Adultos felices, niños esclavos

By 16/04/2012Actualidad, Hoy

Perdonadme el dogmatismo del título pero hay días que uno se levanta con conciencia. Me disponía a escribir un post –otro- sobre el Congreso de la Felicidad y alguna de sus enseñanzas cuando, leyendo los periódicos del día, me encuentro con que hoy es el Día Mundial contra la Esclavitud infantil. Para superar mi esquizofrenia, me propongo trasladaros las ideas que me sugieren ambos acontecimientos en palabras de algunos de sus protagonistas.

Manifiesto contra la esclavitud infantil en las redes sociales

Los firmantes de este manifiesto recordamos los padecimientos que millones de niños sufren a diario en un mundo cada vez mas bipolarizado por cuestiones económicas. En un mundo donde la pobreza y la marginalidad asociada a la misma, lejos de retroceder, ganan terreno cada día. Un mundo que nos horroriza para nuestros hijos pero que vemos, sin ver, con absoluta indolencia, para los otros hijos olvidados. Niños también. Niños desfavorecidos, niños pobres, niños enfermos, niños hambrientos, niños explotados, niños esclavos. Niños huérfanos con millones de padres. Niños que morirán abandonados con la desolación añadida de que nosotros, sus padres, ciudadanos del primer mundo miramos hacia otro lado. Niños que sólo han conocido el hambre, la enfermedad y la esclavitud…

Más información sobre el manifiesto y la campaña en Actuable

Aquí os podéis descargar la “Hoja de ruta para lograr la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para 2016” el documento resultante de la Conferencia mundial sobre trabajo infantil de La Haya celebrado en 2010

Congreso de la Felicidad

Sor Lucía Caram nació en 1966 en Tucumán (Argentina) y reside en España desde 1989, ahora en el convento de Santa Clara (Manresa).

—¿Dónde está el secreto de la felicidad?

—Creo que son fundamentales dos movimientos. Uno, el ser capaces de hacer un camino de retorno al propio corazón, reconciliarnos con nosotros mismos, descubrir todo lo que somos y lo que tenemos. Y segundo, un movimiento de retorno. Abrir los ojos, compartir la vida con los otros; compartir con los otros la aventura de humanizar el mundo.

Luis Rojas Marcos, catedrático en psiquiatría de la Universidad de Nueva York, habló sobre «protectores de nuestra felicidad» y sostuvo que la felicidad «está en los genes y todos la tenemos potencial para ser felices». Indicó que la felicidad es «la satisfacción con la vida en general» y que, por lo tanto, «no depende de un hecho, ni de un momento, sino que es un estado de ánimo que nos dice que la vida merece la pena».

Rojas Marcos afirmó que entre los principales protectores de la felicidad se encuentran en «las conexiones afectivas con otras personas, el ejercicio físico, la resiliencia -capacidad de asumir situaciones límite y sobreponerse a ellas-, la adaptación, el pensamiento positivo, la autoestima y el sentido del humor».

Felicidad Sostenible

Vivir no es suficiente, además queremos ser felices. Queremos vivir la mejor vida posible y dirigir nuestra mirada hacia un horizonte extraordinario, pleno de alegría, satisfacción y contento. Sin embargo, pronto comprobamos que ser feliz no es fácil; nos duele descubrir que solo se cumplen una parte de nuestros sueños y sentimos la decepción de vivir por debajo de nuestras posibilidades. Como consecuencia nos puede invadir la duda sobre nuestro potencial para ser felices y podemos rendirnos a la desesperanza, al escepticismo o a la rutina. Ante la pregunta ¿cómo ser felices?, los pensadores de las diferentes épocas y la sabiduría popular han propuesto diferentes caminos. Alberto Zuazua es el autor del libro que acaba de presentarse “Felicidad sostenible” en donde propone algunas ideas para encontrar la felicidad.

Join the discussion One Comment

Leave a Reply

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: