¿Por qué no me llamas antes de publicar?

“El mejor ejercicio que un comunicador puede hacer en determinados momentos es colocarse en la posición de su interlocutor”Sentencia en firme de Juan Rivera hoy en Cotizalia (El Confidencial) Juan despacha temas de comunicación en un blog, Notebook, que comparte con otros autores. Bajo el más que sugerente título ¿Por qué me llamas ahora? se habla hoy de lo que le gustaría a los periodistas que fuera la relación con sus fuentes. Merece la pena leer y releer el artículo y, posiblemente, reenviarlo a colegas y a clientes. No está de más un poquito de debate en torno al tema.

Estando casi al 100% de acuerdo con lo que apunta Juan, no sería estéril realizar el mismo ejercicio en dirección contraria; es decir, que los periodistas se pusieran en lugar de sus fuentes y, lo que es más importante, respetaran las reglas primarias del periodismo: contrastar, confirmar, objetividad… Y, la red tiene mucho peligro. No son periodistas todos los que están ni están todos los que son, además de que don dinero está siempre al acecho.

Al reto.
Veracidad: la red puede dar pistas y documentar pero no sentar cátedra. No todo lo que se encuentra en Internet es cierto o está contrastado. Seamos sensatos a la hora de dar por válido todo lo que leemos. Intoxicadores hay en todas partes. ¿Por qué no me llamas antes de publicar nada?

¿Quién se atreve con el siguiente punto?

Join the discussion 5 Comments

  • GA dice:

    Yo estoy cansada de que sean a mi a quién no puedan atenderme, los periodistas de los medios exigen una relación que ellos tampoco creo que fomenten. Para cualquier tipo de relación hace falta que ambas partes pongan de su parte, incluso en los momentos en los que “no viene bien hablar”.
    Es muy fácil exigir, pero antes de hacerlo creo que es bueno reflexionar sobre lo que hacemos cada uno, ¿no?

  • Laurachan dice:

    a lo mejor les pasa eso porque están hasta las narices de que no se les pase la información cuando preguntan por ella, de que los plazos se alarguen semanas enteras, de que el propio Gabinete desconozca enteramente una información por la que pregunta, de que se desinforme….

    Personalmente, he visto los toros desde ambos lados de la barrera, y creo que también hay que entender, en muchas ocasiones, su postura.

    Muchas veces creo que periodistas y comunicadores nos esforzamos en criticarnos unos a otros, cuando en realidad deberíamos ir siempre de la mano (unos con otros), y ser un poquito más tolerantes. En otros sectores eso no pasa, desde luego!

  • Sara dice:

    GA, yo creo que tomas la parte por el todo. Es cierto que hay periodistas, que no dejan de ser personas simplemente maleducadas, que piden información enviando un mail-telegrama (analista.iberia.ya) (esto es verídico), y que hay otros que te dejan con la palabra en la boca (los menos).

    Pero excepciones a parte, mi experiencia ha sido bastante buena: casi siempre me han escuchado cuando he tenido algo que decir. Si nos ponemos en su lugar tenemos que reconocer que tienen que estar hartos de atender llamadas estúpidas, proponiendo temas absurdos que ni la persona que llama se cree (hay mucha agencia y mucho comunicador que intenta hacer pasar pulpos por animales de compañía).

    Propongo que los periodistas intolerantes se pongan en nuestro lugar y nos dediquen un minuto de su tiempo siendo amables, y que el sector de la comunicación, empresas y comunicadores se acerquen a la realidad del periodista. Basta ya de vender motos porque nos perjudica a todos. Hagamos un esfuerzo por dar soluciones al cliente pero también al periodista, “nuestro otro cliente”, dar respuesta a sus necesidades siempre con la verdad por delante.

  • Pablo dice:

    Interesantes comentarios, compañer@s. Efectivamente, yo creo que debemos ir de la mano, sobre todo ante las empresas. Falta “educación” en las instituciones para que puedan entender cómo funciona la relación con los medios. No tienen ni idea y muchos departamentosy agencias asumen que tienen que hacer lo que la empresa dice sin tener en cuenta que ellos tienen que ser asesores y no meros ejecutores. La dependencia económica de agencias de sus clientes hace que se lo traguen todo, y eso daña, sin duda el sector. Las agencias de comunicación que realmente funcionan son las que dictan los mecanismos de funcionamiento más adecuados para periodistas y para empresas .Si sólo nos fijamos en los intereses de una de las partes vamos listos. Si hubiera que añadir un punto más a la lista que propone el post que se cree (al igual que la del periodista), yo añadiría: RECONOCER ERRORES Y CORREGIRLOS. Los periodistas meten algunas veces la pata hasta dentro, publicando cosas sin contrastar, malintencionadas o manipuladas (intencionadamente o no) Cuando la redacción de un artículo da lugar a malentendios o la noticia recoge cosas imprecisas se debe corrgir de forma inmediata y en la misma extensión y lugar que la noticia erronea publicada (aspecto que ya recoge la ley y no se cumple nunca) Además esa corrección debería ser desde la humildad y no desde la soberbia de quién hace algo incorrecto y no lo reconoce.

  • […] ¿Por qué no me llamas antes de publicar? – well-comm.es […]

Leave a Reply

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: