Monthly Archives

septiembre 2015

6 consejos para emprendedores pecadores

By | Actualidad | No Comments

Si quisiéramos reunir todas las monografías, artículos más o menos técnicos y libros de autoayuda que se han publicado dirigidos a los emprendedores de la última década, posiblemente necesitaríamos catorce pirámides de Keops para poder archivar todos los libros. Y seguro que no nos sobraría espacio. Ni un centímetro cúbico. Por suerte, no es esa nuestra vocación, ya que preferimos ser más selectivos y conservar en nuestro eBook reader solo aquellas publicaciones con poder para aportarnos experiencias de éxito y de fracaso; aciertos y errores; en definitiva, ideas positivas o negativas con capacidad para orientar nuestra acción y ayudarnos a confeccionar una hoja de ruta útil para gestionar el lanzamiento de ese proyecto de emprendimiento al que llevamos ya algún tiempo ‘dando vueltas’.

De entre toda la prosopopeya y las incontables ideas lanzadas respecto al emprendimiento en tiempos dominados por la economía digital, hoy queremos destacar algunas interesantes pinceladas prácticas publicadas el pasado año en ‘The Alliance: Managing Talent in the Networked Age Hardcover’, original de Reid Hoffman —CEO de LinkedIn—, Ben Casnocha y Chris Yeh. Vamos a parafrasear y extraer de esta obra una serie de consejos, sencillos y útiles en la práctica, para posibles emprendedores emergentes. Por supuesto, según nuestra propia interpretación:

  1. Tienes que ser diferente. Intenta desarrollar algo que no esté haciendo tu competencia. Propuestas nuevas, disruptivas y con capacidad para seducir a tu mercado y satisfacer sus deseos.
  1. Esfuerzo, sacrificio y abnegación. Si te van mal las cosas, tendrás que sudar plomo fundido para salir adelante. Si, por el contrario, te va bien en tu proyecto y comienzas a tener éxito, tendrás que esforzarte quince veces más. Y tal vez nos quedemos cortos.
  1. Intenta ser simultáneamente el más optimista y el más pesimista. No, no te estamos pidiendo que adoptes una actitud incoherente o contradictoria, pero si que planifiques para el mejor escenario futuro posible y también para el peor. A corto, medio y largo plazo. Tienes que tratar de imaginar que te va a ir ‘de cine’, pero también que puedes pasar más dificultades en los negocios que un Casino de Sheldon Adelson en la República Islámica de Irán. No pienses solo en éxitos o fracasos en términos épicos o grandilocuentes. Piensa en el día a día de las cosas que tendrás que hacer y las decisiones que tendrás que adoptar en cada caso.
  1. Haz crecer tu red de Networking. Potencia tu presencia en redes sociales. Recuerda que en algún lugar de este ecosistema se mueven tus clientes pasados presentes y futuros; tus posibles proveedores; tus business angels o personas dispuestas a apoyar financieramente tu proyecto; tus partners, tus colaboradores, tus prescriptores, tus consejeros, tus modelos a seguir, etc. También allí encontrarás multitud de ideas y consejos que pueden resultarte útiles.
  1. Rodéate de colaboradores que crean en tu proyecto, pero que también sean capaces de criticarlo con dureza constructiva, en los buenos y en los malos momentos. Tienes que conseguir un equipo honesto en el que impere la confianza, la credibilidad y la emoción por hacer las cosas cada día mejor.
  1. Flexibilidad y creatividad. Este es el consejo o norma más importante de todas. Olvídate de cada una de las reglas anteriores cada vez que tú mismo o tu propio círculo de confianza lo considere necesario. Rompe de vez en cuando las leyes precedentemente citadas o, de lo contrario, te verás expuesto a la ley de la gravedad, que esa si que es imposible de vencer. Si te despistas, ‘te caes al vacío’, ‘te la pegas’, si o si.

Un emprendedor digital innovador ha de ser siempre un ‘gran pecador’ respecto de la ortodoxia al uso, aunque ello no le exima de contar con su propio cuaderno de bitácora, en constante evolución.

Ofertas de empleo, headhunters y alimañas despiadadas

By | Actualidad | No Comments

Vivimos tiempos en los que las ofertas de empleo en los sectores de la comunicación, el periodismo, el marketing o la publicidad son descorazonadoras casi para cualquier perfil profesional que persiga un puesto de trabajo medianamente estable. Ante tal horizonte, tal vez la actitud más adecuada no sea recrearnos en las miserias e incertidumbres ya conocidas desde hace tiempo.

Los lamentos, los sollozos o la pasividad nunca han llevado a nadie al éxito, pero si pueden servir para marcar un antes y un después que nos empuje a poner en marcha nuevos procedimientos de búsqueda de empleo por cuenta ajena. La innovación en nuestros hábitos también puede sernos útil para cambiar la visión y atrevernos a probar experimentos alentadores.

Sin caer en un falso optimismo, ni crear vanas expectativas, hoy nos proponemos sugerirte un sencillo consejo que muy bien podrías incorporar a tus acciones y estrategias, si te encuentras ante el duro reto de abandonar el ostracismo laboral o mejorar tu estatus profesional. Especialmente si ya cuentas con algún bagaje o experiencia dentro del mercado de trabajo.

Por ejemplo, uno de los recursos que pueden ser críticos para crecer es establecer contactos y conexiones online con headhunters que se muevan dentro de tu sector de actividad profesional.

Si logras llamar la atención de un headhunter con tu blog, en LinkedIn o en otra red social profesional, es más que probable que aparezcan nuevas oportunidades en tu trayectoria laboral. Y que estas no tarden en llegar.

Para que un headhunter se fije en ti, no es imprescindible que cuentes con dos décadas de experiencia o que hayas obtenido siete masters ultrapijos y de precio prohibitivo. Lo fundamental es que tu presencia profesional online sea capaz de hacer visibles tus fortalezas y tus potencialidades de aprendizaje o de desarrollo personal y técnico. Tienes que conseguir generar confianza, credibilidad y mostrarte como alguien flexible, con capacidad para aportar valor a equipos de trabajo, proyectos empresariales y organizaciones. Esa es la clave. A poco que seas estructurado, constante, claro y te esfuerces en transmitir tu mejor yo profesional, solo será cuestión de buscar en la red a los headhunters más activos.

Cuando tienes que acudir cada día a un empleo insatisfactorio y mal remunerado o estás en situación de desempleo, a menudo te ves asolado por emociones de impaciencia, ansiedad, insatisfacción o incertidumbre. Lo sabemos. En estos casos, tu impulso natural es el de buscar trabajo ‘a la desesperada’, dando por hecho que lo malo por conocer siempre será mejor que lo pésimo conocido. Por ello, no es raro que te lances sobre cualquier oferta de empleo, sin valorar suficientemente su calidad o las puertas que pueda abrirte. Te apuntas a cualquier propuesta y literalmente ‘disparas indiscriminadamente a todo lo que se mueve’, sin caer en la cuenta de que cualquier realidad personal desesperada siempre puede empeorar. Estamos seguros que esta deriva no es el camino más efectivo.

Desde aquí te proponemos que seas un poco más selectivo y no te comportes como un cazador furtivo de empleo basura o de proyectos laborales espurios. Partiendo de tu particular bagaje de competencias, estudios, experiencias y contactos personales, es conveniente que te marques una meta seria, realista, digna y con proyección de futuro. Intenta trazar tu propia estrategia para alcanzarla con realismo, sin pajaritos en la cabeza, pero tampoco te sobrevalores o te intoxiques de soberbia o vanidad. No parece nada prudente.

Por favor, no te dediques a ‘cazar moscas’ o a ‘capturar cucarachas’ que no te llevarán a ninguna parte. Mejor, asóciate con los cazadores de talento e intenta convencerlos que tú eres la persona que mejor puede satisfacer las expectativas de talento de uno o varios de sus clientes presentes o futuros. Muestra tu mejor imagen profesional, hazte visible y establece conexiones online con consultoras o departamentos de recursos humanos de las empresas que más te interesen. No se trata de hacer autobombo gratuito, sino de trabajar con constancia, dignidad y seriedad tu marca personal profesional. Esto no se logra con palabras grandilocuentes o prosopopeyas altisonantes, sino con criterio y trabajo continuo en la red. Por supuesto, sin olvidarte de ser diferente, no exhibir lo mismo que los demás y sugerir que serás capaz de lograr metas novedosas y retadoras.

Como decía James Baldwin, ten muy presente que por encima del talento están los valores comunes: disciplina, pasión por lo que haces, buena suerte pero, sobre todo, tenacidad y esfuerzo.

Por favor, no caces alimañas despiadadas para que te den trabajo, dedícate a captar la confianza de los cazadores bonancibles, de los headhunters.

¿Pasarían los candidatos a presidir el gobierno por un proceso de selección basado en el talento?

By | Actualidad, Debate | No Comments

¿Y si Albert Rivera, Pablo IglesiasPedro Sanchez, Alberto Garzón o el mismísimo Mariano Rajoy tuvieran que se ser  designados como candidatos a presidir el gobierno tras un proceso de selección llevado a cabo por un especialista en talento?  ¿Qué experiencia, habilidades y competencias deberían tener esos hombres  destinados a afrontar semejante desafío? A apenas unos meses de celebrarse las elecciones generales y ya metidos en precampaña hemos configurado una encuesta muy breve para saber que atributos son los que más perciben los ciudadanos de cada uno de los candidatos y cómo afrontan los retos que tiene este país por delante.

Mientras esperamos esos resultados destacamos algunas claves para la reflexión sobre las habilidades y competencias clave del nuevo liderazgo organizativo:

  • Innovación: saber cómo poner en práctica las ideas creativas de los demás, distinguir  las sugerencias que darán resultado; saber cómo estimular la propuesta de nuevas ideas, comprender e interactuar en el nuevo ecosistema digital.
  • Creatividad: tener la capacidad para generar ideas nuevas y originales y relacionar conceptos aparentemente inconexos.
  • Habilidad para motivar: crear un clima que incentiva a los demás a hacer su trabajo del mejor modo posible; poder motivar a muchos tipos de colaboradores directos y participantes de equipos o proyectos; determinar qué motiva a cada persona y usarlo para obtener lo máximo de ella.
  • Agilidad estratégica: ver el futuro con claridad; poder predecir las consecuencias y tendencias futuras; poseer gran conocimiento y amplia perspectiva.
  • Gestión de la ambigüedad: ser capaz de enfrentarse a los cambios de forma eficaz; poder tomar decisiones y actuar sin contar con toda la información; no alterarse ante situaciones poco concretas; poder controlar las situaciones de riesgo y de incertidumbre.
  • Manejo de la visión y el propósito: poder transmitir la visión de un proyecto o un objetivo de manera que inspire y capte la imaginación de los demás; no quedarse en el presente; crear señales para incitar apoyo en torno a su visión; lograr que todos puedan captar su visión; ser capaz de inspirar y motivar a unidades u organizaciones enteras.
  • Construcción de equipos efectivos de trabajo: agrupar a las personas en equipos de trabajo cuando la situación lo requiera; saber inculcar buen ánimo y espíritu en el equipo; promover el diálogo abierto, franco; permitir hacerse responsables de su trabajo; hacer que todos se sientan parte del equipo.
  • Capacidad de comunicación: comprender que la comunicación es la clave para la motivación y la credibilidad. Expresarse correctamente en varios idiomas.
  • Habilidad de negociación: ser capaz de solucionar divergencias con discreción; poder obtener concesiones sin dañar las relaciones; ser una persona directa, enérgica y diplomática a la vez; obtener rápidamente la confianza de los demás; saber cuándo es el momento oportuno de hacer las cosas.

Por último y en palabras de un buen amigo, especialista en coaching para políticos, el líder del futuro deberá ser capaz de trabajar sus habilidades de liderazgo emocional, lo que le ayudará a conectar con los ciudadanos; desarrollará la coherencia entre la persona y el personaje público que representa y profundizará en los mecanismos que generan confianza social.

¿Cuántos de los candidatos a presidir el gobierno superarían la primera fase de un proceso de selección? Ahí lo dejo…

Enlace a la encuesta

 

Pin It on Pinterest