Me sorprende este vídeo sobre cómo ve Microsoft el futuro más inmediato. Los que todavía hablan de si tienes o no web corporativa deben ser llevados a los museos de historia y no dejarles salir. Está claro que esto no ha hecho más que empezar y que posiblemente muchas de las cosas se quedarán cortas si lo comparamos con la realidad que tendremos para entonces. Debemos irnos preparando.

Hay algo que nos llama poderosamente la atención una y otra vez y que tiene que ver con el valor de las palabras. Más exactamente con el uso correcto de las palabras para que tengan valor. Y, rizando más aún el rizo, el orden lógico del uso de esas palabras.

De las imágenes del vídeo de Microsoft se deduce que la tecnología dirigirá la sociedad de la información tal y como ya está ocurriendo. Pero la tecnología es el canal ¿qué pasa entonces con el contenido, con el mensaje? ¿Quién y cómo se compondrán esos mensajes para adaptarlos al canal?

En el umbral ya de la comunicación 3.0, es curioso descubrir cómo, todavía, hay empresas que son incapaces de explicarse ya sea en el mundo real (¿cuántos ejemplos podríamos encontrar en el terrorismo del powepoint? ¿y en el de las memorias corporativas? ¿y en el de los folletos promocionales?) o en virtual; no hay más que asomarse a sus páginas web: complicadas, rebuscadas, planas, aburridas, liosas… en las que no adivinas actividad, ni responsables ni, generalmente encuentras nada de lo que buscas.

Los que vivimos de las palabras tenemos un importante reto por delante. Entonces ya no sólo será cuestión de ser periodista o no, sino de saber utilizar el lenguaje, las palabras, en el marco adecuado y de la forma adecua. El futuro que predice Microsoft ¿nos puede llevar al mismo tiempo un aislamiento informativo, comunicativo, si no somos capaces de manejar adecuadamente el lenguaje?

Leave a Reply

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: