All Posts By

wellcomm

Debate con los autores de Perspectivas wellcomm 2015

By | Actualidad | One Comment

Como todos los años organizamos un debate en vivo y en directo con los autores de Perspectivas wellcomm de la comunicación para tratar de profundizar sobre las aportaciones que configuran la edición de este año y compartir un rato de reflexión en torno a las tendencias que marcaran el trabajo en comunicación. Bajo el título genérico “En tiempo de transparencia, ¿competimos o colaboramos?” los autores que han confirmado su asistencia son: Alejandro Kowalski, Banco Popular, José María Palomares, ING Bank, Borja Puig, Ogilvy, Carmen Muñoz, Llorente y Cuenca, Ana Martín, consultora, Benito Berceruelo, Estudio de Comunicación, Antonia Piñas, Startup Academy, Pilar Nuñez, Foro Nuclear, Rosa Yague, Roche Pharma, Belén Santa, Lorenzo Ballesteros de Room Mate, Silvia AlbertJose Manuel Velasco y Cristobal Fernandez de Tuenti.

Si tienes interés en asistir, nos reuniremos el próximo jueves, 19 de Febrero a las 19:00 horas  en MPG OpenTalk, calle Francisco Ricci, 11. La entrada es libre y no hace falta que te acredites. Si quieres seguirnos por streaming, pincha este enlace

Nadie tuiteará por nosotros cuando hayamos muerto

By | Actualidad | One Comment

Cuando mencionamos las redes sociales, lo normal es pensar en comunicación, marketing digital, marcas, publicidad o estrategias empresariales para la comercialización de productos y servicios online.

Pero las redes sociales han entrado a formar parte de nuestra vida cotidiana, más allá de los negocios o de la actividad de los profesionales del sector. Obviamente, todo ello está generando nuevos escenarios, situaciones desconocidas y una casuística que nos sorprende cada día, con renovados fenómenos.

Sin ir más lejos, ¿Qué sucede con los perfiles de usuarios en redes sociales de las personas que fallecen? Este es un interrogante que está alcanzando cada vez más trascendencia social, en función de su mayor incidencia. No en balde, sí una cuarta parte de la humanidad usa la redes sociales a diario, parece lógico que preocupe a muchos y que otros vean aquí una necesidad no resuelta y una posible oportunidad de negocio. Sin duda, ambas están presentes.

En efecto, cuando se afronta la pérdida de un ser querido, los familiares más directos del fallecido suelen preguntarse qué hacer con sus cuentas de Twitter, Facebook, Instagram, etc. Es inevitable que se generen dudas y sentimientos controvertidos.

En algunos casos se opta por conservar los perfiles, a modo de homenaje perdurable a la persona que nos dejó. Como contrapartida otras familias que se enfrentan a un duelo se inclinan por eliminar la denominada ‘huella digital’ del finado y no dejarla a la deriva de la red o sumida en el abandono o en el desuso. O peor aún, que la cuenta sea hackeada y utilizada para objetivos dudosos.

Las redes sociales más populares no nos ponen nada fácil cancelar la cuenta de una persona fallecida, salvo que dispongamos de los datos personales de acceso, como password, login y acceso a la cuenta de email asociada para confirmar la baja. Por supuesto, de todas y cada una de las redes sociales o servicios análogos que utilizó en vida.

Sin entrar en detalles, Facebook, Twitter, Instagram, etc. suelen pedirnos engorrosos y molestos trámites que suponen el envío por fax o email de partidas de defunción, documentación que certifique nuestra relación legal o patrimonial con la persona fallecida, copias de documentos de identidad, etc. Semejante proceso no se resuelve con agilidad y ya ha provocado numerosas situaciones de desasosiego, insatisfacción, contrariedad e inquietud emocional entre quienes han de realizar otros muchos trámites y gestiones legales, inevitables cuando alguien cercano deja de existir.

Cada vez son más las empresas especializadas que se ofrecen a realizar este molesto trámite en nombre y representación de los interesados, conformando un modelo de negocio impensable hace apenas dos o tres años. Incluso ya un buen número de las más reputadas compañías que comercializan seguros de decesos (los tradicionales ‘seguros de entierro’) ofrecen en sus servicios la opción de gestionar la eliminación de los perfiles y cuentas en redes sociales de los asegurados fallecidos.

Tal vez lo deseable sería que los responsables de las redes sociales líderes fueran más sensibles con las situaciones descritas precedentemente.

Como consejo práctico, no estaría de más que todos intentáramos conservar los datos de acceso a las redes sociales y servicios digitales que utilizamos en un documento impreso, sin archivo digital de respaldo, es decir imposible de hackear por su formato solo en papel. En este documento, solo en formato impreso y bien custodiado, cabría también incluir nuestros datos de acceso a banca online, portales de empleo, claves de tarjetas de crédito, cuenta de PayPal, cuentas de Amazon o portales de compra online, etc. Indudablemente, no hay ninguna necesidad de pensar en el fin de nuestros días para ponderar la utilidad y el valor de esta sencilla precaución. Cualquiera puede olvidar un password o perder la información del disco duro de su ordenador, tablet o smartphone. Mejor prevenir.

De momento, será positivo que nos ocupemos de la seguridad de nuestros datos, si queremos tener la certeza de que nadie tuiteará por nosotros cuando hayamos muerto.

Whatsapp, el sexto sentido

By | Actualidad | One Comment

Da igual que seas profesional de la comunicación, periodista, estibador portuario, runner, nini o subinspector de la Agencia Tributaria. Casi todo el mundo ha convertido a Whatsapp en su ‘sexto sentido’, en su ventana a la comunicación, a la interacción y al ocio. De alguna forma, percibimos el mundo y nos relacionamos con nuestro entorno a través de Whatsapp, aunque todavía no seamos del todo conscientes de ello.

Según las conclusiones del último Informe SIE, promovido Fundación Telefónica, consultamos nuestros smartphones un promedio de 150 veces cada día, lo que supone un promedio de una vez cada 10 minutos, tomando en consideración el tiempo de sueño y de vigilia distribuido en cada jornada. Esta encuesta no revela datos respecto al tiempo o las consultas específicas que dedicamos a Whatsapp, aunque muy probablemente la tendencia al alza haya hecho que los datos mostrados aumenten considerablemente en frecuencia desde que se dio a conocer el citado informe. Sin duda, la inmediatez de este servicio semi-gratuito de mensajería ha logrado elevarlo al Olimpo de las app.

Si no tienes Whatsapp instalado en tu móvil, no tendrás más remedio que asumir que formas parte de un universo ajeno a las redes de comunicación utilizadas casi continuamente por el resto de los mortales. Si es este tu caso, más te vale desarrollar algún otro ‘sexto sentido’ que te permita entrar en contacto con tu realidad. En otras palabras, si no usas Whatsapp cada día, formas parte de ‘los otros’, aunque pienses que este servicio es una tortura y que los raritos son los demás y no tú.

Sin embargo, son muchos los profesionales de la publicidad y de la comunicación que aún no llegan a valorar el potencial de Whatsapp como herramienta de Marketing online. Sin ir más lejos, los usuarios de Facebook, Twitter, Instagram o Pinterest ya comienzan a mostrar ciertos signos de hartazgo y de saturación por el elevado volumen de impactos recibidos cada día. Ya se sabe, si tienes un buen puñado de amigos o followers, cada mensaje promocional se convierte en una gota de agua irrelevante, dentro de un proceloso mar de ofertas, invitaciones, fanpages, tuits de autobombo o muros que intentan vendernos de casi todo.

Es innegable que aún consultamos con incertidumbre e interés nuestro smartphone cada vez que sentimos la alarma de Whatsapp. Este hábito constatable ha sido tomado como base por un buen número de servicios de Whatsapp marketing, que ofrecen a las empresas y agencias de comunicación la posibilidad de lanzar mensajes masivos a grandes grupos de usuarios a partir de bases de datos segmentadas. Estos servicios de Whatsapp marketing, aún en su etapa inicial, tratan de no ser intrusivos ni invasivos, con base en la citada segmentación y en la inclusión de contenidos originales, atractivos, únicos y relevantes para los potenciales clientes o usuarios de los servicios o productos ofertados. Estos contenidos pueden ser de texto, imágenes, audios, vídeos, etc.

Algunos ejemplos significativos de buenas prácticas de Whatsapp marketing los encontramos en firmas tan populares como Hellmans con WhatsCook, Helados Frigo, Toyota o incluso pequeños negocios, como la popular tienda de bocadillos Casa Ana, de Jaén, o la Pescadería Diego de Cádiz. El relativo bajo coste de este potencial de Whatsapp ha logrado incluso que modestas tiendas de barrio alcancen cotas de repercusión mediática impensables, con relación a la inversión realizada.

De todas formas, si estás pensando atreverte con alguna acción o campaña de Whatsapp marketing, será mejor que la diseñes concienzudamente y seas escrupuloso en el seguimiento de buenas prácticas. Nada de ser invasivo o intrusivo. De lo contrario, tus potenciales usuarios te obligarán a recitar esa letanía de ‘en ocasiones veo clientes perdidos’, parafraseando la legendaria frase que pronunciara el actor Haley Joel Osment en el film ‘El sexto sentido’.

Trece consejos para convertirte en un gurú de Twitter

By | Actualidad | 3 Comments

Seguro que alguna vez has leído u oído decir que Facebook es una herramienta compleja para gente ‘sencilla’ y que Twitter es una herramienta sencilla para ‘personas inteligentes’. En efecto, es uno de los tópicos más enraizados en la sabiduría popular o en la ignorancia general (según se mire…) respecto de las redes sociales y el uso que de ellas se hace.

Las personas ‘VIP’, los famosos, las ‘celebrities’, los aspirantes a grandes comunicadores y los gurús del marketing o del periodismo tienen su cuenta en Twitter y les gusta presumir de ella y utilizarla como altavoz mediático, sabedores de su potencial repercusión en otros medios de comunicación, digitales y tradicionales. A buen seguro que alguna vez has deseado poder convertirte en un idolatrado gurú de Twitter.

Con frecuencia oirás a personajes reconocibles, con méritos y sin ellos, hablar de que ‘han publicado en su Twitter’ tal o cual cosa. Sin embargo será muy raro que escuches a algún experto o famosete de relumbrón decir que ha difundido una primicia o un nuevo proyecto en su Facebook. Está claro que para la jet de la comunicación lo que mola es el binomio de Twitter e Instagram. Facebook se queda para la gente de a pie o para las firmas y marcas que venden productos o servicios de consumo masivo. Si eres un gurú o aspiras a serlo, no pierdas el tiempo en Facebook, comienza a trabajarte con intensidad y dedicación tu cuenta de Twitter desde este mismo minuto.

Querido profesional de la comunicación, es posible que ya cuentes con tu cuenta de Twitter, pero seguro que aún tienes mucho trabajo pendiente hasta poder alcanzar la condición de gurú de medio pelillo. Aquí vamos a formularte unas humildes pautas y consejos que te ayudarán a subir puestos en el escalafón tuitero y mejorar sensiblemente tus expectativas profesionales y tu marca personal, aunque algunas de ellas te parezcan cínicas, pretenciosas e hipócritas. El mundo y las redes sociales son así, nosotros no las hemos inventado, muy a nuestro pesar.

Si quieres convertirte en un gurú de Twitter, estas son nuestras recomendaciones:

  1. Tuitea poco. Con dos o tres tuits diarios será más que suficiente.
  2. Si haces retuits de otras cuentas, que siempre sea de usuarios con mucho más caché y prestigio que tú. No pierdas el tiempo retuiteando a mindundis o gente anónima, por muy interesante que sea lo que comuniquen.
  3. De vez en cuando compra unos miles de followers, pero procura que sean usuarios auténticos que publiquen sus tuits habitualmente en español o en inglés, que no sean bots ni cuentas falsas que tuitean en árabe o en chino. Con los mercaderes de followers ocurre lo mismo que con los narcotraficantes, los hay que te venden ‘buen género’ y otros que te colocan mercancía adulterada o dudosa.
  4. En tu perfil indica que resides en varias ciudades de referencia. Que vas de aquí para allá. Por ejemplo, te dará mucho lustre indicar que vives en Madrid-London-Boston. Dejarás a tu audiencia boquiabierta.
  5. Ni se te ocurra seguir a mucha gente, nunca más de cien o doscientos, frente a varias decenas de miles de followers que deberás alcanzar en unos pocos meses, por lo civil, por lo criminal o por lo militar.
  6. Nunca hagas retuits de políticos ni de sindicalistas. Eso tiene cero glamour y te encasillarán rápidamente. Eso no te conviene nada, ni con políticos de corbata, ni con sindicalistas de jersey, ni con políticos de coleta.
  7. Con frecuencia menciona que estás tuiteando desde aeropuertos de ciudades remotas y de referencia.
  8. Cuando veas un evento internacional importante en televisión (algo de la ONU, de la OTAN, de la UNESCO, de Amnistía Internacional, de Green Peace, de Hollywood, etc.), toma una foto de la pantalla con tu smartphone y la tuiteas, diciendo que eres uno de los invitados. Ten cuidado que no se vean en la foto el logo de la cadena o los brillos de la pantalla. Si usas un smartphone barato, ni se te ocurra.
  9. Por sistema, adjudícate todos los trending topics, afirma que todos surgieron a partir de un tuit tuyo de esa misma mañana.
  10. Tuitea frases incomprensibles o enigmáticas, que hagan pensar a tu audiencia y despierten su curiosidad, aunque carezcan de sentido. Da igual que sean verdaderas memeces, pleonasmos o sentencias medio plagiadas. Algunos ejemplos: ‘La postura española es la postura española’ (Fernando Morán dixit, Q.E.P.D.) o ‘Tiene la sensatez de las cosas sensatas’ (lo dijo ‘Óscar Alzaga, ministro y jurista de hace tres décadas, pero nadie lo recordará).
  11. Opina sobre libros que no hayas leído o que aún no se hayan publicado. Lo mismo puede aplicarse a los estrenos cinematográficos.
  12. Copia buenos tuits recientes brillantes e interesantes y adjudícate su autoría. Por la cara, sin más…
  13. Si te equivocas lo más mínimo, borra tu tuit inmediatamente y niega haberlo publicado. Échale la culpa a algún Hacker. Si te ves muy apurado, también puedes culpar a tu Community Manager o a tu becario, aunque no tengas donde caerte muerto.

¡Ánimo Gurú y mucho éxitos! 😉

Por cierto, feliz día de los inocentes!!!

Foto: Raúl Olivan

Trabajo Freelance: decálogo de amenazas que acechan al profesional autónomo

By | Actualidad | No Comments

Si te desempeñas dentro de la comunicación, del periodismo o del marketing, seguro que tienes alguna percepción más o menos clara de lo que significa ser un profesional freelance, tal vez porque tú mismo trabajas por cuenta propia o porque tienes referencias de compañeros o conocidos que generan ingresos a base de prestar servicios a diferentes clientes.

Vamos a hablar de profesionales freelance de la comunicación, pero sin caer en los extremos, en los consabidos tópicos del éxito, el fracaso, el emprendimiento, la independencia o la pretenciosamente denominada ’emoción emprendedora’.

Más bien queremos fijar nuestra atención en todos esos miles de periodistas autónomos y anónimos que no son gurús; que no conceden entrevistas a medios de relumbrón; que no publican libros; que dedican al trabajo doce o más horas diarias, casi de lunes a domingo; que no tienen cincuenta mil followers en Twitter y que apenas disponen de tiempo disponible para actualizar sus perfiles en LinkedIn.

En definitiva, queremos dar hoy protagonismo a la inmensa mayoría de los comunicadores freelance, al grueso de los trabajadores autónomos del marketing y del periodismo.

Lamentamos tener que expresarlo con semejante crudeza descarnada, pero la condición de freelance casi siempre es una ‘enfermedad’, una ‘patología’ social y laboral con síntomas claros y fácilmente identificables. ¿Cuáles son tales síntomas? ¿De qué correlatos fisiológicos, sociales y emocionales estamos hablando? Vamos a mencionar algunos de ellos, ya que no disponemos de tiempo ni espacio para escribir una monografía sobre los males del francocomunicador, del profesional del sector que quiere o se ve forzado a ‘ir por libre’:

1. El freelance habitualmente trabaja en su propio domicilio (teletrabajo) o en una pequeña oficina alquilada o compartida. Suele padecer amplios períodos de confinamiento e inmovilidad.

2. El profesional freelance cuando tiene muchos proyectos entre manos tiene que dedicar muchas horas al trabajo, a menudo en solitario. Cuando escasea el trabajo o faltan proyectos o clientes con los que generar ingresos, el comunicador autónomo se ve forzado a dedicar bastante tiempo a buscarlos, a vender. Con frecuencia esta acción comercial se lleva a cabo a través de Internet, sin abandonar la mesa de trabajo o el despacho. Hay que dedicar muchas horas, te vaya bien o te vaya mal.

3. El comunicador freelance apenas dispone de tiempo para cuidar su bienestar, hacer ejercicio físico o darse un respiro. Si esta situación se prolonga, la salud acaba pasando factura.

4. El francocomunicador o freelance de la comunicación que trabaja en las condiciones mencionadas (la mayoría) suele padecer alteraciones de la salud que son fruto de su propio y obligado estilo de vida: estrés, agotamiento intelectual, problemas músculo-esqueléticos por la inactividad, obesidad, hipertensión, psoriasis, trastornos del sueño, disfunciones de la atención y un amplio, diversificado y variable espectro de amenazas para la salud. No hay dos casos iguales, por supuesto.

5. El periodista o comunicador freelance es una víctima de la Ley de Parkinson, formulada por Cyril Northcote Parkinson, y que dice, en síntesis, que ‘cualquier tarea tiende a ocupar todo el tiempo disponible para finalizarla’. Se apuran los plazos de cualquier proyecto y todo se hace a última hora. Casi cada día finaliza algún plazo para algún hito importante de un cliente, lo que conduce a una espiral de presión difícil de sobrellevar durante demasiado tiempo.

6. El freelance casi nunca (o nunca) puede tomar vacaciones.

7. El profesional autónomo encuentra serias dificultades para llevar una vida social dentro de la normalidad, por aislamiento, excesivo flujo de trabajo, deficiente gestión del tiempo e imprevisibilidad. Todo ello desemboca en niveles de motivación bajo mínimos, equiparables a los de un ludópata en los Emiratos Árabes Unidos.

8. Como hemos sugerido anteriormente, el comunicador autónomo suele ser un gestor de su productividad manifiestamente mejorable, por la propia naturaleza de su actividad. La procrastinación, la Ley de Parkinson y la dificultad para prever sus flujos de trabajo le llevan a trabajar por las noches, los fines de semana o las fechas festivas más señaladas del calendario. Todo ello genera un círculo vicioso pérfido e insufrible: a peor gestión del tiempo, mayor agotamiento, mayor procrastinación, más distracciones y menos tiempo libre. La excelencia se resiente. Y mucho. No podemos culparle por ello.

9. El freelance procrastina, se distrae, le cuesta gestionar su tiempo y su productividad por puro agotamiento. Por supuesto, a ello también ayuda la dificultad para planificar a medio plazo, ya que los encargos de trabajo y proyectos de clientes vienen y van, de forma abrupta e inesperada. Nunca sabes qué trabajo tendrás dentro de tres meses, a veces ni tan siquiera el mes próximo o la semana próxima.

10. Tal y como afirmamos con anterioridad, el freelance padece una ‘enfermedad’, pero no puede enfermar, ya que eso significaría no trabajar, no facturar, perder ingresos, perder clientes y ver de cerca el siniestro rostro del fracaso y de la ruina inminente.

¿Eres freelance? ¿Cuántos de estos síntomas padeces…? Por contra ¿qué ventajas tiene trabajar como autónomo?

El Síndrome de Herodes puede matar a tu empresa

By | Actualidad, wellcomm-directivos-conectados | No Comments

Cuando el talento, la creatividad, la confianza, el esfuerzo y la oportunidad coinciden en el mismo tiempo y en el mismo espacio empresarial, surge la innovación, como gran fuerza transformadora que hace avanzar a las empresas y logra impulsar el crecimiento de los profesionales.

¿De verdad que es así de fácil?

¿Innovación es siempre sinónimo de oportunidad para las personas capaces de concebir nuevas ideas con potencial para generar riqueza y bienestar?

¿Las propuestas innovadoras son siempre bien recibidas en cualquier compañía?

Las respuestas correctas son NO, NO y NO. Así, sin matices. Si la innovación prosperará con fluidez en cualquier equipo productivo o de conocimiento, posiblemente no sería tal innovación o no estaría investida de tan inusitado poder de transformación y progreso.

Cuando una nueva propuesta irrumpe en una reunión de trabajo y posee verdadera capacidad para generar escenarios que representen un salto de calidad, siempre ha de encontrarse de bruces con la resistencia al cambio. Sin resistencia al cambio, posiblemente el propio cambio no existiría como fuerza innovadora capaz de generar prosperidad y satisfacción para las empresas y para los profesionales. Son como el Yin y el Yang o como Piolín y el Gato Silvestre. Uno no tiene sentido sin el otro.

No obstante, en multitud de situaciones, la resistencia al cambio se vuelve robusta y poderosa, hasta el extremo de anular cualquier posibilidad de cambio. Esos son los casos en los que Piolín pierde la batalla para siempre, desaparece de la escena y el Gato Silvestre ya no encuentra otra distracción que sestear en el sofá. Fin de la historia.

Algo similar ocurre en multitud de empresas de comunicación, marketing y también de otros sectores. La resistencia al cambio se torna poderosa y torpedea por sistema cualquier nuevo proyecto o idea innovadora. Es el llamado Síndrome de Herodes, una suerte de ‘tolerancia cero’ a la innovación por temor a perder un estatus o una posición, aunque esta no sea satisfactoria y muestre tendencias decadentes.

Posiblemente te resulte familiar lo que te describimos. Reuniones de trabajo o presentaciones de proyectos en las que aparecen verdaderos expertos en subrayar y magnificar todas las debilidades y amenazas que se ciernen sobre los nuevo, lo original, lo innovador, lo creativo o lo potencialmente productivo. Es cierto que, en ocasiones, el cambio y la innovación pueden suscitar algunas dosis de temor más o menos irracional. En el Síndrome de Herodes, el ataque a la innovación se desboca e imposibilita que las empresas y los profesionales puedan asumir nuevos retos inherentes a un entorno productivo y a un mercado en permanente cambio. Además, habitualmente este fenómeno suele provocar que nos transformemos en profesionales dubitativos, temerosos y proclives a no destacar, a matar la creatividad, a mimetizarnos con la abulia y a intentar simplemente ser parte del paisaje.

¿Crees que todo esto puede estar sucediendo en tu empresa? Si la respuesta es afirmativa, es más que probable que el Síndrome de Herodes acabe por enviaros a todos al limbo, a la ruina, al desempleo, a la obsolescencia o al concurso de acreedores.

Para qué sirven los mapas mentales

By | Actualidad, wellcomm-auditoria | One Comment

No hace falta recordar que para sobrevivir como profesional de la comunicación es imprescindible permanecer abierto, sensible y receptivo a todo el incesante vendaval de nuevos conceptos, tendencias, modelos y paradigmas que brotan como setas otoñales en el proceloso universo de la empresa, del conocimiento, del Management o de los estilos de vida.

La especialización es necesaria en nuestro trabajo, es obvio. Pero ello no nos dispensa de la necesidad de mantener el periscopio a pleno rendimiento en todas direcciones y hacia casi todos los temas clave que se posicionan en primera línea de atención. No nos queda otra que mantenernos al tanto respecto de nuevas ideas que se abren paso o de viejas propuestas que, de repente, son rescatadas del olvido por algún avispado comunicador.

¿Te has preguntado en cuántas ocasiones acudes a Google cada día para desvelar el significado de términos técnicos, neologismos, ‘palabros’ o anglicismos de nuevo cuño? Seguro que muchas y si no es así, puede que algo esté fallando en tu devenir laboral. Es más, con frecuencia no basta con consultas puntuales y es necesario un proceso más complejo de indagación para llegar a entender realidades o procesos complejos. O para transmitirlos a terceros, sean clientes o audiencia.

Hoy no pretendemos estresarte con un nuevo aluvión de conceptos innovadores, más bien todo lo contrario. Queremos llamar tu atención sobre una ‘vieja herramienta’ útil para poner en relación todo nuestro bagaje y nuestras destrezas profesionales con nuevas ideas, proyectos, teorías, etc., por complejos que estos resulten. Te hablamos de los mapas mentales, una técnica de representación creada hace ahora cuarenta años por Tony Buzan, en su libro ‘Use Your Head’. En cierta medida, podemos afirmar que los mapas mentales son el antecedente más claro de las infografías más sofisticadas que tan a menudo suelen encontrarse ahora en la red.

El mapa mental es una técnica que nos permite desarrollar con exhaustividad nuestros proyectos, modelos o conceptos de una manera mucho más efectiva, con la facilidad de abarcar todas las ideas y desarrollando con la profundidad necesaria los temas centrales.

A grandes rasgos, un mapa mental es una herramienta gráfica que nos facilita el acceso al potencial de nuestras destrezas, comprensión, razonamiento y memoria, al tiempo que los interrelacionamos con conceptos o realidades nuevas. Nos sirve para armonizar las habilidades de pensamiento abstracto con las funciones más creativas, intuitivas e innovadoras de nuestro cerebro.

Los mapas mentales se fundamentan en el pensamiento irradiante, que es la forma natural en la que acostumbra a trabajar nuestro cerebro, interrelacionando conceptos, ideas e imágenes. La clave de su eficacia radica en que funciona de forma análoga a nuestra mente: utilizando imágenes y asociaciones. De esta forma, un intrincado paradigma o un complejo proyecto pueden quedar representados en un solo gráfico muy visual y de muy fácil comprensión, por su poder para evocar con eficiencia la gran base de datos que cualquier profesional guarda en sus recuerdos y en sus conocimientos personales.

Además, el mercado nos ofrece un sinfín de aplicaciones informáticas gratuitas y de pago que nos permitirán crear mapas mentales con gran facilidad, como Freemind, MindGenius, XMind o PersonalBrain, entre otros.

En definitiva, un profesional de la comunicación podrá utilizar con relativa facilidad los mapas mentales, tanto para organizar su trabajo, como para transmitir contenidos con una gran carga de valor añadido a sus clientes o a su audiencia potencial.

Debate sobre la crisis del ébola en redes sociales ¿Qué hemos aprendido?

By | Actualidad | No Comments

Aquel lunes fatídico en el que se confirmó  el primer caso de contagio de Ébola en España, muchos entraron en pánico. El ébola se convertía en el tema central de conversación en las redes sociales y, como en cualquier situación de crisis, había llegado el momento de que la comunicación institucional y los generadores de bulos entrasen en juego. Del injustificable silencio de los perfiles oficiales, el trending topic de la indignación por la muerte de Excalibur o los bulos que se extendieron de manera viral ¿qué lecciones hemos aprendido?

Para tratar de analizar lo que sucedió, MPG School of Health en el marco del Master de Salud 2.0,  ha organizado un debate moderado por Rosa Matias y en el que participarán María Luisa Moreo, Oliver Serrano, Francisco Rosillo, Íñigo Lapetra y Teresa Amor. Será el próximo día 13 en la sede de MPG OpenTalk a las 19:o0 (C/Francisco Ricci, 11)

Podéis confirmar asistencia enviando un mail a: cursos@mpg.es

El ocaso de la humildad en la era de los cretinos

By | Actualidad | 2 Comments

En primer lugar, queremos dejar claro que esto no es un blog de autoayuda, ni la Web de una secta destructiva, a pesar del título un tanto inquietante que encabeza este artículo. Con este post sólo pretendemos poner en orden algunas ideas contradictorias relacionadas con el desarrollo de carrera y con las expectativas laborales de los profesionales de la comunicación y del marketing.

Como ya conoces de sobra, vivimos en la era de la autoconfianza, de la autoestima y del autobombo. Da igual que trates de convertirte en emprendedor o simplemente que intentes sobrevivir en el intrincado mercado laboral de nuestro tiempo. Todos te dirán que necesitas tener la autoestima por las nubes y competir con la certeza de que eres el mejor y que tu potencial no tiene límites, aunque sea mentira. Precisas acaparar toda la excelencia aparente para ti solo, más allá de tus destrezas profesionales y de tus capacidades reales.

En sentido estricto, la autoestima es una percepción evaluativa que cada persona tiene de sí misma. Parecería sensato desear que los niveles de autoestima profesional guarden alguna relación proporcionada y razonable con la realidad de cada cual, sin menoscabar ni sobrevalorar en exceso las expectativas subjetivas de éxito. Por desgracia, esta práctica no es usual ni frecuente.

En efecto, abusar del autobombo puede conducirnos a presentarnos con una imagen que inspire cierta desconfianza y escasa credibilidad en nuestro entorno. En otras palabras, el sesgo al alza que muchos defienden con respecto a la autoconfianza y a la autoestima puede llevarte a defender un burdo, vano y pretencioso cóctel de vanidad, arrogancia, soberbia y prepotencia.

En 1999, los profesores Justin Krugger y David Dunning, de la Universidad de Cornell (en Ithaca, estado de New York, EE.UU.), formularon el ya popular efecto Dunning-Kruger que puede resumirse en dos conclusiones:

  • Las personas incompetentes tienden a sobreestimar sus propias habilidades.
  • Las personas incompetentes son incapaces de reconocer las verdaderas habilidades de los demás.

El efecto Dunning-Kruger es una evolución del conocido principio de incompetencia de Laurence J. Peter, enunciado en 1969, según el cual ‘en una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia’.

A su vez, los trabajos de Dunning y Kruger tuvieron la secuela ácida y sarcástica conocida como Principio de Dilbert, original del universal dibujante de tiras cómicas Scott Adams, que puede resumirse en que ‘las compañías tienden a ascender a sus empleados menos competentes a puestos directivos para limitar así el perjuicio posible que pueden provocar en sus organizaciones’.

A día de hoy, las ideas  e investigaciones de Peter, Dunning, Kruger y, por supuesto, de Scott Adams se han hecho merecedoras del respeto y de la consideración de la comunidad científica y de los más reputados ejecutivos, a pesar de su carácter surrealista y satírico.

Si tuviéramos que extraer alguna conclusión al respecto, resultaría factible afirmar que en el universo de la empresa, la vanidad, la soberbia, la autoestima desmedida y el autobombo pueden aumentar las posibilidades de éxito profesional, aunque estemos hablando de completos inútiles y absolutos incompetentes. Es más, los más altos logros parecen estar al alcance de los ‘cretinos’ que sepan ‘venderse’, con grandes dosis de tenacidad y arrogancia.

En otro tiempo, la humildad era considerada en la práctica como un valor universal, sólido y práctico, entendido como el conocimiento claro, explícito y consciente de los propios puntos débiles y limitaciones. Ahora se sigue hablando de humildad, pero casi siempre asociada al fracaso, a la inseguridad o a la inexperiencia. Muchos entienden que la humildad es incompatible con la autoestima, aunque tal aseveración carezca de fundamento.

Si se nos permite la imprudencia, puede decirse que los profesionales incompetentes incrementan sus opciones de éxito en tanto sean menos conscientes y consecuentes con sus limitaciones. Es decir, a menor humildad, mejores expectativas de triunfo profesional.

En definitiva, estamos en condiciones de predecir el definitivo ocaso de la humildad y la victoria de los cretinos, sin dejar de reconocer el tono caricaturesco de tal afirmación. Al fin y al cabo, una caricatura no es más que un reflejo de la realidad que exagera y deforma sus rasgos más relevantes y reconocibles.

Libros para el verano 2014

By | Actualidad | One Comment

Para todos los que quieran aprovechar los días de descanso hemos preparado una selección de libros que nos han gustado y que han escrito algunos de nuestros amigos en este curso que toca a su fin.

Durante el mes de agosto nos tomamos unos días de vacaciones aunque re-publicaremos  algunos de los post que más han interesado a nuestros lectores.

Qué ustedes lo pasen bien, disfruten, descansen, lean y carguen las pilas para la nueva temporada!!

El sexo de Lucía de Lucía Martín. Lucía es una una estupenda periodista y una maravillosa contadora de historias.  Su incursión en el mundo del sexo le vino de la mano de un jefe que le pidió un reportaje sobre “el dinero del sexo”. Un año después, la editorial Almuzara le encargaba el que sería su primer libro, El negocio del sexo” (2008). Desde hace varios años nutre el blog “El sexo de Lucía”, alojado en la revista FronteraD, que ha servido de excusa para publicar un libro cargado de humor sobre el mundo del sexo. Francamente recomendable para gente sin complejos que no se asuste por verse reflejado en alguna de las historias que cuenta.

La aventura de Diana de Nacho Villoch. Nacho ha escrito una novela empresarial que conecta un viaje de exploración y descubrimiento con las vicisitudes que todo emprendedor que quiera innovar va a encontrarse en su proyecto. Con un marcado fin didáctico,  recoge más de 60 conceptos, referencias, herramientas y aprendizajes sobre innovación y emprendimiento.  A través de un creativo storytelling y con la visualización de un mapa, que en definitiva es una enriquecedora infografía sobre como emprender una aventura, en la que, como no podía ser de otra manera, también hay naufragios, arrecifes, galernas y tiburones.

“Optimismo para periodistas” Bajo el título “Optimismo para periodistas” los autores Marta Franco (@puntiapart) y Miguel Pellicer (@mik1977) se dirigen a aquellos profesionales de la comunicación que quieren respuestas ante la crisis de una profesión en constante cambio. Los periodistas tratan de abrir paso a un nuevo tipo de periodismo más innovador y alentador de la mano de ejemplos, casos de éxito y útiles herramientas. Con un toque de atrevimiento defienden que hay vida más allá del periodismo y los medios de comunicación tradicionales.

“Brandoffon, El branding del futuro” Andy Stalman(@AndyStalman), considerado uno de los mejores especialistas en branding de España y América Latina y con más de 20 años de experiencia en este sector, en su último libro trata de concienciarnos de que el branding en el siglo XXI será indispensable para todas las marcas habidas y por haber. El autor, aporta reflexiones, conocimientos y consejos a cerca de la relación con el cliente en la que las nuevas tecnologías afectan tanto.

Pin It on Pinterest