Monthly Archives

septiembre 2016

¿Qué es eso de la innovación disruptiva?

By | Actualidad, wellcomm-auditoria | One Comment

Hace unos cuantos años aún creía que sabía algo sobre Internet y el universo digital. ¡Ilusa, infeliz e imprudente de mí! El tiempo ha llegado para demostrarme que todo esto avanza con endiablada rapidez hasta lograr que los conceptos y las habilidades se queden obsoletos, casi al mismo tiempo en el que ven la luz.

Sin ir más lejos, en los últimos meses ando tratando de digerir la idea de innovación disruptiva, una expresión que suena fantásticamente cool y que me encanta introducir en casi todos mis posts y en gran parte de las conversaciones que mantengo con mis sobreactuados colegas millennials. La verdad, no sé muy bien qué es innovación disruptiva, pero me fascina repetir este mantra, en la secreta intuición que será capaz de abrirme muchas puertas.

Pues bien, a poco que indago en la red, descubro que la innovación disruptiva es algo que tiene que ver con la transformación digital de las empresas, la industria 4.0, la innovación abierta, el liderazgo digital o los entornos colaborativos. Me temo que ahora sigo igual que estaba, aunque he podido sumar a mi bagaje nuevas expresiones que casi me permitirían encaramarme a cualquier mesa redonda de esas que organizan en los grandes eventos de startups 2.0, 3.0 ó 7.0 —pido disculpas, pues ya he perdido la cuenta— con participación de gafapastas, evangelistas internáuticos anónimos, gurús de salón y políticos emergentes.

Sigo investigando y entro en contacto con la obra de Clayton Christensen, un reconocido profesor de Harvard Business School que acuñó el término innovación disruptiva en su libro ‘The Innovators Dilemma’, allá por el año 1997. El profe Christensen venía a contarnos que esta sonora expresión hacía referencia al ‘proceso a través del cual un producto o servicio simple entra en el extremo inferior del mercado y luego escala gradual y constantemente, llegando a ocupar posiciones de privilegio y desplazando a los competidores establecidos’. Al parecer, según Clayton Christensen, innovación disruptiva no consiste en innovar a la usanza tradicional, sino que se trata de modificar modelos de negocio, procedimientos, productos y servicios haciéndolos más simples y baratos a través de tecnologías sofisticadas.

No tengo más remedio que confesarlo, comienzo a entenderlo y la idea suena muy llena de sensatez y de sentido común. Nada mejor que desarrollar conocimientos y tecnologías de vanguardia para lograr que la vida de las empresas y de las personas sea más viable, grata, fácil y barata. Además, también logro informarme que esta innovación disruptiva tiene su caldo de cultivo más propicio en el trabajo colaborativo puesto en práctica por algunas empresas —no voy a decir que sean muchas, no te creas— que se empeñan en abrir cauces para desarrollar y aprovechar todo el talento y las aportaciones de sus profesionales, colaboradores, partners, proveedores, clientes, etc.

Por ejemplo, la aparición de la fotografía digital fue una innovación disruptiva que logró casi desterrar por completo a la fotografía tradicional. Otro ejemplo: cuando llegaron los smartphones, los móviles tradicionales se retiraron paulatinamente a los cajones y a los trasteros, salvo en los casos de algunos abuelitos descarriados o unos pocos labriegos rurales irredentos.

Por si todo esto fuera poco, también alguien me comenta que los avances de innovación disruptiva que logran abrirse paso lo hacen siguiendo las leyes del mercado, es decir, mostrando claramente sus ventajas competitivas frente a productos o servicios que antes ya estaban presentes. En otras palabras, los desplazan porque son mejores y más satisfactorios para empresas, profesionales y clientes, sin trampa, ni cartón, ni subvenciones, ni intervencionismos, ni prebendas, ni enchufes, ni clientelismos.

No puedo negarlo, esta idea me complace y no estaría nada mal que alguien nos enseñara a comportarnos como innovadores disruptivos y también que las empresas acogieran a profesionales capaces de dinamizar el talento de las organizaciones para hacer brotar la innovación disruptiva más fructífera.

Pokemon GO, el futuro que viene

By | Actualidad | No Comments

La poderosa irrupción de Pokemon Go en el mercado global ha logrado marcar un hito incontestable, sin precedentes hasta la fecha. Es posible que la afirmación precedente te resulte muy pretenciosa, pero tal vez un poco de análisis, reflexión sobre los datos y de humildad constructiva te ayuden a reconocer los méritos de esta sorprendente app.

Como ya sabemos, la resistencia social a los cambios y a las innovaciones tecnológicas es siempre una fuerza rígida y pujante. En efecto, el pánico a todo lo que es nuevo y tiene éxito ha generado multitud de críticas desaforadas y de detractores rabiosos de Pokemon Go en instituciones, medios de comunicación y gurús reconocidos. No obstante, es necesario formular un merecido reconocimiento hacia los creadores de esta aplicación, ya que su trabajo cuenta con todas las probabilidades de abrir caminos renovados a nuevas propuestas y soluciones tecnológicas cualitativamente diferentes. En otras palabras, ya podemos afirmar que Pokemon Go marcará un antes y un después en diversos territorios globales de aplicación de tecnologías, con sus consiguientes repercusiones profesionales y de mercado.

Hito tecnológico y social

Más allá de la trivialización y de las críticas viscerales, podemos decir que Pokemon Go es ya un hito tecnológico y social con base en los siguientes hechos:

  • Pokemon Go es la primera aplicación de realidad aumentada que logra el éxito global y la implantación social en todo el mundo. El pasado 2 de agosto de 2016 superó los 100 millones de descargas en Google Play, en tan solo unas pocas semanas de actividad. En la actualidad, Pokemon Go registra unos 5 millones de descargas cada día. Puede decirse que la opinión pública mundial, los medios y las empresas han conocido el concepto de realidad aumentada y sus potencialidades a través de Pokemon Go, ya que antes no pasaba de ser una propuesta atractiva pero sin aplicaciones útiles conocidas.
  • Pokemon Go es la app de mayor éxito comercial de la historia, con 206 millones de dólares facturados en su primer mes de actividad.
  • Pokemon Go es la primera aplicación que ha conjugado los conceptos de realidad aumentada, geoposicionamiento, interacción con el entorno físico real y movilidad. Esta integración abre la puerta a futuras nuevas aplicaciones de implantación en el ámbito turístico, en el comercio electrónico, en la logística y en otros sectores diversificados, aún por explorar. Además, una de las evoluciones que ya se espera para Pokemon Go es la próxima integración de nuevas funciones que la aproximen al concepto de red social, ya que la interacción entre usuarios es un fenómeno que ya se está produciendo entre los usuarios en el espacio físico, en las pokeparadas, quedadas, etc.
  • Pokemon Go es el primer ‘videojuego’ y la primera aplicación que rompe los tópicos del fenómeno hikimori, ya que empuja a los usuarios a salir de casa o de la oficina para lanzarse a la interacción con su entorno local —y más allá— y con otros usuarios que coinciden en el tiempo, en el espacio y en la actividad. Por primera vez, una aplicación saca a la gente del estrecho universo de una pantalla y utiliza esta para enviarlos a ‘conocer mundo’ y relacionarse con otras personas. Y esto no ha hecho más que empezar, pero la tecnología aplicada al ocio y al trabajo parece haber comenzado a romper los tópicos del aislamiento social y del enclaustramiento.
  • El concepto Pokemon Go abre inusitadas posibilidades para el desarrollo de innovadoras aplicaciones de ocio, comunicación y de productividad: De hecho, esta app ya está propiciando la aparición de nuevas actividades económicas, basadas en la constante presencia de ingentes colectivos de personas que se desplazan y transitan alrededor de la pokeparadas, dispuestos a consumir, a comprar o a demandar nuevos servicios. Por ejemplo, ¿te imaginas la transformación que pueden experimentar las app de compras online? ¿has pensado cómo podrían evolucionar las aplicaciones para buscar empleo, hoteles, servicios diversos, amigos o pareja? ¿te imaginas simplemente cómo podría funcionar Whatsapp si le integramos el concepto funcional descrito para Pokemon Go?

Pokemon Go desarrolla una propuesta tecnológica y funcional que va mucho más lejos que un simple juego para capturar muñequitos demodé. El tiempo nos revelará de qué manera esta app va a cambiar el mercado y nuestras costumbres, tal y como un día lo hicieron los smartphones, las redes sociales o las compras online.

Facebook: comunicación profesional y compadreo vital

By | Actualidad, wellcomm-habilidades-digitales | No Comments

A buen seguro que ya estás un poco cansado de escuchar y leer, a todas horas, que la presencia proactiva en Facebook, Twitter y demás redes sociales es un requisito casi imprescindible para crecer profesionalmente y abrir la puerta a nuevas oportunidades de negocio. Tal vez sería necesario subrayar que cuidar adecuadamente tu ‘marca profesional’ en los ‘social media’ no es hoy un mérito extraordinario, aunque descuidar tu actividad en redes sociales si puede representar un demérito peligroso y comprometedor.

Parece obvio que redes sociales profesionales como LinkedIn, Xing o Viadeo representan entornos virtuales propicios para apoyar tu carrera profesional, pero en muchos casos aún no acabamos de ver claro para qué puede servirte un perfil en otros sites. Tal vez el caso de Facebook es el que pueda presentarte mayores dudas, al tratarse de una red generalista en la que tus mensajes ‘serios’ parecen extraviarse en un agitado océano de ruido y frivolidad.

Dignidad y pragmatismo

¿Cómo debemos afrontar nuestra acción en Facebook  con un mínimo de dignidad y pragmatismo?No es un reto especialmente dificultoso, aunque si requiere tiempo, atención y destrezas específicas de comunicación. ¡Ah! Y por supuesto, tener claros cuáles son nuestros objetivos y el público al que nos dirigimos.

Efectivamente, convertir nuestro perfil o nuestra página profesional de Facebook no tiene que ser un desafío inasumible, pero si es necesario que seas un poco minucioso y te lo tomes en serio. Tú mismo debes elegir si para ti Facebook es una red solo de ocio, diversión, vacaciones, amistad más o menos informal, juergas de finde, hedonismo y disfrute vital o, por el contrario, un aliado en la defensa de tus aspiraciones profesionales a medio y largo plazo. Al fin y al cabo, solo se trata de utilizar esta red para un fin u otro: bien como herramienta de comunicación profesional o bien como ‘altavoz para el compadreo’. Tú decides…

Pautas

Si te inclinas por conferir a Facebook un uso profesional, vamos a facilitarte una serie de sencillas pautas de actuación que te servirán para construir mensajes profesionales más ajustados a tus propósitos:

  1. No mezcles en exceso contenidos personales y profesionales. Está bien que publiques alguna foto decorosa de tus vacaciones, pero no hay ninguna necesidad de airear noches desenfrenadas de jolgorio y algarabía. Eso no va a beneficiarte en nada —del verbo nada—. Es bueno humanizar un poco tu perfil en Facebook con el reflejo de actividades sencillas y cotidianas, pero no te pases…
  2. Piensa en tu audiencia. Háblales de ‘tú’. Comparte mensajes que les resulten interesantes. No seas vanidoso, ni egocéntrico, ni narcisista contando solo cosas de ti mismo y de tu descomunal talento.
  3. Comparte noticias y contenidos de interés de actualidad y acompáñalos de preguntas abiertas que inviten a participar, dialogar y debatir.
  4. Usa y abusa de los contenidos audiovisuales profesionales y de actualidad. Ya sabes, vídeos, imágenes, fotos, álbumes o infografías. Intenta siempre ‘colgar’ los archivos de vídeo directamente, no te conformes con publicar un link. Los vídeos subidos directamente a Facebook multiplican por 15 el alcance, respecto a los links de vídeos mondos y lirondos.
  5. Trata que tus mensajes técnicos y profesionales sean siempre de rabiosa actualidad, virales, interesantes y con gancho. Pero que no parezcas un catedrático emérito de La Sorbona, esfuérzate en mantener un tono serio, pero también coloquial, cercano y amable.
  6. Intenta que tus mensajes sean gratos, constructivos y positivos. No abuses de las malas noticias o de los sucesos, ya que Facebook no es el mejor lugar para ganar simpatías compartiendo tragedias o dramas.
  7. Procura ser generoso con tu audiencia. No seas ‘tacaño’ a la hora de compartir contenidos ajenos, publicar comentarios en otros perfiles o páginas o clicar en ‘Me gusta’.
  8. Cuando publiques un link, modifica y mejora el texto de los titulares y de la entradilla. Incluso reemplaza la fotografía que aparece por defecto por otra más atractiva. Pon parte de ti a la hora de compartir contenidos profesionales relevantes y útiles para tu audiencia.
  9. Sobre todo genera conversación. Habla con tu audiencia, comenta, agradece, debate, asiente y discrepa con las empresas y personas que puedan acompañarte o ayudarte en tu futura progresión profesional y/o empresarial.

Pin It on Pinterest