Monthly Archives

septiembre 2013

Sabemos que mientes en tu curriculum

By | Actualidad, Recursos Humanos | 2 Comments

Todos damos por hecho que cualquier curriculum vitae está sometido a intencionados procesos de maquillaje e incluso de cirugía plástica mayor, con el objetivo de mejorar las opciones de éxito en los profesionales que se lanzan a buscar las oportunidades que brinda el mercado de trabajo.

Es innegable que se trata de un entorno en el que casi todo el mundo se despacha con algún que otro mérito exagerado o con alguna falacia profesional sutil en su curriculum vitae, con el objetivo de fortalecer su hipotética empleabilidad.

¿Si todos mienten, por qué no voy a hacerlo yo? ¿Estoy dispuesto a que me rechacen en un proceso selectivo por exceso de honradez? Son reflexiones usuales para quienes tratan de abrirse un hueco entre las ofertas de empleo, ya se trate de perfiles de profesionales junior, senior, técnicos, especialistas, mandos intermedios o directivos.

Como es obvio, no vamos a recomendar a nadie que se sirva de estas prácticas dudosas, ya que todos sabemos que ‘la mentira tiene las patas muy cortas’, aunque también sea evidente que cuenta con garras largas y potencialmente poderosas.

Solo a título informativo, intentaremos ponerte sobre aviso respecto de las mentiras, maquillajes, cirugías y tretas habituales entre quienes tratan de competir contigo en el ámbito de la comunicación, la publicidad, el marketing o el periodismo:

  1. Insertar en el curriculum una foto antigua o retocada. En ocasiones, la diferencia entre la foto y la imagen actual o real del candidato hace imposible que lo reconozcamos.
  2. Decir que tienes nivel avanzado de inglés porque sabes decir ‘a relaxing cup of café con leche in the Plaza Mayor’.
  3. Exagerar desmesuradamente experiencias o responsabilidades. Por ejemplo, decir que trabajaste como Social Media Strategist de una multinacional, cuando solo estuviste unas pocas semanas de becario. O adjudicarte una posición de Dircom cuando solo ejerciste de técnico en comunicación interna. O hablar de experiencia en empresas cuando el trabajo se hizo desde una consultora de comunicación.
  4. Reflejar estudios o titulaciones ficticios o incompletos. Es habitual expresar que se posee una licenciatura en casos en los que no se pudo completar, por distintos motivos. Destacados personajes de la vida pública y de la empresa lo han hecho y han sido pillado in fraganti, aunque no es ahora el momento de recordar sus identidades.
  5.  Inventar experiencias profesionales que nunca existieron. Para lanzar una cortina de humo sobre estas trolas, suele ser útil ubicar este bagaje profesional falso en empresas que ya no existen, por ERES, liquidación, absorción, etc.
  6. Fabular con absoluto descaro respecto de tus destrezas TIC. Recuerda que tener un blog personal amateur de fútbol o recetas de cocina no te convierte en blogger, ni en experto en SEO, ni en técnico SEM. De igual forma, tener un perfil de Facebook para publicar las fotos de tus juergas o para dar la brasa a tus sufridos allegados tampoco hace de ti un avezado Community Manager.
  7.  Dejar volar libremente la imaginación: por ejemplo, constatar que tienes experiencia profesional internacional porque estuviste un mes haciendo unas prácticas en contacto con el Consulado de Portugal en Badajoz.

Ya sabes, toma nota de todo ello, aunque será mejor que trates de moderar tus impulsos fabulatorios a la hora de maquillar el curriculum. No negamos que a muchos le haya salido bien, aunque no deja de ser una práctica que se asemeja a la ruleta rusa.

“Me he sentido acompañado”: Chema Palomares, nuevo dircom de ING Direct

By | Actualidad, Nombramientos | No Comments

José María Palomares, Chema Palomares como todo el mundo le conoce en el sector, acaba de ser nombrado Director de Comunicación, Asuntos Públicos y Responsabilidad Corporativa de ING Direct España. Todo el proceso de este fichaje ha sido llevado a cabo por wellcomm en una de las selecciones más profesionales y trabajadas del año en el sector de la comunicación.  Las claves del éxito: una definición exhaustiva del perfil requerido, la involucración del equipo de dirección en el proceso y una gran complicidad y transparencia con los candidatos. No hemos querido dejar pasar la oportunidad de hablar un poco con Chema sobre el camino recorrido y sobre sus nuevos retos profesionales. Ahí van…

¿Cuáles son los retos que afrontas en esta nueva etapa profesional?

Mi principal reto personal en esta nueva etapa es integrarme en una nueva cultura corporativa muy distinta a las anteriores en las que he vivido. También me toca ponerme al día cuanto antes de las claves de este negocio que es nuevo para mí.

¿Qué valoras más del proceso llevado a cabo por wellcomm en la selección de esta posición?

Yo destacaría el profundo conocimiento de la realidad de la comunicación corporativa y del panorama de esta profesión. Y, por supuesto, el toque humano, un aspecto esencial cuando te enfrentas a un proceso de cambio.

¿Crees recomendable que los procesos de selección en el campo de la comunicación los hagan expertos del sector?

No sé si es imprescindible pero sí muy recomendable. A fin de cuentas nuestra profesión es todavía relativamente nueva y tiene unas características muy singulares. Por tanto, contar con la experiencia de alguien que ha trabajado en el sector desde dentro y que conoce muy bien el contexto es siempre una garantía adicional de éxito tanto para la empresa como para el candidato.

¿Crees que las competencias de un dircom están claras entre los profesionales de la selección de talento?

A veces no sé si nosotros mismos las tenemos claras… Bromas aparte, creo que somos una profesión en constante adaptación.  Nos movemos en un territorio muy amplio y a veces difuso. Yo tengo la sensación de estar constantemente reinventándome. Y claro, eso lo puedes vivir como una grandísima oportunidad, que es como yo lo veo, o como un inconveniente. Imagino que esto mismo le pasará a la mayoría de los profesionales de la selección del talento.

¿Te has sentido seguro y cómodo durante todo el tiempo que ha durado el proceso?

Me he sentido mucho más que cómodo y seguro: me he sentido acompañado. La experiencia ha sido muy enriquecedora y he aprendido muchísimo.

Si te apetece conocer todos los servicios que ofrecemos a empresas y profesionales de la comunicación, pinchando en este enlace puedes descargarte el  Dossier wellcomm 2013

LinkedIn no es la reencarnación de San Pancracio

By | Actualidad, Recursos Humanos | 4 Comments

Cuando hablamos de redes sociales, búsqueda activa de empleo o networking, casi todos los profesionales de la comunicación o del marketing pensamos en LinkedIn como la panacea, como el gran lobby online en el que tenemos que estar presentes y escalar posiciones para mejorar nuestra empleabilidad y contar con mayores y mejores oportunidades laborales o de negocio. A veces, tenemos la falsa impresión de que con el solo hecho de mantenernos activos en Linkedin se nos abrirán los más codiciados santuarios de la empresa y del empleo.

Resulta fácil deducir que cualquier afirmación extrema tiene parte de verdad y parte de mito o de creencia insustancial. Con LinkedIn nos ocurre algo parecido, por su innegable trascendencia y también por la tendencia de muchos a sobrevalorar las potencialidades de cualquier red social aislada, por importante que esta sea.

En primer lugar, queremos dejarte muy claro que resulta enormemente difícil que tu perfil en LinkedIn te proporcione, por sí mismo, un empleo o una oportunidad profesional con calidad y proyección. Efectivamente LinkedIn, al igual que otras redes sociales profesionales o generalistas, no es la reencarnación de San Pancracio, ni la sangre de San Pantaleón, ni el Nirvana, ni el brazo incorrupto de Santa Teresa, ni el Paraíso Celestial, ni una navaja suiza que permita resolver problemas complejos o generar soluciones infalibles, a golpe de tecla. images

Es innegable que LinkedIn es la red social profesional más importante del mundo, con más de 200 millones de usuarios, disponible en 19 idiomas y presente en casi 200 países. Pero nunca puede ser la única herramienta a utilizar dentro de una estrategia online diseñada para la búsqueda proactiva de oportunidades profesionales. Cualquier profesional está obligado a estar presente en LinkedIn y utilizar su perfil y las consiguientes interacciones, de forma estructurada, como un recurso táctico más para conseguir nuestros objetivos.

Expresado con otras palabras, utilizar tu perfil profesional en LinkedIn no es ningún mérito o llave maestra que te abra puertas infranqueables. Por el contrario, permanecer al margen de LinkedIn si puede constituir un gran demérito para cualquier profesional, técnico, directivo o profesional de la comunicación que persiga ampliar y mejorar su capital relacional, de cara a situaciones de desempleo o de ostracismo.

Nuestra presencia en LinkedIn debe formar parte de una estrategia global de marketing online conformada también por otras herramientas y soportes que deberemos seleccionar y utilizar en función de nuestros objetivos, con criterios de personalización. Cada profesional y cada nuevo reto son, por definición, diferentes y la estrategia de búsqueda activa o proactiva de empleo deberá personalizarse y tomar en consideración plazos, objetivos, fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de cada profesional.

Será imprescindible servirnos de Linkedin para nuestros propósitos y aplicar una metodología concreta, pero ello no nos eximirá de utilizar otras redes sociales (Twitter, Xing, Youtube, Flickr, Pinterest, etc.); de instalar y actualizar nuestro propio blog profesional; de utilizar portales o metabuscadores de ofertas y demandas de empleo; de participar en eventos offline; de formarnos en nuevos conocimientos y destrezas o de relanzar nuestra vieja agenda de contactos de trabajo cosechados a lo largo de toda la trayectoria profesional.

Por último, recordarte que LinkedIn requiere de ciertas pautas de actuación que te permitirán captar contactos útiles, utilizar provechosamente los grupos de esta red social, presentar candidaturas en sus ofertas de trabajo o posicionarte respecto de aquellas palabras clave de especial relevancia para propiciar la relación online con las empresas que buscan profesionales como tú. No olvides que Linkedin posee sus propias ‘reglas’ que nada tienen que ver con Twitter, Facebook, Tuenti u otras redes sociales.

Pin It on Pinterest