Monthly Archives

noviembre 2015

Peeple, una nueva red social abierta al mobbing

By | Actualidad, RRSS | One Comment

Sabemos que ya estás más o menos habituado a utilizar la red social LinkedIn para buscar empleo o para poner en valor tu trayectoria profesional de cara a futuras oportunidades laborales o empresariales. Con sus defectos y sus virtudes, tu presencia en LinkedIn te hace sentir seguro y con la visibilidad que necesitas ante posibles empleadores, headhunters, nethunters, clientes o incluso partners de negocio. Al menos, con LinkedIn tienes la tranquilidad de estar a salvo de críticas interesadas, descalificaciones malintencionadas, agresiones verbales, calumnias o ciberacoso profesional, gracias a sus opciones para moderar las recomendaciones o comentarios que de ti se formulan en esta red.

En lo sucesivo, algo puede comenzar a cambiar dentro de las redes sociales profesionales en los reseñados aspectos, especialmente si consigue abrirse paso una nueva red social de reciente aparición, bajo la denominación de Peeple. Inicialmente, Peeple irrumpe en el mercado solo en formato app para dispositivos móviles.

¿Cuál es la propuesta innovadora de Peeple en el marco de los Social Media? Peeple apuesta por permitir libremente que se critique y califique a las personas con total libertad, ya se trate de valoraciones positivas o negativas, sean estas plenamente elogiosas o despiadadamente destructivas. Además, el usuario que sea objeto o víctima de improperios o exabruptos, en ningún caso podrá borrarlos, pero si tendrá la posibilidad de replicarlos o recibir el apoyo o desmentido de otras personas con cuentas en la red.

La limitación inicial que Peeple ha acotado consiste en que los usuarios que no tengan cuenta en Peeple, asociada a su número de móvil solo podrán recibir valoraciones positivas, ya que no tendrán la oportunidad de defenderse si no forman parte de esta red. Por otra parte, también se advierte que Peeple borrará aquellos comentarios negativos, siempre en el caso en el que el usuario afectado sea capaz de demostrar con solidez que se trata de injurias o falsedades.

Peeple permite evaluar a las personas en tres aspectos o escalas diferenciadas, personal, profesional y ‘romántica’. En principio, sus contenidos no serán indexados por Google u otros buscadores, pero si podrán compartirse en otras redes sociales populares como Facebook y Meetic. De esta forma, los datos publicados en Peeple si podrían influir indirectamente sobre tu reputación digital o sobre tu marca profesional online.

Puede decirse que Peeple aspira a convertirse en una especie de Tripadvisor en el que se evaluarán personas en lugar de hoteles, según confiesan sus impulsoras, Julia Cordray y Nicole McCulough. Si en Tripadvisor cualquiera puede decir que su habitación de hotel estaba llena de cucarachas o que el recepcionista se comportó contigo como un pandillero cani, desarrapado y suburbial, imagínate lo que podrán publicar de ti las personas con las que no tienes buena sintonía y aquellos compañeros, patronos, colegas o jefes con los que dejaste por el camino ‘cuentas pendientes’.

¿Te imaginas las barbaridades y el daño indiscriminado que pueden hacerte en Peeple los trolls compulsivos similares a los que ya invaden millones de timelines de Twitter?

Aún la continuidad de Peeple estará sujeta a la captación de nuevos inversores, pero si esta insólita red social triunfa, es posible que el mercado de los social media pueda experimentar cambios poco alentadores, con una nueva vía abierta para el mobbing y el ciberacoso. Si esto sucede, los abogados van a tener mucho trabajo.

7 disparates vergonzosos que debes evitar en LinkedIn

By | Actualidad, LinkedIn | 2 Comments

Seguro que ya comienzas a aceptar que la red social LinkedIn está reemplazando a los currículos tradicionales, cartas de presentación e incluso a aquellas viejas cartas de recomendación o certificaciones de méritos que utilizábamos hace algunos años para buscar empleo o mejorar nuestras expectativas laborales. No obstante, aún queda tiempo para que esto suceda al cien por cien —posiblemente eso no llegue a ocurrir nunca— y somos muchos los profesionales que andamos un poco confusos sin acabar de dilucidar cómo debemos comportarnos en LinkedIn para acercarnos a nuestros objetivos y no meter la pata miserablemente. Como solía decirse antaño ‘el infierno está lleno de buenas intenciones’ y a ello habría que agregar que ‘las colas del paro también están llenas de buenos propósitos y de mucho talento’.

Por ejemplo, uno de los gestos más usuales y necesarios en LinkedIn es el de establecer nuevos contactos, con el consabido mensaje de ‘Me gustaría añadirte a mi red profesional en LinkedIn’. Es una acción natural que no está ‘mal vista’ en absoluto, aunque estés solicitando contactar con un perfecto desconocido, con presuntas influencias para facilitarte nuevas oportunidades. ¿Te imaginas qué pasaría si trataras de hacer lo mismo en la vida real?

Vas a la sede de tu empresa favorita, irrumpes en el despacho de algún directivo, CEO, preboste, o ‘baranda’ y le susurras al oído: ‘Me gustaría añadirte a mi red profesional’. Podemos aventurar que semejante estrategia no te depararía nada positivo.

Obviamente, las redes sociales no son una réplica exacta y literal del mercado de trabajo y ello nos lleva a hacer más de un disparate que en nada beneficiará a nuestra carrera o a nuestro negocio. Solo hay que darse una vueltecita por LinkedIn para detectar conductas embarazosas y desatinos más o menos vergonzantes.

Repasemos algunas de las pifias más usuales de quienes buscan trabajo a través de LinkedIn:

  1. Solicitar contacto con una persona desconocida y a las pocas horas de aceptarte mendigarle un puesto de trabajo con el único argumento de estar ‘en búsqueda activa de empleo’. Ciertamente patético,
  2. Solicitar contacto online con una persona desconocida bien posicionada y al poco rato validarle todas sus aptitudes profesionales para caerle bien o ‘darle coba’. Más ridículo aún que el punto anterior.
  3. Pedir contacto a alguien en LinkedIn y no esperar casi ni un día para tratar de venderle algún servicio o producto, de forma indiscriminada. Esto es spam puro y duro, sin más. Si me lo haces a mí, te borraré sin compasión alguna.
  4. Clicar masivamente ‘Me gusta’ en las actualizaciones de todos tus contactos influyentes, sin dejar comentario alguno ni aplicar criterios selectivos con contenidos o personas.
  5. Entrar en grupos de cualquier sector o especialización de LinkedIn para hacerte notar y que se fijen en ti. Ingresa solo en los grupos directamente relacionados con tu actividad o con tu horizonte profesional.
  6. Insertar en tu cuenta constantes actualizaciones de contenido ajeno o tomadas de la red. Intenta también aplicar algún criterio o estrategia diferenciadora, ya que esta es otra forma de bombardear a tus contactos con spam de ‘destrucción masiva’. Con ello solo conseguirás que te ignoren o te eliminen ¡y mira que los de LinkedIn ponen complicado lo de borrar contactos de tu cuenta!
  7. Solicitar contacto casi simultáneo a varias o incluso muchas personas de una misma empresa. Con este tipo de acciones parecerá que estás desesperado o que eres un acosador compulsivo. Créeme, eso provoca una impresión nefasta.

Pin It on Pinterest