¿Un Dircom ausente?

By 26/10/2009Actualidad, Hoy

Llevo unos días indignada con el asunto Caja Madrid. Me refiero a la tan polémica sucesión de su presidente, una cuestión que se ha convertido en una guerra abierta entre diferentes líderes del Partido Popular y que alcanza al resto de los partidos y organizaciones involucradas en su Consejo de Administración. Y todo me parece un escándalo. Como cliente de la entidad, me parece que deberíamos organizarnos para hacer oír nuestra voz y exigir que alguien dentro de esa institución empiece a pensar en nosotros y en nuestros intereses. Si realmente tuviéramos capacidad de movilización y articulación social, como sucede en otros países de nuestro entorno, la simple amenaza de retirar nuestros depósitos hubiera conducido a otro tipo de discurso para atajar el enorme escándalo que supone poner de manifiesto lo mucho que se juegan unos y otros en esta pelea. Un amigo me comentaba en twitter que los bancos usan la táctica del cliente cautivo: tienes recibos, cuentas, tarjetas… Como es un engorro cambiar,  lo dejas correr. Como menciona la prensa, el futuro presidente de la entidad “tendría un enorme poder con empresas, con medios de comunicación, controlaría créditos e información muy relevantes en un momento complicadísimo”. Pues eso, los poderes fácticos actuando en toda regla en pleno siglo XXI y en la era de transparencia y la apuesta por la RSC.

Si antes hablaba como cliente, ahora me gustaría hablar como profesional de la comunicación. ¿Alguien se imagina el papelón de ese Dircom intentando gestionar la estrategia de comunicación? Hemos dado miles de vueltas a la web corporativa de Caja Madrid buscando a su Dircom y nada. Ni una sola referencia, ni siquiera un mail para dirigirse al equipo de prensa… Pero como somos gente con recursos y formamos parte de la Asociación de Directivos de Comunicación (DIRCOM) nos hemos ido al anuario y allí sí, Juan Astorqui Portera figura nada menos que como Director General Adjunto y Director de Comunicación. Pero no queda ahí la cosa, Jorge Segrelles también figura como Responsable de relaciones con inversores y Comunicación de Caja Madrid ¿Cibeles? Digo yo que tan reputadísimo dúo tendrá un mapa de públicos o stakeholders en donde los clientes deberían tener un papel destacado a la hora de definir la estrategia de comunicación, también en tiempos de crisis como los que vivimos ¿o no?

Hemos encontrado un vídeo revelador que ilustra muy bien lo que decimos. En él, Astorqui habla de su campaña “relájate y disfruta” y de los chiriguintos financieros. Al final anima a la gente a poner su dinero en lugares con garantía ¿Seguirá relajado y disfrutando con la que está cayendo?

Join the discussion 4 Comments

  • Pablo dice:

    Yo creo que estamos confundiendo funciones. El problema de Caja Madrid es un problema político en el que los medios están entrando según su alineación. Astorqui es mucho más que un Dircom y, lo que está claro es que, ahora, haga lo que haga o diga lo que diga, será manipulado en interés del medio que lo referencie. Para el tema de usuarios, creo que Astorqui queda un poco lejos y ni se mete.
    Si es verdad que cuesta encontrar una referencia en la página web. Pero como éste, cientos de otras compañías cuyos dircom están perdidos en la inmensidad del “no se sabe quién es”.

  • admin dice:

    Coincido contigo Pablo en que el problema de Caja Madrid es un problema político pero eso no significa que “alguien” deba mandar mensajes de calma a los clientes. ¿Por qué Astorqui queda lejos? No lo entiendo. ¿Me dirijo entonces al director de mi oficina para que me informe? ¿Tendrá claro los mensajes clave? Mucho me temo que no. Respecto a la transparencia de las webs, no todas son iguales. Tardé un par de minutos en encontrar al Director de Comunicación de La Caixa

  • Fernando dice:

    En todo esto, falta por añadir una información importante y es que, lo creáis o no, los clientes de Caja Madrid -yo no lo soy desde hace 30 años- están representados en su Asamblea a través del ‘tercio’
    -llamémosle así- de los Impositores. La Asamblea es el órgano encargado de seleccionar a quienes acabarán formando parte del consejo directivo de la caja. Claro que la pregunta es quién elige a esa parte de los miembros de la Asamblea: puro pasteleo entre unas organizaciones de consumidores que sólo se representan a sí mismas. En cuanto a Astorqui, en fin, adolece del clásico problema que tiene la mayoría de los dircom en las grandes organizaciones: se dedican a satisfacer las necesidades del máximo ejecutivo -incluyendo su permanencia personal en el puesto-, dejando la función de comunicación estricto sensu a sus colaboradores. ¿O no es así?

  • Pablo dice:

    No te falta razón, Fernando. Pero la función de comunicación que les deja a sus colaboradores es mínima. No tienen margen de maniobra ni les cuentan nada de nada. A todo esto ¿qué opina la Asociación de Directivos de Comunicación – DIRCOM – del asunto? Como siempre, silencio. Obviamente.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: