La RSE sigue sin “colar”

By 07/10/2009Actualidad, Hoy

APM. 10.30 h. de la mañana. Estudio de Comunicación y Servimedia presentan el informe conjunto “Cómo valoran la RSC y el periodismo social los medios y los periodistas españoles”. Jornada que promete, puesto que el tema es muy interesante, pero que resulta ser intensa (visto lo visto, esto es de agradecer).

Pedro Ortún, director general de Empresas de la Comisión Europea, animal político, nos “deleita” con una intervención de casi una hora sobre los objetivos de la UE en materia de RSC. Retos, campos de actuación, situación en el contexto internacional… ni chicha ni limoná. Pero un dato llama la atención: sólo un 1,25% de las grandes empresas de toda la UE son responsablemente corporativas.

Entre las recomendaciones de Ortún para extender las prácticas de RSC en nuestro país y en la UE destaca la participación de los medios de comunicación. Me imagino cómo los periodistas invitados se revuelven en sus asientos. Y es que la RSC es como la prima fea, con la que nadie quiere bailar en las fiestas del pueblo. Hablan las cifras: sólo un 15% de los profesionales de la información creen que su medio trate correctamente las noticias de RSC.

Los periodistas invitados se sitúan en la mesa de debate. Por fin empieza lo bueno. Representación de los económicos y la APIE, quizá porque son los medios que más tratan este tipo de información. Una breve exposición de cada uno hace saltar las evidencias: “no me lo creo”, “la RSC es una herramienta de marketing”, “la RSC da lugar a noticias blandas”, “no interesa”. Entre líneas, otro tipo de mensajes que, si bien no tienen que ver directamente con la comunicación de RSC, si son causa y efecto de su escaso peso en la agenda de los medios: el periodista desconfía por naturaleza de la empresa privada y sus interlocutores. Más aún: el periodista tiene un trabajo sucio que hacer, esto es, dar malas noticias; el periodista no quiere hacer publi de la empresa, así descontamine el Manzanares; el periodista está harto de los gabinetes y agencias de comunicación, que sólo intentan colar noticias que no son noticia y que no le interesan a nadie.

Sólo Gil Pecharromán, jefe de sección de Normas y Tributos de El Economista, pone un poco de cordura a tanta pasión periodística y explica que las relaciones entre medios y empresa son complicadas porque normalmente sus intereses informativos están enfrentados. Ni más, ni menos. Y sin desprestigiar a nadie. También se posiciona como el más abierto a tratar estos temas aunque reconoce que hoy en día sólo se publican las noticias sobre RSC de grandes empresas o iniciativas pintorescas. Además, afirma, “no hay seguimiento de esta información” lo que dificulta aún más que pase a formar parte de las secciones de noticias.

Turno de ruegos y preguntas. Compañeros profesionales de la comunicación no tardan en puntualizar que, como buenos periodistas, también sabemos lo que es y no se noticia, además de defender una mayor cobertura para los noticias de RSC con varios objetivos: incentivar su práctica entre las empresas y habituar a la audiencia a este tipo de información. Convencen a algunos, no a todos. Todavía queda quien no abandona el discurso de que hay que vigilar a la empresa que no hace lo que debe y que la que quiera salir “bien” que pague, porque eso es publicidad.

Llega el final y el debate está servido. Yo me voy pensando en lo complicado que resulta equilibrar intereses y, no lo puedo evitar, en el descaro de los medios de comunicación que defienden a ultranza una RSC que empieza por cuidar a la plantilla y, sin embargo, son incapaces de cuidar a los propios, haciendo gala de una gran irresponsabilidad corporativa. Y de esta si que no se entera nadie, ni falta que hace.

De todas formas, no hay nada como estar y leer, a posteriori y en la pluma de nuestros compañeros, el resumen de las mejores jugadas…

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: