Cuidado con las palabras

By 30/11/2008Actualidad, Hoy

¡Bien! por CUATRO.  Pocas, o muy pocas, veces en un medio de comunicación escucho que una mujer ha muerto víctima del ASESINATO MACHISTA de su pareja. Efectivamente es asesinato y, efectivamente, es machista. Hoy uno más en la lista. ¿Por qué entonces se le llama violencia doméstica? No se trata sólo de violencia; la violencia es algo menor (importantísimo también, sin duda); esto es asesinato; hay muertes, más de medio centenar en lo que va de año. ¿Es doméstico porque ocurre en el seno de la casa? ¿Y si es en la calle? ¿Al ser doméstico es menos importante? No debería depender del lugar en donde se lleva a cabo sino del motivo que lo provoca y éste es, sin duda, la creencia de que tener cojones es tener valentía para poner la mano encima a una mujer y despacharla sin más.

Hay que tener cuidado con las palabras porque pueden magnificar o empequeñecer la realidad. La violencia de género es una epidemia que parece no somos capaces de controlar y son las palabras las que pueden empezar a ayudar nombrando a las cosas por su verdadero nombre. No restemos gravedad a esta realidad intentado endulzarlo con palabras que no reflejan la verdad sino los miedos que se esconden al tener que reconocer lo bestias que podemos llegar a ser los humanos con los de nuestra propia especie.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: