Crisis o Renacimiento

By 13/10/2009Actualidad, Hoy

Hace unos días, nuestra compañera Valeria Ramírez nos abría la puerta de un interesante debate sobre el artículo publicado por Andreas Kluth en su blog The Annibal Blog. En el post se afirmaba que la crisis es de los periodistas y propietarios de medios pero no de los medios en sí mismos y nos planteaba un debate  sobre lo que está pasando en el sector periodístico que bien podríamos extrapolar a España.

Durante el pasado año, entre 2.500 y 2.800 periodistas perdieron su puesto de trabajo y otro tanto en lo que llevamos del presente año, siendo 6.000 puestos de trabajo los que estima la Federación de Asociaciones de Periodistas (FAPE) que se perderán en un plazo de dos años (tres veces más rápido que en otras profesiones). El mismo viernes, Fernando González Urbajena, presidente de la APM, afirmaba que “los medios de comunicación son los más afectados por la crisis”.

Kluth afirma que estamos en una revolución semejante a la que produjo la aparición de la imprenta y que se ha acabado una etapa y comienza otra nueva. Afirma que existen dos tipos de crisis: la económica (pérdida de beneficios por parte de los grupos mediáticos) y laboral (pérdida de puestos de trabajo) aunque la sociedad pueda percibirlo como una sola. Pero lo que más nos ha llamado la atención de la reflexión de Kluth ha sido su afirmación de que ahora está más informado de lo que nunca antes lo había estado y que la mayor parte de la información que consume no proviene de periodistas sino de foros de debate, universidades, think tank, científicos… a través de aquellas herramientas que le permiten seguir únicamente lo que más le interesa de entre una multitud de fuentes.

Es por ello que afirma que no se está viviendo una crisis sino “un segundo Renacimiento”. No sé que pensarán los 6.000 periodistas que hayan perdido su puesto de trabajo en el plazo estimado pero lo que para nosotras está claro es que están cambiando una serie de paradigmas – hasta ahora considerados inamovibles- que hacen que se nos empiecen a abrir nuevas alternativas nunca pensadas. De la capacidad de escucha, de la de reacción, de la de evolución y de la actuación dependerá que nos quedemos fuera de juego antes de que nos demos cuenta o de que participemos de ese “Renacimiento” como protagonistas con experiencia y con mucho que aportar (al tiempo que aprender)

Join the discussion 3 Comments

  • No se por qué, e igual estoy equivocado, pero lo que comentas me recuerda a la crisis en la venta de discos y CD con la llegada de Internet y el formato mp3. La industria musical se ha quejado en los últimos años de los altos índices de piratería y de la bajada de ventas, ¿pero que ha hecho al respecto?; Creo que con la industria de los medios de comunicación ha ocurrido algo parecido. Ahora tenemos la oportunidad de informarnos de múltiples maneras, mientras que hace años conocíamos lo que pasaba en el mundo en el telediario de TVE-1 o en la prensa escrita. ¿No será hora de cambiar el modelo y que dejen de intentar vendernos películas y cacerolas los domingos para vender períodicos?

    Un saludo, Oliver

  • María Coco dice:

    Yo soy una de esos periodistas que se han ido al paro. Después de 13 años en periódicos locales (desde el mes en el que empecé la carrera), decidí reenfocar mi carrera. Ya no había competencia (todos los medios eran la voz de mi amo), no se aprendía nada (ya había pasado por todas las secciones posibles) y tampoco se valoraba la iniciativa. Me pasé a la comunicación corporativa, infravaloradísima cuando hice la carrera, y tuve que hacerme un máster para completar mis conocimientos en esta materia. Y ahora estoy a punto de volver al mercado, tras dos años de paro, porque me he reinventado. Creo que a la prensa convencional le pasará igual: o se reinventa o muere. Yo empecé cuando internet era… algo maravilloso que tenían otros!!! Tirábamos de teléfono, de cafés, de horas y de esfuerzo. Llegó internet y Google te sacaba de dudas en un momento, recibías incluso más información de la que necesitabas. Y nos adaptamos. Y, ahora, que la información es accesible en múltiples formatos, ¿sabemos comunicarla? ¿Para qué quiero un periódico si tengo la radio, internet, el iphone…? Véndanme información real, trabajada, estudiada, reflexionada. Para el dato tengo internet, para la opinión y la reflexión, la prensa. Y, como dice Oliver, denme un periódico, no una colección de trastos. Nosotros decíamos a veces que, en realidad, lo que se regalaba era nuestro trabajo…

  • Valeria dice:

    Sin duda la profesión del periodista se enfrenta a un cambio que hasta ahora no ha sabido digerir. Nos falta humildad para aceptar que ya no somos el cuarto poder y que ahora ese trono está ocupado por internet y sus casi infinitas posibilidades. En efecto, la opción es reinventarse.
    De la misma forma que hoy no se conciben más inmobiliarias dedicadas a construir y construir casas, no podemos pretender que los periódicos se mantengan igual que hace diez años. Lo curioso es que ahora encuentras en las redacciones a sendos ‘hombres-orquesta’ capaces de dirigir una sección, colaborar para otras tres más y además hacerse cargo de la versión online. Creo que eso tampoco es adaptarse a los nuevos tiempos sino explotar a su particular versión de ‘hombre-máquina, sin poder rentabilizar la capacidad reflexiva y creativa de los periodistas.
    En fin, a ver si encontramos una solución pronto porque a este paso nos vamos a quedar sin periódicos de verdad.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: