Monthly Archives

marzo 2016

Secretos de Phantom III, el nuevo Dios de Internet

By | Actualidad | No Comments

¿Sabes qué es Phantom III? Si tu profesión está relacionada con el marketing, el periodismo, la publicidad o la comunicación, lo normal es que te suene de algo, aunque son muy pocos los privilegiados que están al tanto de sus misteriosos entresijos.

Para empezar, vamos a decirte que Phantom III no es un modelo de avión de combate, ni un personaje de la VII entrega de Star Wars, ni una marca de perfume pijo, ni el nombre de una nueva banda de música indie. Tampoco es una formación política emergente, ni tan siquiera un modelo de maquinilla de afeitar de esas que tienen muchas cuchillas abigarradas.

Phantom III es el nuevo Dios de Internet, algo así como el ser superior místico y desconocido que regirá nuestro trabajo y nuestra vida en Internet durante los próximos meses. En otras palabras, Phantom III es una parte importante del renovado algoritmo de Google, ya operativo desde hace unas pocas semanas. No es el nuevo algoritmo en sí mismo, pero si una actualización de considerable enjundia.

Como sabes de sobra, los comunicadores hace ya tiempo que dejamos de escribir pensando en nuestros lectores y concentramos todo nuestro esfuerzo en escribir para los buscadores, con Google como destacado protagonista. Si tu trabajo no logra gustarle a Google, no conseguirás que convenza a casi nadie. Por ello, debes observar ciega obediencia al algoritmo de Google reinante, aunque se trate de un ente misterioso, confuso, cambiante y bastante poco conocido.

No vamos a intentar engañarte, no somos gurús de Phantom III de la misma forma en la que también ignoramos los tres misterios de la Virgen de Fátima. ¡Qué más quisiéramos! Lo que si podemos hacer es contarte algunos nuevos aspectos de Phantom III que te resultarán de utilidad en tu trabajo de generar contenidos en Internet. ¿Cómo es Phantom III? te describiremos algunos de sus secretos, aunque no te emociones en exceso, ya que no los conocemos todos, ni mucho menos:

  1. Contenidos de calidad

No es un tópico, es una novedad. Ahora Google mejorará tu posicionamiento si creas respuestas con poder y capacidad para responder a las preguntas, interrogantes o dudas de los internautas. Nada de escribir 800 palabras de rollo repollo, a base de repetir keywords por un tubo. Tendrás que concentrarte en responder de forma útil y clara a las inquietudes o demandas de información de tu target.

  1. Olvida los textos largos y la creatividad desmedida

El nuevo algoritmo de Google no premiará tu posicionamiento por publicar textos interminables, ni tan siquiera por hacerlo de manera muy original y diferenciada. Limítate a ‘dar servicio’ a tus posibles lectores y procura contestar eficientemente a los interrogantes más usuales que los usuarios vuelcan en el buscador. La mayor parte de la gente que usa los buscadores trata de encontrar respuestas claras y precisas a sus necesidades cotidianas, nada de juegos florales o lírica grandilocuente.

  1. El contenido duplicado no penaliza

Cuando edites nuevos contenidos en la Web no importa que sea duplicado siempre que resulte útil y sirva para resolver dudas o curiosidades de los clientes finales. Por ejemplo, podemos duplicar la información técnica de un procedimiento profesional o la letra de una canción. No se trata de ‘fusilar’ o plagiar textos al pie de la letra, pero si está permitido utilizar información útil capturada en otros sites.

  1. Los sites corporativos tienen prioridad

Este punto es un poco más complejo de entender. Ahora Google comienza a posicionar más favorablemente la información de un producto o servicio publicada en la Web original de su empresa u organización. Por ejemplo, estamos acostumbrados a encontrar en Google la información sobre hoteles, bancos, restaurantes o seguros en comparadores o portales de distribución. Sin embargo, en lo sucesivo posicionarán mejor las propias Webs de estos establecimientos o empresas, por delante de portales generalistas de comercialización online.

Y esto solo son algunas breves pinceladas, porque los secretos de Phantom III y de los algoritmos de Google siempre han sido y serán inescrutables…

Un amigo de un amigo encontró empleo en LinkedIn

By | Sin categoría, wellcomm-headhunting | One Comment

Es cierto. Todos —o casi todos— coincidimos en que LinkedIn es la red social crítica para encontrar empleo, crecer profesionalmente, establecer contactos laborales valiosos, hacer negocios o simplemente practicar el autobombo más fantasmagórico.

Si eres un profesional, un emprendedor más o menos normalito o incluso un empresario aventajado, tus horizontes profesionales te exigen que tengas abierto un perfil en LinkedIn, además de mantenerlo actualizado y activo. Es más, tendrás que dedicarle tiempo casi cada día para muy ser visible en esta red y propiciar un encuentro virtual feliz y oportuno, tal vez con un/a headhunter, con un/a business angel o con un/a responsable de recursos humanos dispuesto a premiar, de una vez por todas, tu indudable talento.

Aparentemente, todo puede resultar relativamente fácil si se trata de buscar nuevas y prometedoras oportunidades laborales y profesionales en LinkedIn. Basta con seguir una rutina tenaz o un procedimiento constante y riguroso que conlleva una serie de pasos que no vamos a repetir aquí. Pero como ya sabes, buscar puede no entrañar excesivas dificultades. Encontrar lo que buscas es mucho más difícil, especialmente si se trata de un empleo que mejore tu estatus y te empuje hacia perspectivas esperanzadoras de desarrollo de carrera.

En otras palabras, mantener una presencia visible, constante y activa en LinkedIn es condición necesaria pero no suficiente para que esta red social te depare alguna sorpresa agradable.

Ser un usuario ejemplar de LinkedIn no supone ningún mérito modélico. Sin embargo, estar fuera de LinkedIn si es un flagrante demérito, al menos para un gran número de tipologías profesionales, entre las que se incluyen los periodistas, publicistas, diseñadores, comunicadores, marketeros y similares.

Con profundo pesar, tenemos que decirte que en LinkedIn y en el mercado laboral, en general, hay demasiados pájaros y muy poco trigo.

Por si todo ello fuera poco, no nos queda otra que prevenirte contra el extendido timo del falso headhunter o cazatalentos de pacotilla. Sí, te hablamos de personas que se escudan bajo perfiles ‘fakes’ de distinguidos y reputados headhunters farsantes a la búsqueda del talento emergente, que contactan contigo con promesas de empleos envidiables o negocios rápidos y suculentos.

No vamos a aconsejarte que desconfíes de todos los que te ofrezcan algo, pero si queremos subrayar la necesidad de ser prudentes. No te dejes llevar alegremente por quienes te piden dinero por participar en un proceso selectivo o por aquellos otros que reclaman, por las buenas todos tus datos personales. Escucha a todos a través de la red, pero intenta cerciorarte de su verdadera identidad. Googlealos, busca sus datos en la red, echa un vistazo al historial de su perfil, pero no te entregues incondicionalmente al primero que aparezca con promesas de cuento de hadas.

Las ofertas creíbles reclaman siempre cumplir los requisitos de un perfil. Las propuestas dudosas solo buscan conseguir tus datos personales y/o tu dinero, aunque se trate de pequeñas cantidades.

LinkedIn es hoy una herramienta casi imprescindible para quienes se desempeñan o pretenden formar parte del mercado laboral, pero también es un fiel reflejo del mundo real, con sus pícaros, listillos, vividores, estafadores, timadores, ingenuos, incautos, pardillos, crédulos, etc. Y también profesionales y empresas de todo tipo, por supuesto.

Parafraseando a Joan Manuel Serrat, tendríamos que confesarte que ‘Uno de mi calle me ha dicho que tiene un amigo que dice conocer un tipo que un día encontró empleo en LinkedIn’. Tal vez algún día te toque a ti.

Pin It on Pinterest