La memoria hace aguas

By 03/07/2009Actualidad, Hoy

Me acaba de llegar la memoria anual de una gran empresa. Nadie duda de qué lo sea, no por su memoria, sino por la medición de otra serie de parámetros. Sin embargo, parece existir una correlatividad entre la intención de demostrar lo importante que es una compañía y la extensión de su memoria anual. A más rollo más importante ¿si?

Ésta que he recibido ahora mismo tiene 303 páginas tamaño folio. Además, me lo ha traído un mensajero. No sé muy bien por qué estoy en la base de datos de distribución de esta compañía porque nunca he tenido relación alguna con ella ni tengo relación con el sector al que pertenece. Mucho gasto, apunto.

Por las memorias anuales parece que no pasa el tiempo. En el umbral de la comunicación ¿3.0? las memorias corporativas se quedaron en el pleistoceno. No me cabe duda de que esta memoria que tengo ahora en mis manos puede no ser una representación del 100% de las memorias pero si, posiblemente, ¿del 95%? Me consta que hay empresas que están haciendo un esfuerzo en pro de evolucionar este producto pero todavía no son muy significativas ni tienen muchos seguidores

Obviamente, hay una parte de las memorias que no se puede “eliminar”, esta es, el resumen contable (sobre todo en aquellas de obligado cumplimiento), pero todo lo demás, o casi todo, sobra. O, posiblemente no sobre, pero si puede – y debe- ser modificado.  En un contexto de mensajes al minuto y con un límite de caracteres (twitter), de mensajes directos en los que la estructura S+V+P es más imprescindible que nunca, en el que la imaginación de diseñadores y creativos no conoce barreras, las memorias deberían transformarse en algo atractivo, interesante y, sobre todo útil, o morir.

Leave a Reply

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: