Es el sugerente título del último libro publicado por la psicóloga Maria Jesús Alava Reyes en el que intenta dar respuestas, desde su dilatada experiencia  y con ejemplos reales, a la trascendental pregunta: ¿de qué depende que unos vivan el trabajo como una tragedia y otros como un regalo?

En opinión de la autora, resulta preocupante que nos hayan preparado tan poco para afrontar con éxito una actividad a la que dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo y los mejores años de nuestra vida. La psicología puede lograr que gente con vivencias y circunstancias adversas en el trabajo consiga superar las dificultades; puede ayudar a quienes no saben cómo actuar cuando su jefe les hace la vida imposible o sus compañeros se convierten en sus principales enemigos; a los que viven superados por el estrés o alargan su jornada laboral hasta doce horas diarias.

El trabajo: presente en la mayoría de las consultas psicológicas

Según un estudio realizado por la consultora Alava Reyes sobre 1.500 casos reales, el número de trabajadores que recibe tratamiento psicológico porque viven angustiados ante el temor de perder su puesto laboral o por sus condiciones de trabajo ha aumentado en un 50 por ciento en los últimos dos años.

En cuanto al ámbito laboral, Álava destacó – durante la presentación del libro- la insatisfacción, el estrés, el exceso de presión y los problemas con los compañeros –más frecuentes que con los jefes– como las primeras causas de consulta. “España es uno de los países en el que los trabajadores pasan un mayor tiempo en su puesto. Somos los primeros en rendimiento hasta la hora de comer, pero de los últimos por la tarde, porque pasamos muchas horas en el trabajo”. A juício de la sicóloga,  “la principal causa de estrés en el trabajo es la poca valoración de la labor del trabajador”.

“Dos terceras partes de nuestra vida nos las pasamos trabajando, por lo que tomar 30 minutos cada día para reflexionar sobre nuestro trabajo y aprender a disfrutar con él es vital”, aconsejó la experta. A su vez subrayó que “una buena educación es determinante para vivir el trabajo con alegría y como una oportunidad, ya que la sobreprotección da lugar a personas sin recursos para afrontar las dificultades emocionales y laborales”.

En este sentido, Alava destacó que “hay muchos jóvenes con varias carreras e idiomas que llegan a la consulta totalmente desorientados ante sus fracasos profesionales porque no están preparados para enfrentarse a los problemas y no tienen tolerancia a la frustración”.

En definitiva, María Jesús Álava Reyes, con treinta años de experiencia en el ámbito de la psicología, nos aporta algunas claves para que no dejemos que el azar o las circunstancias condicionen nuestra vida profesional. Tomemos nota.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: