Monthly Archives

julio 2013

Metabuscadores de empleo, una buena herramienta para encontrar oportunidades profesionales

By | Recursos Humanos | One Comment

Todos los que una o varias veces se han visto en la tesitura de buscar empleo, saben que las oportunidades nunca llegan solas y ello nos obliga a dedicar buena parte de nuestro tiempo a localizar ofertas de trabajo. Por ello, la agilidad y la eficiencia son condiciones críticas que deberán caracterizar cualquier proceso de búsqueda de trabajo. A grandes rasgos, hoy solo contamos con dos fuentes relevantes a las que acudir para encontrar oportunidades profesionales.

La primera de ellas es la propia red de contactos profesionales, integrada por personas que tienen algún grado de confianza en el potencial y en las competencias profesionales del candidato, en virtud de su conocimiento previo. Se trata de profesionales que, en circunstancias concretas, pueden facilitar información o vías preferenciales de acceso a empresas u ofertas de empleo. La red de contactos profesionales, algo que algunos denominan ‘capital relacional’ suele estar conformada por antiguos compañeros de estudios o trabajo, familiares o allegados con algún grado de disponibilidad para actuar como mentores o prescriptores de quien busca un empleo. ¡Ojo!, no estamos hablando de ‘enchufismo’ o ‘amiguismo’, sino de tratar de rentabilizar relaciones previas de confianza personal y profesional.

La segunda fuente para hallar oportunidades profesionales es Internet. Hace algunos años, los escasos portales de empleo existentes eran el único lugar de la red al que acudir a encontrar ofertas. Ahora este universo se ha extendido y diversificado hasta límites insospechados: es posible localizar ofertas de empleo en portales corporativos de las propias empresas ofertantes; redes sociales generalistas o especializadas; Webs de anuncios clasificados; Blogs especializados; portales de escuelas de negocios, asociaciones y colegios profesionales y, sobre todo, en Metabuscadores de empleo.

Por definición, un Metabuscador de empleo rastrea los motores de búsqueda más usados y carece de base de datos propia y, en su lugar, utiliza las de otros buscadores de empleo. De esta forma, con tan solo introducir una o varias palabras clave y la ciudad o país preferente para la búsqueda a realizar, obtendremos un listado de links que incluirá las ofertas de empleo publicadas en los principales sites de la red. Cualquiera de los Metabuscadores de empleo más populares nos mostrará, en pocos segundos, los resultados hallados a partir de cientos y cientos de motores de búsqueda especializados en el mercado de trabajo.

Por ejemplo, si efectuamos una búsqueda en el Metabuscador de Empleo Jobrapido.es, con la palabra clave marketing y acotando la consulta a Madrid, hallaremos links que nos conducirán a cientos y cientos de ofertas, presentadas en orden cronológico inverso y extraídas a partir de un sinfín de Webs especializadas, como Jooble, Experteer, Yaencontre, Jobomas, Michael Page, Perfilempleo, Microsoft, Careerbuilder, Infoempleo, Jobandtalent, Domestika, Universia y muchas, muchas más.

Está claro que los Metabuscadores de empleo propician la realización de búsquedas de puestos de trabajo en toda la red, sin asumir la fatigosa tarea de acudir a cada una de las miles de páginas de empleo que pueden alojar presuntas propuestas profesionales de interés. Ya son muchos los Metabuscadores de Empleo operativos en la red y bastará efectuar una búsqueda en Google para localizar amplios listados de ellos. No obstante, con realizar búsquedas semanales en dos o tres de los principales de ellos, tendremos el acceso abierto a miles de propuestas.

Lo fundamental es saber utilizar los metabuscadores, con el uso adecuado de keywords y longtales. De ahí que quienes inician un proceso de búsqueda de empleo precisen del acompañamiento y las indicaciones de un experto. Los metabuscadores permiten ahorrar mucho tiempo, pero se limitan a buscar entre una dispersa oferta existente. Obviamente, la confusión y la falta de definición de los perfiles existe en el sector de la comunicación y en todos los demás sectores de actividad que han sufrido profundos cambios, fruto de la evolución tecnológica y de la implantación de la sociedad del conocimiento.

En este aspecto, los metabuscadores son motores de búsqueda que indagan en BBDD ajenas y agilizan el trabajo, pero no disponen de herramientas para subsanar esta confusión, que tiene su raíz en la gestión de RRHH de las empresas quienes deben asumir la responsabilidad de afinar la descripción de los perfiles para facilitar la optimización de las búsquedas y la selección de los trabajadores más cualificados para cada puesto.

Retos, desafíos y nostalgias de los profesionales de la comunicación

By | Actualidad, Perfiles mas demandados | No Comments

De forma profunda y acelerada la última década ha transformado por completo el mercado de la información. La comunicación digital se ha instalado con fuerza en la casi totalidad de escenarios empresariales, institucionales y sociales, hasta el extremo de dejar ‘fuera de juego’ a una ingente legión de profesionales del marketing, de la publicidad, o del periodismo, en general.

Mientras muchos perdieron su empleo, otros se topan con notables dificultades para acceder a nuevas oportunidades, con una mínima dosis de dignidad laboral en el horizonte a corto, medio o largo plazo. Ha llegado el momento de aceptar estos cambios e incorporarnos a nuevas tendencias de mercado, caracterizadas por innovaciones impredecibles y por la diaria convivencia con el vértigo. Solo tenemos que mirar a nuestro alrededor para verificar que ya la información no se consume, ni se intercambia de la misma manera, ni en los mismos momentos, ni con la misma intensidad que hace unos pocos años.

Esta poderosa corriente digital ha logrado convertir casi en nostálgicos recuerdos un buen puñado de realidades que, hasta hace un tiempo, nos parecían inmutables dentro del viejo círculo de la empresa, el marketing y la comunicación. Se trata de imágenes descoloridas que han pasado o están pasando a formar parte de un mundo un tanto vintage, cada vez más alejado del éxito o de la mera supervivencia: el consumo masivo de prensa escrita impresa; las agencias de viajes tradicionales; los buzones de correo postal; las cabinas telefónicas; las tiendas de discos; los voluminosos diccionarios enciclopédicos que no faltaban en ningún hogar; las guías telefónicas; las guías de hoteles; los videoclubes; los carretes de fotos; los semanarios impresos de anuncios clasificados y una inacabable relación de situaciones e interacciones transformadas por este irreversible cambio de época.

¿Cómo sobrevivir y crecer en este panorama convulso? No hay fórmulas mágicas. Solo trabajo, tenacidad, actitud, actualización y formación para adaptarse a lo que nos ha llegado y a todo lo que queda por venir.

Siguiendo a Marta Perlado, en su trabajo ‘Nuevas oportunidades en la comunicación digital: nuevos perfiles y competencias’, a día de hoy, algunos de los profesionales más demandados en el ámbito del marketing, la comunicación y la publicidad son los siguientes:

Sin embargo creemos que lo más interesante es la  lista de habilidades personales necesarias para afrontar lo que  la profesora Perlado llama el “nuevo ciclo”:

  • Capacidad de adaptación a nuevas situaciones. Flexibilidad
  • Capacidad para asumir riesgos y tomar decisiones
  • Proactividad. Iniciativa personal. Espíritu emprendedor
  •  Habilidad en las relaciones interpersonales
  • Capacidad para trabajar en equipo
  • Capacidad de organización y planificación
  • Capacidad analítica
  • Habilidades comunicativas (orales y escritas)
  • Inquietud y curiosidad
  • Trabajar en un contexto internacional (el dominio del inglés es básico e incuestionable)

La gran ventaja que nos depara esta nueva realidad, tiene que ver con que ahora los profesionales de la comunicación tienen la opción de encontrar oportunidades en la práctica totalidad de los sectores de actividad empresarial si son capaces de superar las barreras de entrada relacionadas con sus propias competencias profesionales. Ya se sabe, toda cambio genera crisis y toda crisis lleva implícitos nuevos desafíos y oportunidades para tomar el control de nuestro futuro profesional. El primer reto es aceptar la realidad y encarar con determinación todo el consiguiente esfuerzo de adaptación y actualización.

Pin It on Pinterest