Procrastinar, ese gran enemigo

By 11/05/2011Actualidad, Hoy

¿Soy un procastinador? Menuda palabreja pero buena pregunta para empezar. Si tienes dudas, aquí tienes un sencillo test para que empieces a pensar. Según wikipedia procrastinar es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables. Se trata de un trastorno del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad.

¿Cómo se previene la procastinación? HACER, esa es la palabra. No hay EXCUSAS para dejar de hacer lo que tienes que hacer. Punto. Y dejar de procastinar puede convertirse en un hábito. Esa es la buena noticia. Y conseguir hábitos que nos ayuden a superar barreras es el principal objetivo del coaching. Mientras piensas si sería útil contratar a un coach profesional para ayudarte a dar el salto que necesitas en tu carrera profesional, ayudarte a definir tus objetivos o dejar de procrastinar, se me ocurren algunos consejos para pensar y tomar nota:

1. Sólo existe el aquí y ahora

Ser consciente de algo tan simple puede resultar muy relevante. Si te demoras en hacer algo, mañana seguirá en tu lista. Hacer ahora es la única fórmula especial para rebajar la tensión en tu enorme lista de tareas pendientes. Si eres capaz de dar ese pequeño paso, comienza un movimiento imparable que te ayudará a rematar. La idea es simple: empezar a hacer.

2. No hay mejor momento

Cualquier cosa se convierte en una buena excusa. Lo sé. Comienzas diciéndote a ti mismo: “voy a empezar el lunes porque es un buen día ya que es el inicio de la semana.” Chorradas. No hay fechas perfectas . Dale a la tecla o haz la llamada pendiente de marras. Pulsa una vez y sigue adelante.

3. La sensación de recompensa es inmediata

Elije un tema que ha estado postergando desde hace mucho tiempo. Ponte a ello. Si necesitas buscar en google, solo haz click 3 veces en “siguiente”. Seguro que allí encuentras una buena pista para seguir. Una vez que empiezas, te darás cuenta de la sensación placentera que viene con la realización de algo que se ha retrasado. Si dejas que esa sensación se repita un par de veces más es muy probable que hayas dado el paso para desengancharte de la procastinación. Un esfuerzo más y ya tienes el hábito

4. Insiste

Si en un principio no tienes éxito para evitar la procastinación, vuelve a incluir la tarea en tu lista de temas pendientes. No dejes que el asunto se caiga de tu lista; cuantas más veces lo anotes, más posibilidades tienes de empezar el día por ahí. Si un día se te enciende la luz, Eureka!! Habrás avanzado el doble en el largo camino de cambiar tus hábitos.

5. Piensa en lo negativo

Si el refuerzo positivo no funciona en ti, y aún te niegas a empezar con algo, intenta el refuerzo negativo. Piensa en todas las repercusiones que tendrá el no entregar algo a tiempo, lo estúpido que te sientes teniendo que trabajar toda la noche, el cuento que no podrás leer a tu hijo o el estrés que te espera a medida que se acerca el plazo…¿Molesta? Si quieres evitar que la procastinación te arruine buenos momentos… Hazlo. Sólo hazlo.

Es por eso que la acción es importante. Hablar, planificar, discutir no te lleva a la acción. Nada se mueve si tú no te mueves. Sólo haciendo, las cosas se acaban.

Que la fuerza te acompañe!!

Join the discussion 3 Comments

Leave a Reply

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: