Claves de la propiedad intelectual para la nueva década

By 26/04/2010Actualidad, Hoy

Soy abogada. Asesoro a mis clientes en materia de propiedad intelectual. Unas veces a los creadores, y otras, a quienes adquieren los derechos para su explotación. Y siempre hago mi trabajo desde la letra de la ley: se trata de una propiedad y como tal, hay que respetarla.

Soy la mayor de mis hermanos. Discuto acaloradamente con los pequeños. Ellos están en contra del canon, a favor del software libre, del P2P, del intercambio, de la distribución digital, de la abolición del intermediario, de la Wikipedia … Trato de hacerles ver la importancia que tiene para una convivencia pacífica respetar las normas que nos hemos dado. Y ello incluye el respeto a las normas sobre la propiedad intelectual. Les explico que el copyright surgió hace varios siglos, cuando, tras la aparición de la imprenta, los libreros reclamaron un derecho exclusivo sobre las obras que imprimían; que gracias a la protección que les otorgó el copyright, los libreros se atrevieron a invertir cada vez más en la impresión de libros y que, gracias a ello, el conocimiento pudo extenderse rápidamente y permitió un gran avance de la humanidad.

Sin embargo, reconozco que estamos ante un nuevo medio de comunicación y que, al igual que la imprenta ya lo hizo en su día, Internet va a revolucionar un mundo en el que compartir el conocimiento y las expresiones materializadas que nacen del intelecto/sentimiento quizá sea su consigna. Un mundo en el que el conocimiento se considere una propiedad colectiva en la que nadie es dueño de nada y todo se construye a partir de una propiedad que es de todos. Un mundo en el que nadie haga del talento creativo su modo de vida y en consecuencia, la creación intelectual no sea objeto de comercio.

Si lo anterior fuera cierto, ¿significaría que estamos a las puertas de una sociedad altruista y que las personas del nuevo mundo crearán por amor al arte? Realmente la necesidad de expresarse, de saber y de compartir ¿estará por encima de cualquier pretensión económica?

Sinceramente no lo creo. Cualquier creación intelectual, así como su comunicación y distribución, requieren dedicación y esfuerzo. Y es justo que la sociedad lo reconozca y lo recompense. Creo que cualquier intento de evolución del sistema actual fracasará si no acepta esta premisa. Partiendo de aquí, debemos tener en cuenta que al igual que ocurrió con la imprenta, Internet está transformando la manera de comunicar. Y ello requiere una revisión de los fundamentos del copyright para adaptar el sistema de remuneración a los nuevos tiempos. Hasta la siguiente revolución.

En el Día Mundial de la Propiedad Intelectual el debate está servido.

María Taibo es abogada, experta en Propiedad Intelectual y responsable del Área Legal  de Tax

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: