y reconfortantes que la Neurociencia ha querido revalorizar, a pesar de no ser suficientemente comprendidas durante largos años.

En primer lugar, los neurocientíficos nos han transmitido con meridiana claridad la necesidad de rescatar la práctica de la vida contemplativa como actividad cotidiana para mejorar el bienestar personal y hacer crecer el potencial profesional. Solo consiste en relajarnos, silenciar el constante ruido de nuestro cerebro, ahuyentar el estrés, abrir la puerta a las emociones positivas y lograr un estado general en el que la presencia de las ondas cerebrales alfa nos procurarán el mejor caldo de cultivo para la creatividad, la intuición, la toma de decisiones efectivas y la resolución de problemas más o menos complejos.

Suena un poco místico, pero no hay nada de superstición en esta práctica de la vida contemplativa, algo ya conocido y de alguna forma utilizado en distintas culturas, desde hace algún que otro milenio.

Por si te parece que padecemos un repentino delirio otoñal o que hemos sido abducidos por algún chamán mercenario, solo te recordaremos que las ondas alfa son oscilaciones electromagnéticas con frecuencias entre 8 y 13 Hz, que se originan en la actividad eléctrica de las células cerebrales del tálamo.

Las ondas alfa suelen aparecer, de forma espontánea, cuando nos relajamos tras completar una tarea, logramos un pequeño objetivo en el trabajo o realizamos alguna actividad serena, tranquila y gratificante. La Neurociencia y el Neuromanagement nos ponen sobre la pista de la importancia de la vida contemplativa, frente a la cultura dominante de premiar el estrés, la tensión, la fatiga, las jornadas laborales ‘coreanas’ o la actividad profesional incesante. El desprecio por la vida contemplativa o por la meditación ha gozado durante décadas de un prestigio dudoso, abusivo e interesado.

Por suerte, gracias a los fundamentados descubrimientos de la Neurociencia y del prestigio alcanzado por estas disciplinas, ahora contamos con argumentos para, en muchos casos, defender lo obvio aunque entre en brutal contradicción con la cultura de muchas compañías.

En determinados momentos, ‘hacer nada’ es productivo y contribuye a impulsar la excelencia profesional individual. Es más, si programamos momentos de vida contemplativa, de ‘hacer nada’ -tal como suena- en nuestra jornada laboral y en nuestras costumbres personales, promovemos el establecimiento de nuevas conexiones neuronales al tiempo que se solventan problemas y se toman decisiones complejas, de forma creativa, innovadora y placentera. Casi sin darnos cuenta, con la misma espontaneidad y ligereza con la que nos deslizamos por un suave tobogán.

Dicho de otra forma, en las empresas y en nuestra vida profesional es saludable, sostenible e imprescindible contar con espacios para ‘soñar con los ojos abiertos’, ‘pensar al revés’ o dejar a nuestras ideas vagar libremente sin presiones, en un estado de máximo bienestar. Lo contrario representa volver la espalda a la productividad de equipos y organizaciones. Por fortuna, estas ideas están arraigando con fuerza.

Decididamente, la Neurociencia es sexy, muy sexy. Y no solo para los profesionales. Ciertamente, el Neuromanagement es aún más sexy para las empresas.

Los bebés de hoy trabajarán en profesiones que aún no se han inventado

By | Actualidad, Formación | No Comments

El entorno ha cambiado drásticamente en los últimos tiempos y está transformando la concepción que tenemos del trabajo y de la empresa. Estos factores de cambio que están transformando la sociedad y el mercado global, condicionarán y redefinirán el futuro de los negocios y las profesiones en los próximos 10 años.

Para intentar descifrar estas claves, Startup Academy, un nuevo programa orientado a formar a profesionales con actitudes y conocimientos específicos para los nuevos puestos de trabajo que se demandan en el sector digital, organizó el pasado 18 de septiembre en el Centro de Innovación BBVA (Madrid) el encuentro ‘Un futuro lleno de oportunidades, ¿estás preparado?’, en el que se analizaron y debatieron estas tendencias y previsiones, y su impacto más inmediato.

Con la participación de tres profesionales de primer nivel desde el punto de vista del emprendimiento, Pep Gómez, fundador de Fever; Abel Linares, profesional con más de 20 años de experiencia en alta dirección en empresas como Oesia, Terra o TPI Páginas Amarillas y mentor de The Heroes Club; y Fernando Rodríguez, creador de Toovari, en el encuentro debatieron acerca de las oportunidades que ofrece la llamada ‘Tercera Revolución Industrial’.

Nostalgista, diseñador de prótesis en 3D, telecirujano o experto en simplicidad son algunas de las profesiones que hace unos años no imaginábamos, pero que ya son una realidad o lo serán en unos pocos años. Según aseguraba ayer Abel Linares, “el 70% de los niños que hoy van a la guardería, cuando sean mayores trabajarán en profesiones que aún no se han inventado”. “Es necesario que cambiemos nuestra forma de pensar. Apenas dedicamos horas a pensar en nuestro futuro laboral, en  planificar cuál puede ser nuestro trabajo dentro de unos años, y es en lo que tenemos que centrar nuestra inquietud profesional”. Como dato curioso, Abel Linares comentaba que dedicamos 160 horas a preparar una boda, y 22 horas a preparar nuestras vacaciones, pero solo unos escasos 90 minutos al año a planificar nuestra carrera profesional.

Por su parte, Pep Gómez habló sobre el perfil del emprendedor a la hora de montar un negocio propio. “La resiliencia es clave, es decir, saber cómo encajar los fracasos y seguir intentándolo. Es la única forma de aprender”. Y también, con relación al equipo de personas que rodean al emprendedor, comentaba que “Hay que escuchar a las personas, y saber cómo motivarlas”. “Actualmente, nos estamos dando cuenta de que necesitamos a profesionales que no existen, perfiles que están por inventar, y en mi empresa nos encontramos todos los días con esta dificultad a la hora de incorporar nuevos miembros al equipo”.

La formación es, pues, un aspecto clave que todos los participantes resaltaron, pero estaban de acuerdo en que el paradigma formativo ha de adaptarse a los nuevos modelos de negocio, de gestión y cultura empresarial, y a las nuevas competencias profesionales que se demandan en este contexto, donde se requieren habilidades  cada vez más híbridas y transversales. En su informe ‘Future Work Skills 2020’, el prestigioso Institute for the Future de Palo Alto, California, habla de algunas como la colaboración virtual, la inteligencia social y la transdisciplinariedad, competencias que es muy difícil adquirir a través de un modelos de aprendizaje formal y tradicional.

El aprendizaje a lo largo de la vida se hace realidad cuando se acepta que aprendemos en todos los contextos y situaciones. Es por tanto necesario buscar fórmulas más innovadoras para motivar hacia el aprendizaje en distintos contextos.

Las tecnologías juegan un papel esencial. Fernando Rodríguez apostó por la gamificación del proceso de aprendizaje y el uso de apps. “Es necesario apoyar y facilitar la transición al aprendizaje digital, pero es clave tener cuidado porque aparte de medios tecnológicos es además necesario generar contenidos motivadores. Debemos potenciar el interés, la motivación y la implicación de los alumnos”. “¿De verdad estamos preparando a los jóvenes para esos empleos del futuro? ¿Y estamos usando las herramientas adecuadas?”

Startup Academy nació con esta premisa, y por ello, en el proceso de concepción y desarrollo del programa se estudiaron exhaustivamente las últimas tendencias tanto en gestión empresarial y de proyectos, como de competencias y habilidades clave que es necesario que los y las futuras profesionales posean, como también, modelos pedagógicos que facilitan el aprendizaje experiencial y el desarrollo de estas competencias.

Como indicaron los responsables del programa, “El futuro será digital en un mundo totalmente interconectado, y la empresa, sea cual sea su sector y actividad, habrá de formar parte de ese mundo, por tanto, las características de las personas que la componen no pueden seguir siendo las mismas. El mundo digital requiere sus propias reglas y competencias, que difieren enormemente de aquellas del negocio tradicional”.

El vídeo del debate está disponible a través del canal de YouTube de CIBBVA, en el siguiente enlace: http://ow.ly/BG5IJ

Para más información se puede consultar la página web: http://www.startupacademy.es, y a través de las redes sociales Twitter, Facebook y LinkedIn.

 

 

Los mejores meses del año para encontrar trabajo

By | Actualidad, Empleo | No Comments

Se ha especulado e investigado mucho respecto de cuáles pueden ser los mejores meses del año para buscar o encontrar trabajo. El primer matiz que es necesario subrayar al respecto es que es difícil formular generalizaciones absolutas y de validez universal. No obstante, sí es posible detectar en el mercado algunas tendencias que pueden resultar útiles para articular nuestra estrategia de mejora o búsqueda de empleo, con más elevadas expectativas de acercarnos a nuestro objetivo.

Destacan dos períodos en el año en los que las nuevas contrataciones alcanzan cotas más altas en España, en lo que concierne a ofertas de trabajo con expectativas de continuidad, en empresas medianas o grandes, áreas de comunicación, consultoras especializadas, agencias de comunicación y en otras compañías más pequeñas que prestan servicios a estas. Estas dos épocas críticas son los comienzos del año natural y los inicios del llamado ‘curso académico’. Es este un viejo hábito que pervive, a pesar del crecimiento y de la consolidación de la oferta y la demanda de empleo a través de Internet. Nuestro universo cotidiano y laboral ha cambiado, pero seguimos aferrados a costumbres arcaicas, nos guste o no.

En efecto, los meses de enero y primera quincena de febrero y también septiembre y octubre, son el tiempo en el que más se prodigan las propuestas profesionales más apetecibles y con mejores pronósticos de cara al posterior desarrollo de carrera, tanto en perfiles junior como senior. Tanto los presupuestos de las empresas como los cronogramas relativos a nuevos proyectos acostumbran a confirmar este extremo, con el consiguiente aumento de las oportunidades durante estas pocas semanas distribuidas entre enero, febrero, septiembre y octubre. Estos períodos resultan especialmente indicados para rastrear con mayor intensidad nuevas ofertas de empleo en la red para todas aquellas personas que desean ser contratadas en un empleo más o menos estable y con mejores expectativas de continuidad y progresión, sin tampoco descartar otras opciones que igualmente estarán presentes en el mercado.

Hay quienes especulan que el reparto temporal de las oportunidades de trabajo no solo tiene que ver con la estacionalidad, sino también con una rancia cultura empresarial anclada en hábitos y tópicos obsoletos, como las pagas extras de junio y diciembre -cada vez más infrecuentes-, los eventos festivos o el calendario religioso. No negamos su influencia, pero tampoco ocultamos nuestra extrañeza ante tendencias empresariales fundamentadas en realidades sociales y profesionales que ya no son las de antes y cuentan ya con escasa repercusión real. En todo caso, siempre es posible concebir costumbres, planificaciones o estrategias empresariales alternativas.

Tomando en cuenta todo lo anterior, nos parece sensato ofrecerte un par de consejos que pueden serte de gran utilidad para competir en mejores condiciones, dentro de tu proceso de búsqueda de nuevas oportunidades profesionales:

1º. Busca empleo a través de Internet siempre con la misma dedicación e intensidad durante todos los meses del año, independientemente de que sea agosto, Navidad o Viernes Santo. Dedica al menos 1 hora al día a esta tarea. Procura ser exhaustivo y minucioso en tu búsqueda. La propuesta que estás buscando puede aparecer en cualquier momento, más allá de las estadísticas o las tendencias al uso.

2º. Dentro de tu proceso continuo de búsqueda de ofertas de empleo, procura también ir ‘contra corriente’. Por ejemplo, si localizas una oferta de empleo de las llamadas urgentes en pleno mes de agosto o en plenas vacaciones de Navidad, tus probabilidades de éxito crecerán exponencialmente ante la menor competencia de otros candidatos. No olvides que también los que buscan empleo siguen las tendencias descritas anteriormente, aunque no siempre respondan a la realidad o tengan un fundamento sólido.

Los siete hábitos de las personas altamente nefastas

By | Recursos Humanos | One Comment

Cualquier profesional de la comunicación que acuda a Internet con el propósito de buscar consejos útiles para enfocar su carrera profesional, encontrará ante sí un proceloso océano de diatribas, decálogos, soflamas y moralejas, casi todas ellas con el rancio aroma de los sermones de autoayuda de inspiración casi evangélica.

Por supuesto, ni por asomo se nos ocurriría poner en entredicho el valor de las ideas de semejante legión de presuntos expertos y de sesudos profetas del Management. Al fin y al cabo, todo se resume en que debemos sacrificarnos cada minuto para mejorar, con la referencia del modelo de profesional que defiende niveles siderales de formación, esfuerzo, afán de superación, compromiso y responsabilidad.

Está claro que quien nos invita a convertirnos en empleados excelentes, magnánimos y virtuosos, lo hace con la mejor intención y siempre de buena fe. Por supuesto. Tal vez la única objeción a formular es que posiblemente el mercado, las empresas, las relaciones profesionales y los CEOs no sean siempre tan impecables como cabría esperar en una concepción idílica o buenista del entorno productivo.

Hoy queremos, desde aquí, rendir homenaje a unos de los autores más emblemáticos dentro del género de la autoayuda profesional, Stephen R. Covey, autor del prestigioso libro ‘Los siete hábitos de las personas altamente efectivas‘, conocido y citado por casi todos. Indudablemente, la aportación de Covey fue enorme y su impacto valioso, pero tal vez sea necesario comenzar a adaptar sus brillantes postulados al mundo real de nuestro tiempo y de casi todos los tiempos.

Con el máximo respeto, reformularemos brevemente Los siete hábitos de las personas altamente efectivas‘, aunque nos permitiremos denominarlos ‘Los siete hábitos de las personas altamente nefastas‘. Esta vez no hablaremos de virtudes y excelencia, sino de hábitos ‘siniestros’ presentes en el perfil de profesionales de dudosa competencia. Nos guste o no nos guste, en nuestro tejido productivo encontramos empresas en las que tales hábitos poco deseables resultan bienvenidos.

Es obvio que vivimos en un contexto empresarial y profesional imperfecto -si se nos permite el eufemismo- y puede que debamos mimetizarnos con semejante cúmulo de virtudes dudosas para poder alcanzar cierto éxito personal. Como dice el refranero popular, ‘allá donde fueres, haz lo que vieres’. Si vas a parar a una empresa ‘siniestra’, estos son algunos de los hábitos negativos que esperarán de ti:

1º. Stephen R. Covey decía ‘Sea Proactivo’. Nosotros te aconsejamos que procures formar parte del paisaje y pasar desapercibido dentro de tu empresa. No destaques ni por arriba ni por abajo. No ‘saques la cabeza’, no vaya a ser que te la corten con un despiadado y certero hachazo.

2º. Stephen R. Covey decía ‘Empiece con un fin en mente’. Nosotros te emplazamos a que hagas lo que nos aconsejaba el bueno de Covey, pero tampoco dudes en cambiar de fin de un día para otro si las circunstancias así lo aconsejan. Permanece atento a lo que digan tus jefes y sígueles la corriente en todo, al menos de palabra. En la práctica, puedes hacer lo que te dé la gana, pero siempre con discreción y sigilo. Recuerda que ellos tienen el mismo objetivo que tú, ganar la mayor cantidad de dinero y poder posibles, en el menor tiempo y con el mínimo esfuerzo. Los daños colaterales de todo ello son algo secundario, como su propio nombre indica.

3º. Stephen R. Covey decía ‘Establezca primero lo primero’. Preferimos sugerirte que el orden de prioridades no es algo absoluto ni universal, al menos en el mundo de los negocios. Por ello, observa y escucha a tus jefes y compañeros más avezados. Su comportamiento te revelará que las empresas y las personas no siempre se mueven por dinámicas de excelencia o responsabilidad. En multitud de ocasiones, el éxito profesional no llega a través de las buenas prácticas. Cada compañía tiene su propia ‘cultura’ y ‘valores’ y no siempre tiene motivos objetivos para sentirse orgullosa de ellos. Una cuestión es lo que se dice y otra lo que se hace, como bien sabes.

4º. Stephen R. Covey decía ‘Pensar en ganar/ganar’. Disculpa que seamos tan crudos y prosaicos, pero desde la ética real de los negocios, el éxito no se crea ni se destruye, tan solo cambia de manos. Si tú ganas, alguien deberá perder y si tú pierdes, alguien habrá ganado a costa de tu derrota. En cualquier empresa y en el desarrollo de tu carrera profesional, si juegas a empatar, contarás con todas las opciones para lograr un soberbio fracaso. ‘Ganar/ganar’ es una quimera tan utópica como inusual en la vida real.

5º. Stephen R. Covey decía ‘Procure primero comprender, y después ser comprendido’. La verdad, lo único que importa es el resultado. Es cierto que hay algunos factores que deberás percibir e interpretar para sobrevivir en una organización, pero es imprescindible que te apresures en captar todas aquellas actitudes que sean políticamente correctas en tu empresa y aprender a fingirlas cuanto antes. No preguntes, solo observa y procura imitar en todo a los prebostes y barandas de tu empresa. No es necesario que seas siempre el ’empleado del mes’, pero es vital que lo parezcas.

6º. Stephen R. Covey nos hablaba de ‘La Sinergia’ como ‘la actividad superior de la vida: la verdadera puesta a prueba y manifestación de todos los otros hábitos reunidos’. Para entendernos, Covey entendía ‘La Sinergia’ como ‘la esencia de la paternidad transformadora’. Es cierto que se trata de una idea encomiable, muy útil para comprender y explicar las bases del liderazgo transformador. Por desgracia, lo único que se acostumbra a querer transformar es el volumen de nuestro ego, los dígitos de nuestra cuenta corriente o la cantidad de empleados que hacen reverencias a nuestro paso. En consecuencia, nuestro consejo es que intentes que todas las sinergias confluyan en tu propio beneficio. Y si quieres un amigo, cómprate un perro, como decía Michael Douglas en el film ‘Wall Street’.

7º. Stephen R. Covey nos decía ‘Afile la sierra’. Obviamente, Covey no estaba pensando en el film ‘La matanza de Texas’, de  Tobe Hooper, cuando formuló esta recomendación, aunque muy bien pudiera haberle servido de guía. Más bien quería hacer referencia a profundizar en los seis hábitos precedentes con el objetivo de transformarnos en mejores personas y profesionales. Afilar la sierra es un símil del esfuerzo necesario para potenciar nuestras virtudes y minimizar nuestros defectos ¿Desde cuándo los valores personales, la ética y la superación continua son sinónimos de éxito profesional…? Si ‘afilas la sierra’, que sea para usarla cuando la necesites y no para mejorar tu karma.

En cualquier caso, si puedes evitar estas prácticas y también huir de las empresas que las dan por buenas, tu carrera profesional saldrá ganando. Y mucho.

Me niego rotundamente a abandonar mi zona de confort

By | Actualidad, Recursos Humanos, wellcomm-coaching | 2 Comments

No es necesario que te recordemos el cariz de los tiempos que nos ha tocado vivir en el ámbito profesional, en la empresa o en los negocios. Casi todos damos por hecho que nuestra carrera profesional ha de ser una batalla sin cuartel, una lucha continua por sobrevivir, formarnos, superarnos, innovar, ser creativos, competir y no dejar que los rayos del sol nos rocen ni un solo lunes del año, o casi ninguno. Ni tan siquiera un solo minuto.

Los profesionales de la comunicación a menudo asumimos, sin rechistar, la cultura dominante y damos por hecho que tenemos que vivir en un permanente estado de tensión, hasta el punto de convertirnos en luminarias del progreso y en paradigmas de la excelencia. Hasta el más humilde empleado de una agencia de marketing ha de ser poco menos que el faro de occidente.

Todo ello se nos intenta inculcar como sinónimo de ansiedad permanente y de absoluta renuncia personal. En otras palabras, olvídate para siempre de conciliar tu vida laboral o profesional con cualquier otra cosa que no sea trabajo, trabajo y más trabajo, por cuenta propia o ajena.

El afán de superación ha de ser continuo y hemos de bregar con innumerables dificultades, solo para conseguir sobrevivir en un entorno que se nos antoja hostil y casi apocalíptico.

Es cierto, la exigencia profesional es elevada y las oportunidades de empleo no son lo más abundante, pero con frecuencia los conceptos que suelen manejar los gurús de la autoayuda, los profesionales del coaching y los gestores de recursos humanos son un arma de doble filo. En efecto, no es raro que se intente aumentar la motivación de quienes buscan nuevas oportunidades a través de la descripción de un panorama sombrío, de sacrificios incesantes en los que el fracaso y el desempleo siempre permanecerán cercanos, pérfidos y amenazantes.

En síntesis, se nos viene a decir que será raro que alcancemos el éxito y, si lo logramos no será duradero y habrá que reinventarse o partir de cero otra vez. Es como el Mito de Sísifo, en versión dos punto cero. Es más, se sacraliza el fracaso y se nos repite una y otra vez que hemos de fracasar decenas de veces para poder olfatear el éxito de cerca, aunque sea de forma efímera. A poco que leamos los textos de los presuntos expertos del Coaching y del Outplacement, nos encontraremos por todas partes a alguien ‘que quiere llevarse nuestro queso’; que nos dice que ‘lo importante no es triunfar, sino levantarte cada vez que te caes’; que ‘el fracaso es, a veces, más fructífero que el éxito’; que ‘abandones tu zona de confort‘ y mil pensamientos negativos más. Todos debemos postrarnos y orar compungidos ante el ‘Dios Fracaso’.

¿Es esta una forma correcta de motivar? ¿Estamos todos los profesionales de la comunicación condenados a ser superhéroes? ¿Vivimos en Matrix y no nos hemos dado cuenta? En definitiva, ¿Está prohibido soñar con el bienestar y la sostenibilidad laboral o empresarial, sin por ello estar obligados a convertirnos en rutilantes Chamanes de la excelencia y de la innovación? Al parecer, algo de eso hay, al menos en la consideración de muchas voces y firmas autorizadas.

No entendemos el porqué del empeño de sacarnos de nuestra ‘zona de confort’, cuando no hemos tenido ni una sola oportunidad de alcanzarla. Y si alcanzamos dicha zona de confort, ¿por qué siempre se obcecan en apartarnos de ella? Para todo debe haber puntos de equilibrio, y tal vez tengamos que aprender que confort y bienestar profesional no tienen que ser interpretados como desidia, acomodación, falta de proactividad, carencia de inquietudes o miseria de ideas.

El diccionario de la R.A.E. define confort como ‘aquello que produce bienestar y comodidades’. Es que acaso ¿no queremos empresas y profesionales que sean capaces de generar bienestar, comodidades y satisfacción en clientes, empleados, directivos, accionistas, partners, proveedores, etc.?

Desde aquí queremos reivindicar las más saludables zonas de confort empresarial y la homeostasis entre la vida personal, el crecimiento profesional y la prosperidad de las empresas.

Siento tener que decirlo, pero me niego rotundamente a abandonar mi zona de confort. Si es que alguna vez consigo alcanzarla…

Los micromachismos y la casa de la rubia

By | Sin categoría | No Comments

Lucia Martín es periodista freelance , colaboradora habitual de Esquire, Forbes, Diario abierto, entre otros. El próximo 25 de junio presenta su nuevo libro “El sexo de Lucia”

“El domicilio de la rubia”. Espera, que no sé si he leído bien. Vuelvo para atrás en el texto, releo y me froto los ojos. Sí, en efecto pone el domicilio de la rubia. Vaya. La rubia en este caso es la novia de Pablo Iglesias, que no hace falta que os expliqué quién es tras los resultados de las elecciones del 25 M. Y la “noticia”, por denominarla de alguna forma, aparecía publicada en El Mundo y pretendía hacer un retrato de la novia del fundador de Podemos.
Lo cierto es que tras la lectura del artículo se nota un tufillo de mofa ideológica respecto a los ideales de Podemos que ya de por sí es criticable en un formato que no es artículo de opinión, porque si lo fuera, el señor puede decir lo que quiera, siempre con unos límites claro está. Pero es que el autor, Antonio Diéguez, deja entrever también otro tufillo de macho al más puro estilo Cañete cuando, para referirse al domicilio de esta chica, lo denomina “el domicilio de la rubia”.

Imaginaos a las periodistas, mujeres, escribiendo sobre el “el domicilio del buenorro” (para hablar de donde vive Xabi Alonso), o “el domicilio del gordo”, para la casa de Arias Cañete.. ¿Mal verdad? Pues esto igual. En realidad, tras una lectura del artículo se ve que está trufado de pequeños prejuicios de burgués, porque tachar la música de Extremoduro de kalimotxera… Sí, lo sé, no es Vivaldi, pero la prosa de Robe Iniesta ya la quisiera para sí Rajoy, por ejemplo.

El anterior artículo se engloba dentro de lo que yo denomino micromachismos, de estos que hay muchos en los medios, pero también en la política (no hace falta recordar al sr. Cañete que no quiere demostrar su superioridad intelectual ante una mujer cuando, qué queréis que os diga, si no la demostraría ni ante una planta), en la calle, en la publicidad…

Hace unos días oía en no sé qué emisora de radio que querían incrementar las cuotas para que hubiera más mujeres en los consejos de administración de las empresas. Allí estaban debatiendo sesudamente sobre la cuestión cuatro o cinco periodistas, todos hombres. Recientemente salía una nueva revista a la calle. ¿Firmas? De hombres, en una de las profesiones, además, más feminizada…

Quiero decir, déjense de cuotas y de pamplinas. No se necesitan cuotas cuando los hombres que tienen niños asumen su rol de padres y están en casa dando el callo tanto como la mujer, en vez de apostar únicamente por su carrera profesional. No se necesitan cuotas cuando los empresarios son conscientes de lo que significa conciliación. Yo no quiero cuotas. Quiero que un ministro presentándose a unas elecciones europeas se deje los kilos de caspa en casa y si no puede hacerlo pues será porque no es el candidato más idóneo a unas elecciones en pleno 2014. Yo no quiero cuotas: lo que quiero es que si hay un debate sobre cuotas, haya mujeres hablando de ello y no solo hombres. Y que si salen nuevos medios, haya firmas femeninas. Y lo que quiero es que un señor que parece salido de las cavernas no se refiera a la casa de una diputada, me da igual que sea de IU que del PP, como “el domicilio de la rubia”. Un poquito de respeto, por favor.

Obsesión por la influencia

By | Mundo comunicación | One Comment

No hay que ser muy avispado para percatarse de la tendencia creciente de los profesionales de la comunicación a centrar su estrategia en el logro de mayores cotas de influencia, con especial incidencia en las redes sociales.

En algunos momentos parece que el éxito o la simple supervivencia profesional dependen de ser reconocido como un inequívoco gurú 2.0, un usuario activo e influyente de las redes sociales, de las tendencias, de los blogs, de los contenidos y de las opiniones. Es cierto, nos invade la obsesión por la influencia.

Todo lo que compartas, afirmes u opines en la red ha de contar con amplio seguimiento y repercusión. Si no eres un ‘influencer’ en Internet, no eres nadie y puedes estar abocado al ostracismo o al tedio como profesional de la comunicación, el periodismo, el marketing o la publicidad. Incluso te arriesgas a ser objeto de la ignorancia o de la plena desatención por parte de tus propios colegas. Por suerte, no siempre ocurre tal y como lo describimos.

Recordemos primero algunos conceptos básicos, para no caer en confusiones.

Suele llamarse influencer a cualquier profesional de la comunicación, espontáneo más o menos silvestre o intruso que cuenta con la capacidad para liderar corrientes de opinión en Internet e incluso marcar tendencias en uno o varios sectores o áreas de actividad específica.

En otras palabras, no es necesario ni imprescindible ejercer o estar cualificado como profesional de la comunicación para convertirte en influencer, aunque esto no exime a los periodistas o a los comunicadores profesionales de sentirse literalmente obsesionados por la influencia en Social Media y en la red, en general.

Para ser considerado influencer, has de contar con decenas de miles de followers, amigos y fans en Twitter, Facebook, Instagram, Youtube, Flickr, etc. Obviamente, lo lógico sería que estas legiones de seguidores cumplieran con algún criterio de segmentación relacionado con el área de actividad en la que te desempeñas como presunto gurú o líder de opinión online, pero no siempre es así.

En general, suele valorarse más la cantidad que la ‘calidad’ o pertenencia a un público objetivo específico, en el caso de los seguidores de cada gurú o influencer.

La obsesión por la influencia lleva a que, en algunos procesos selectivos de profesionales de la comunicación, se valore su ‘influencia’ según los criterios arbitrarios y cuantitativos mencionados.

En definitiva, la influencia o la condición de influencer se han convertido en toda una ‘competencia profesional’ relevante en un buen número de oportunidades de empleo en el sector de la comunicación, en general.

Si no tienes un blog de autor, más o menos popular; una cuenta de Twitter desbordada de seguidores de variado pelaje; una página de Facebook atestada de fans o una cuenta de Instagram repleta de fotos en las que se te vea con otros gurús reconocibles -por supuesto, imágenes con mucho sarao, mucho canapé y mucho fotocall como escenario-. Si, además, en tu perfil de LinkedIn puedes exhibir con orgullo tu relación virtual con barandas, prebostes y jerifaltes varios, mejor que mejor. En caso contrario, puedes correr el riesgo de ser considerado un ‘mindundi’ con escaso recorrido profesional.

Por suerte, el virus de la obsesión por la influencia no alcanza a todas las empresas ni a todos los profesionales de la comunicación, aunque este mensaje si esté calando en cientos de compañías de otros sectores, con el ‘peligro’ que ello conlleva para quienes si tienen mucho valor que aportar.

Frente a esta tendencia, tal vez lo mejor sea mantener una línea coherente y solvente para gestionar nuestra influencia. Solo se trata de aplicar el sentido común y la profesionalidad, aplicando unas sencillas pautas operativas para crear y trabajar día a día nuestra presencia online:

  • Trabaja con criterios de segmentación: genera atención, curiosidad e interés online en personas, grupos y empresas afines al sector de actividad en el que te desenvuelves.
  • En blogs, redes sociales, Webs o eventos offline, genera contenidos únicos, originales, útiles y relevantes para tu audiencia potencial.
  • No olvides jamás el valor de la credibilidad. Genera confianza en todo aquel que pueda leerte o con quien puedas establecer ‘conversaciones’ o interacciones en la red.
  • Presta atención a tu audiencia, interésate por sus mensajes. Olvida a los herméticos púlpitos y pedestales en los que suelen acomodarse los gurús o influencers dudosos.
  • Trata de crear experiencias positivas en tus seguidores y fans. Vivencias gratas que te faciliten la creación de vínculos y la generación de engagement.

No te negaremos que todo ello supone grandes dosis de tenacidad y trabajo serio, pero no existe otra fórmula para adquirir la condición de influencer con capacidad para generar valor a tu carrera profesional, a las empresas en las que trabajes o a tus clientes. Lo contrario, solo serán ‘fuegos artificiales’, con alto impacto efímero y de ‘garrafón’.

En cualquier caso, siempre te quedará el camino fácil de comprar followers ‘al peso’ en Web chinas, practicar el copy-paste de frases lapidarias o abonarte a los mensajes llamativos y amarillos, tan abundantes en los medios sociales.

¡¡Feliz #día del libro 2014!!

By | Libros | No Comments

Un año más nos gustaría compartir con vosotros un día tan importante para todos los que nos dedicamos a este interesante mundo (lectores, escritores, periodistas, publicistas, etc…).

Este año  se nos ocurrió la idea de hacer un post colaborativo aunando unas cuantas reseñas de libros escritos por algunos de los colaboradores de #perspectivas a los que tenemos mucho que agradecer.  Sus aportaciones han sido muy bien recibidas entre nuestros seguidores y esta es la razón de escribir un post haciendo mención a unos cuantos títulos de libros que no podemos dejar pasar desapercibidos.

Cada uno tiene un estilo y un propósito diferente pero todos tienen una gota de positivismo que ayudan con la motivación, la marca personal, la apertura de mentalidad y la creatividad.

¡Qué tengáis un día del libro repleto de nuevas ideas y nuevos logros! #diadellibro2014

“No somos hormigas” El ensayo, escrito por Javier Creus, Fernando Casado, Pablo Juncadella y Doris Obermair, (@NoSomosHormigas) tiene como objetivo responder a aquellos que piensan que los seres humanos somos unos “seres fracasados” y que seríamos más felices si fuésemos hormigas. En cambio, valoran la idea de alcanzar una vida sostenible, equitativa y nuevos modelos que generen mayores oportunidades para todos. Por eso, es un libro a contra corriente, una “guía para optimistas informados, un grito de esperanza contra la crisis y el pesimismo”.

“Optimismo para periodistas” Bajo el título “Optimismo para periodistas” los autores Marta Franco (@puntiapart) y Miguel Pellicer (@mik1977) se dirigen a aquellos profesionales de la comunicación que quieren respuestas ante la crisis de una profesión en constante cambio. Los periodistas tratan de abrir paso a un nuevo tipo de periodismo más innovador y alentador de la mano de ejemplos, casos de éxito y útiles herramientas. Con un toque de atrevimiento defienden que hay vida más allá del periodismo y los medios de comunicación tradicionales.

“Brandoffon, El branding del futuro” Andy Stalman (@AndyStalman), considerado uno de los mejores especialistas en branding de España y América Latina y con más de 20 años de experiencia en este sector, en su último libro trata de concienciarnos de que el branding en el siglo XXI será indispensable para todas las marcas habidas y por haber. El autor, aporta reflexiones, conocimientos y consejos a cerca de la relación con el cliente en la que las nuevas tecnologías afectan tanto.

“Comunicación y otras chicas del montón” Tras más de 20 años trabajando en la comunicación corporativa y el periodismo, David Martinez Pradales (@dmartinezpr) se ha lanzado a volcar sus reflexiones sobre estos dos oficios en su primer libro. Comunicación y otras chicas del montón se corresponde con su blog personal, en los cuales hace mención a nuevas estrategias de comunicación, redes sociales y otros fenómenos a la orden del día. Este autor consigue hacer de su libro una lectura recomendable por el estilo desenfadado que utiliza y los debates relacionados con la evolución del periodismo, la comunicación entre personas, las anécdotas personales y los consejos varios.

Por último queremos hacer referencia a Rosa del Blanco (@rdelblanco) como ganadora de  #TwitterFiction Festival y ejemplo de persona innovadora. Rosa participó en el concurso Twitter Fiction Festival, evento que trata de aunar una serie de tweets escritos por profesionales del storytelling en Twitter, y consiguió su premio con el tema “Single-Tweet short stories and poems crafted in Spanish

Estos son otros de los libros publicados por los colaboradores de #perspectivas que hemos incluido en un tablero de pinterest:

  • Andrés Schuschny: “La Red y el futuro de las organizaciones”
  • Eva Snijders: “El consejo”
  • Juan Fernández Aceytuno: “Gestión en tiempos de crisis”
  • David Jiménez: “El lugar más feliz del mundo”
  • Dioni Nespral: “El futuro es tuyo”
  • Cristina Aced: “Relaciones públicas 2.0”

¡Si queréis echarles un vistazo solo tenéis que pinchar aquí!

Acuerdo ACOP – wellcomm para la gestión del talento de los comunicadores políticos

By | Actualidad, Búsqueda de talento | No Comments

Estamos muy content@s de anunciar que acabamos de firmar un acuerdo de colaboración con la Asociación de Comunicación Política (ACOP) con el propósito de mejorar  la empleabilidad y el desarrollo profesional de sus socios.

ACOP es una asociación en  la que tiene lugar el  intercambio de conocimientos, opiniones y experiencias sobre la investigación y la práctica de la comunicación política.

Fruto de este acuerdo ha nacido la nueva marca, Talento ACOP que nos servirá como punto de encuentro entre un mayor número de empresas y/o instituciones que buscan profesionales de la comunicación política, institucional y gubernamental  y un amplio abanico de candidatos idóneos.

Mediante este convenio, nos comprometemos a realizar una selección eficaz y reforzar las competencias de comunicación de los socios. Además, entre los servicios que vamos a ofrecer, organizaremos programas de formación y mentoring entre los socios más junior de la organización y los más veteranos. La primera iniciativa que se va a desarrollar es el seminario sobre el desarrollo profesional en el manejo de la marca personal y las nuevas tecnologías. Este seminario estará dirigido por nuestra directora de proyectos de wellcomm, Rosa Matías. Próximamente informaremos de todos los detalles y requisitos de la inscripción.

Para más información acerca de este acuerdo de colaboración  puedes visitar la web de ACOP o descargaros la nota de prensa

Pin It on Pinterest