Monthly Archives

octubre 2013

II Informe de salarios de la comunicación: nuevos y complejos desafíos para el sector

By | Actualidad, Informes salarios | 3 Comments

Los salarios de los profesionales de la comunicación caen un 2,7% desde 2012

Con carácter general, las conclusiones de este trabajo describen un panorama que continúa siendo poco alentador para los profesionales del marketing y de la comunicación en nuestro país, aunque contribuyen a esclarecer los principales retos y puntos clave que suscitan mayor preocupación en el sector.

Este II Informe wellcomm 2013 es el resultado de una encuesta realizada entre los meses de julio y septiembre de 2013 a más de 500 profesionales de comunicación, marketing, publicidad y periodismo, que desarrollan su actividad en agencias y consultoras de comunicación (38%), en departamentos de comunicación de empresas (33%), en medios de comunicación (13%), y en departamentos de marketing y publicidad (11%), entre otros.

A primera vista, tal vez el dato más llamativo sea el descenso que han experimentado las retribuciones de este colectivo desde el pasado ejercicio 2012, que se cifra en un promedio del 2,7% y se sitúan ahora en torno a los 31.770 euros brutos anuales.

No obstante, el contenido del informe subraya con especial énfasis el pesimismo y el descontento con el que viven la situación actual y perciben el futuro quienes desarrollan su actividad laboral dentro de este ámbito. Según las respuestas recogidas en la encuesta, quedan claros tres factores de peso que lastran la motivación y la deseable satisfacción de los profesionales de la comunicación, que se concentran en la falta de perspectivas de desarrollo profesional, la ausencia de un plan de carrera y la poca definición de sus funciones.

Respecto a los aspectos más relevantes desvelados por el II Informe wellcomm de salarios de la comunicación 2013, hemos  confirmado que el profesional de la comunicación ha visto cómo su labor ha perdido la capacidad de influencia y control sobre el poder, hasta el extremo de crear un sentimiento de desencanto y resignación, que afecta a la autoestima y confianza del profesional, y que se refleja además en la percepción social de la profesión, la segunda menos valorada en España según el CIS.

Siguiendo los datos del Informe, si consideramos un ranking salarial del sector en nuestro país, los profesionales en departamentos de comunicación de empresas son los mejor retribuidos y los de medios de comunicación y los autónomos son los peor remunerados.

En lo que concierne al perfil sectorial tipo, se constatan muy escasos cambios con relación al Informe del pasado año, ya que se hace referencia a mujeres, de entre 30 y 40 años, con más de 8 años de experiencia y con un sueldo ‘mileurista’.Por el contrario, si se han evidenciado cambios que reducen la brecha salarial entre hombres y mujeres, no tanto por el incremento de la retribución femenina, si no por la caída en los salarios masculinos. Este diferencial se ha visto recortado en un 27%. De media, los hombres cobran en 2013 6.700 euros anuales más que las mujeres, frente a los 9.190 euros/año de diferencia registrados en 2012.

Como conclusión final de este II Informe wellcomm de salarios de la comunicación 2013, bien valen las palabras de Rosa Matías en las que ha recalcado que ‘el sector atraviesa un momento crucial en el que se identifican como principales desafíos el de reivindicar su rol de influencia en las empresas y en la sociedad, y el de delimitar las categorías profesionales y definir sus competencias y funciones dentro de las organizaciones.’

También puedes descargarte la nota de prensa.

13 consejos para encontrar trabajo en Twitter

By | Actualidad | 5 Comments

Si eres un profesional de la comunicación, es más que probable que tengas tu propia cuenta personal en Twitter y hagas uso cotidiano de ella con propósitos de ocio, entretenimiento, comunicación o incluso con el fin de lograr tus ansiados objetivos profesionales.

Como ya conoces, Twitter, al que igual que otras redes sociales, puede resultarte tremendamente útil para encontrar trabajo o impulsar tu carrera profesional. No obstante, la exposición pública y continua de tu perfil y de tus aportaciones ante miles de expertos y empresas puede convertirse en un arma de doble filo, que requiere de un trabajo planificado y minucioso.

Como ya ha ocurrido en múltiples precedentes, más o menos públicos, Twitter tiene el poder para arruinar tu reputación online con solo ciento cuarenta caracteres, o bien generarte una excelente imagen, si eres tenaz, riguroso y te tomas en serio tu estrategia de búsqueda activa de empleo.

Por mucho que se diga, en el sector del marketing y de la comunicación tampoco existen los milagros ni los prodigios repentinos, pero tu cuenta de Twitter posee todo el potencial para ser una parte importante de tu estrategia de búsqueda de trabajo y de progresión de tu carrera profesional. Para ello, nos permitiremos proporcionarte una serie de indicaciones básicas:

  1. Twitter es importante, pero no lo es todo. Además de tu cuenta personal en la popular red de microblogging, procura también tener alguna presencia en LinkedIn y Google+. Podríamos decir que este es el ‘pack social media’ mínimo para un conocedor del marketing, la publicidad o la comunicación. Obviamente, si puedes añadir cuentas en Flickr, Instagram, Youtube o Facebook, mejor que mejor, aunque no es bueno que intentes abarcar demasiado y que no te quede tiempo para nutrir correctamente tu presencia en medios sociales.
  1. Valora la posibilidad de lanzar un blog profesional, cuidado y bien presentado. Publica tus propios artículos y procura que sean de temas candentes y de actualidad dentro de tu sector de actividad. Recuerda que tus textos deberán ser originales, únicos, amenos, atractivos y relevantes para tu potencial audiencia. Con un artículo semanal será suficiente. No olvides compartir y comentar los links de tus posts con tus seguidores de Twitter.
  1. Intenta conseguir seguidores para tu cuenta profesional en Twitter, con máxima prioridad para empresas y profesionales del marketing y la comunicación. También pueden ser interesantes compañías significativas de otros ámbitos si tu especialidad es la comunicación en salud, las finanzas o la tecnología
  1. Cuida la imagen y el contenido de tu perfil. Se trata de lograr que te refleje fielmente, sea atractivo y genere confianza profesional. Huye de los excesos y de la extravagancia en la imagen gráfica y en el breve texto que te describe. Incluye la dirección de tu blog profesional.
  1. Tuitea links y contenidos de interés para tu ‘público objetivo’, que guarden alguna relación clara con tus intereses profesionales y con la actualidad de tu sector. Intenta que tus tweets no excedan de los 110 ó 120 caracteres, para facilitar los RT o posibles comentarios que otros usuarios incluyan en sus respuestas a tus aportaciones.
  1. Capta followers con base en la calidad y el interés de los contenidos de tus tweets, nunca en la reiteración ni en el ‘acoso’ a otros usuarios profesionales o corporativos. Prioriza siempre la calidad sobre la cantidad de tus seguidores. No olvides seguir a los portales y Webs de referencia en ofertas y demandas de empleo.
  1. Cuida a tus followers. Intenta establecer conversación con ellos. Sé amable. Préstales atención. Responde a sus tweets; mándales DM o hazles RT con comentarios cada vez que tengas ocasión y el tema se preste a ello. Intenta seguir a todos los followers de tu target que te sigan a ti.
  1. Intenta ser prudente en tus aportaciones públicas. No te manifiestes en temas políticos, religiosos, ni en cuestiones polémicas de actualidad que pudieran provocar el rechazo en otros usuarios con opiniones opuestas. No mezcles ‘política’ y trabajo.
  1. No seas llorón. No mendigues un puesto de trabajo o una oportunidad en Twitter. Implorar la compasión no funciona en la búsqueda de empleo, salvo que aparezcas en algún reality show televisivo.
  1. De vez en cuando intenta humanizar tu cuenta de Twitter con aspectos personales, aunque sin perder la moderación. No esta mal que una vez a la semana digas que estás leyendo un libro interesante o que estás haciendo deporte. Pero, por favor, no seas paliza y tortures a tus seguidores con fotos de lo que estás comiendo o anécdotas particulares irrelevantes y carentes de gracia.
  1. No olvides utilizar hashtag y keywords relacionados con tus intereses técnicos para potenciar tu visibilidad segmentada en Twitter.
  1. Rastrea ofertas de empleo sirviéndote de hashtag y búsquedas con palabras claves. Estas palabras claves o hashtag pueden estar relacionados con la denominación del posible puesto de trabajo que buscas o con la ciudad en la que deseas realizar la mencionada búsqueda.
  1. Si no puedes contener tus deseos de tuitear chistes, chascarrillos o trivialidades con tus amigos o familiares, no lo hagas en tu cuenta profesional. Hazlo en otra cuenta independiente que no te identifique por tu nombre y apellidos.

El community manager tiene los días contados

By | Actualidad | 5 Comments

Hace ya algunos años, todos los que desarrollamos nuestra actividad profesional en el sector de la comunicación, del marketing, de la publicidad e incluso del periodismo más tradicional, nos apresuramos a reconocer que la eclosión de las redes sociales no respondía a ninguna moda efímera o fenómeno pasajero. La última década ha servido para que los medios sociales de referencia, Facebook y Twitter, se conviertan en parte de lo hábitos cotidianos globales de usuarios, profesionales y empresas de todos los sectores de actividad, sin restricción alguna.

Desde el Vaticano, pasando por los sindicatos, partidos políticos, sectas y organizaciones terroristas, hasta ‘la ferretería de la esquina’, sin dejar atrás a decenas de millones de internautas anónimos, todos han convertido a las redes sociales en los soportes de comunicación más universales para cualquier uso imaginable. Cada vez resulta más difícil concebir estrategia alguna de marketing, comunicación o branding corporativo o profesional que no tenga en Google +, Youtube, Flickr, Facebook, Twitter o LinkedIn alguno de sus pilares con mayor potencial de difusión.

Pero, tan peregrino resulta ignorar esta realidad instalada en nuestra vida diaria y en el universo de comunicación, como defender que no va a sufrir evolución alguna que altere por completo el uso de las redes sociales por parte de los nuevos perfiles profesionales y renovadas formas de organización del trabajo que los medios de la Web social parecen haber consolidado. Nada es para siempre y la única certidumbre que podemos sostener respecto al futuro es el cambio intenso, profundo y acelerado.

¿Existirá la figura del community manager en las empresas o en las agencias de comunicación dentro de 5 años? ¿Seguiremos hablando de social media strategist a la vuelta de 8 ó 10 años? De momento, no podemos comprar una bola de cristal fiable en Amazon, ni tampoco pujar por un oráculo en eBay pero, a buen seguro, que modelos, procedimientos y conceptos sufrirán notables trasformaciones, tal y como ha venido sucediendo y sucederá.

De la manera como se concibe hoy la función del community manager dentro de las empresas no parece que tenga ningún futuro. En la consideración de un buen número de profesionales y expertos en Social Media y Recursos Humanos, a medida que los nativos digitales se incorporen a los puestos de decisión económica, política, empresarial, etc. no van a necesitar a nadie que dinamice sus comunidades, que lance mensajes o que ‘converse’ en nombre de su empresa en la Web social, ya que los empleados de esas empresas o instituciones estarán perfectamente acostumbrados a interactuar en las redes sociales (o lo que venga) con sus clientes, proveedores, partners o votantes. Parece obvio que ‘la conversación’ ha traspasado el ámbito del marketing o la comunicación y se está extendiendo por todas y cada una de las áreas de gestión de las empresas obligando a los directivos más inteligentes a reconsiderar las estructuras y estrategias de decisión. Aún queda un tiempo para que todo esto ocurra pero es más que probable que se producirá un cambio de paradigma enorme, que afectará al modelo de empresa que hoy tenemos. En este tránsito, el community manager o el social media strategist tendrán un gran papel que desarrollar como ‘evangelizadores’ internos y como portavoces externo en los entornos sociales pero poco más.

A día de hoy las redes sociales no se gestionan; puede que se dinamicen, se monitoricen o se alimenten pero no se controlan ni se puede anticipar el tono o las reacciones ante un determinado tema. ¿Cómo veo yo la comunicación transmutada en “conversación“? Intuyo que el líder de la empresa tendrá que definir los mensajes clave y difundirlos entre su red de aliados. El responsable de Recursos Humanos gestionará su red de clientes internos. El de marketing y ventas se encargará de difundir las ofertas a sus clientes…

Así las cosas cabe preguntarse: ¿Será un Dircom reconvertido el responsable de la estrategia en entornos sociales o será un social media manager? ¿Serán las secretarias las que se encarguen de tuitear por sus jefes e insertar en Foursquare el lugar de la cita para comer o será el community manager, que además se encargará de redactar los discursos para trasladarlos vía hangout? Habrá que ver la evolución de todo esto y estar atento a los cambios. Cientos de profesiones nacerán y morirán en el transcurso de unos pocos años. Mejor no aferrarse a la idea de que el community manager sobrevivirá a toda esta re-evolución. Todavía nos quedan muchos cambios por vivir.

Las ofertas de empleo están en el lado oscuro

By | Recursos Humanos | 2 Comments

Hace muchos, muchos meses que no divisas en el horizonte cercano una oferta de empleo decente a este lado del Atlántico. Pero es cierto que las oportunidades de trabajo existen, muy a pesar de la crisis.

¿Dónde están tales propuestas profesionales? Sabemos que pasas horas y horas delante de la pantalla de tu ordenador, escudriñando la red, buscando la ocasión de participar en un proceso selectivo digno que en algo se acomode a tu perfil. Pero no resulta fácil. Nada fácil, aunque te pases cada día más horas sentado que la estatua de Velázquez delante del Museo del Prado.

Incluso en los momentos más duros, es un hecho que el mercado de trabajo se mueve. Cada día hay nuevos despidos, contrataciones, finalizaciones de contratos, proyectos que empiezan y empresas que inician nuevas actividades. Nos guste o no nos guste, la mayor parte del empleo se mueve en ese lado oscuro, en la cara oculta de las empresas y en los entresijos más recónditos del mercado laboral. Las ofertas de empleo que se publican en portales especializados y en sites análogos son minoría.

Es la realidad. Pero ten cuidado. No nos malinterpretes. No te estamos diciendo que tu única posibilidad de encontrar trabajo te la vayan a proporcionar Darth Vader, Lord Voldemort, Tony Soprano, Falconetti, Vito Corleone, Mauricio Colmenero o la Madrastra de Cenicienta. ¡Ni mucho menos…!

Es incontestable que la mayor parte de las ofertas de empleo real no se publican en ninguna parte.  Muchas empresas tienen ‘miedo a lo desconocido’ y prefieren acudir a los contactos profesionales directos e inmediatos para recabar posibles candidatos. Por ejemplo, es usual que se precise cubrir un puesto de trabajo, perdurable o efímero, y se consulte a empleados de la misma empresa, a proveedores, a clientes,  a antiguos compañeros de estudios o colegas profesionales respecto de posibles aspirantes que sean ‘de fiar’. Se trata del viejo recurso de acudir a círculos cerrados de confianza para incorporar a nuevas personas a una organización, dando por hecho que esta forma de ‘seleccionar’ proporcionará referencias más sólidas y consistentes, al evaluar preferentemente a candidatos indirectamente conocidos o ‘recomendados’. Por desgracia, esta práctica tan española, pone las cosas muy difíciles a los profesionales que no cuentan con una agenda de contactos más o menos voluminosa y suele fallar más que una escopeta de feria en las empresas que lo practican.

¿Para qué nos vamos a tomar la molestia de acudir a una consultora de recursos humanos, un headhunter profesional o tener que revisar internamente centenares de curriculums, realizar entrevistas, efectuar llamadas telefónicas, etc, cuando un amiguete nos lo puede solucionar? Nuestra experiencia es que, en muchos casos, los procesos se alargan injustificadamente o los profesionales “recomendados” acaban fuera de las empresas porque no encajan de ninguna manera.  Hace unos días nos comentaban el caso de una empresa del IBEX 35 que a los 6 meses se tuvo que poner a buscar un nuevo dircom, esta vez si, asesorado por una consultora especializada.

En nuestra cultura, estas prácticas de selección han existido siempre y ni tan siquiera las tecnologías de la información y las comunicaciones han logrado alterarlas en exceso. Como mucho, tal vez parte de ellas se reflejen en las redes sociales, aunque casi siempre con carácter informal. Es cierto que resulta frecuente encontrar propuestas profesionales en Facebook, en Twitter o en LinkedIn, pero ello no implica necesariamente que el proceso selectivo se lleve a cabo con candidaturas presentadas preferentemente a través de estos medios.

Si eres un profesional en tránsito nuestro consejo es que busques tu propio lado oscuro. A buen seguro que cuentas con amigos, ex compañeros o conocidos que confían en ti y que, tal vez, pudieran proporcionarte información sobre  posibles oportunidades profesionales presentes o futuras. Sin duda, esta es la primera tarea importante a realizar por cualquier persona que emprenda un proceso de búsqueda activa de empleo. Algo tan fácil como revisar la agenda de nuestro móvil, repasar notas y documentos; hacer memoria y elaborar un listado de contactos: antiguos compañeros de estudios o trabajo, amigos,  etc. Un básico de networking, vamos.

Pin It on Pinterest