Crónica de una semana decepcionante

By 03/07/2008Actualidad, Hoy

Esta semana he asistido a dos eventos, en principio muy interesantes, que a la postre se han convertido en dos auténticos peñazos. Me sale la vena macarrilla al escribir porque uno va a estas cosas con el sano objetivo de aprender algo y se encuentra con auténticas mediocridades que no aportan nada y que, además, generan la sensación de que has perdido el tiempo completamente. Me explico:

Martes 1 de julio, 19 horas. La Fundación Alares entrega sus premios anuales a las mejores prácticas en conciliación de la vida personal, laboral y familiar. Teatro Amaya lleno hasta la bandera. A pesar del calor sofocante -no funcionaba el aire acondicionado- nadie se mueve de su asiento. El Presidente de la Fundación inicia su alocución leyendo un interminable discurso (¿quién se lo había preparado?) y que resulta completamente ininteligible por su falta de tono y ritmo. El secretario de la Fundación nos lee a continuación el acta del jurado (completa!!!) y se dispone a llamar a los premiados y personalidades que, de pié, en el escenario y a punto del desmayo por el calor, no sabian donde ubicarse. Lío de papeles, se suceden categorías, nadie sabe muy bien por qué se les concede el premio y todos se quedan, de pié, en el escenario. Una de las últimas premiadas toma la palabra para agradecer, en nombre de todos, la concesión de los premios y se tira un rollo increiblemente largo sobre las ventajas de aplicar políticas de conciliación en las empresas y lo eficaces que resultan para lograr una mayor competitividad en el mercado (como tendencia, indiscutible; como realidad, dudoso). Dos líneas para agradecer los premios. A punto de tirar la toalla -si no es por el abanico, soy yo la que se desmaya- toma la palabra para cerrar el acto, Maravillas Rojo, Secretaria General de Empleo, que vino en sustitución de la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído. Hizo un discurso corto, emotivo, sin leer una sola línea, hablando de su experiencia, en definitiva contando una historia interesante, creíble, convincente. Llegado el tan esperado momento del cóctel, el hall del teatro se llena de un intenso olor a pollo frito, que junto al agobiante calor, provocó que el respetable saliera huyendo hacia la calle.
Y yo me pregunto: ¿No tiene la Fundación Alares un director de comunicación que organice sensatamente el acto? ¿No tiene el Presidente de la Fundación un asesor que le oriente sobre como hablar en público? ¿Que agencia o empresa de eventos no ha tenido en cuenta la duración del acto y ha gestionado el protocolo? ¿Por qué había 16 azafatas pero nadie se ocupaba de que los premiados y las autoridades se sintieran cómodos, además, por supuesto, de los asistentes? ¿Por qué olía a fritanga y no se veía un solo canapé ni un triste refresco? ¿Por qué la nota de prensa omite las razones por las que se ha galardonado a las empresas y no ofrece un solo titular interesante? ¿Por qué un evento de estas características no ha tenido una repercusión en medios razonable?

Jueves 3 de julio, 11 horas. El Instituto de Análisis de Intangiles, ADECEC y Dircom organiza una jornada de trabajo sobre planificación estratégica y comunicación. Al estupendo salón de actos de Unión Fenosa (su director de comunicación es el nuevo Presidente de Dircom) acuden unas 100 personas (siendo generosos). El anfitrión nos ofrece una ponencia sobre el modelo de planificación desde la empresa intentando generalizar, pero muy ajustada al modelo que la compañía energética utiliza. Gran empeño por aclarar lo que es un hecho relevante para la CNMV. Nos deja la duda sobre las fórmulas que la empresa utiliza para gestionar el tránsito de esa información hasta los medios. El ex Presidente de ADECEC, José Antonio Lisbona, nos ofrece la visión de las consultoras sobre la planificación estratégica intentando demostrar que el futuro, lo guay, es pasar de proveedor a consultor estratégico -llevamos más de 10 años haciendo el mismo discurso, por cierto-. Una diapositiva tras otra para intentar justificar las diferencias y hablar de la amplísima variedad de servicios que se pueden contratar a una agencia partiendo de la pirámide NeTa, una metodología de análisis que es propiedad de la consultora que él preside. La tercera pata, la planificación en las instituciones corre a cargo de Luis Arroyo. Cuatro notas y un discurso cercano, pocas ideas pero bien contadas e ilustradas con ejemplos. En resumen: los gestores planifican, los comunicadores tienen que ser capaces de construir relatos sencillos que reduzcan la complejidad. Muy de agradecer que predique con el ejemplo. El relato de Luis fue, sin duda, el, por lo menos, más entretenido de la jornada.

Y al final, la apoteosis. Kathy Mantilla, galardonada con el accesit a la mejor investigación sobre intangibles, nos cuenta su vida y milagros; su trayectoria profesional y personal y nos omite cualquier comentario sobre la investigación realizada. Para llorar. Una vergüenza para alguien a la que se supone una sólida experiencia en el ámbito de la comunicación y más aún es profesora de una prestigiosa universidad. Y sin cortarse un pelo, pide a la concurrencia alguna subvención para afrontar la continuación de su estudio, un proyecto a 7 años que la llevará cómodamente a la jubilación.

Y yo me pregunto otra vez ¿puede un sector como éste aguantar esta mediocridad? ¿Pueden las tres organizaciones más representativas del sector permitirse estos fallos? ¿Que imagen trasladamos a la sociedad y a los jóvenes profesionales que llenaban la sala? ¿Para qué organizamos estos eventos, rollo clase magistral y en donde no se admiten preguntas ni comentarios? ¿Construimos reputación o nos tiramos piedras a nuestro propio tejado?
Quizá todo este cúmulo de despropósitos ha sido consecuencia de los calores infernales del tardío veranito madrileño… o de los fastos futboleros… ¡vaya usted a saber!

Join the discussion 5 Comments

  • Realista dice:

    Totalmente de acuerdo. La verdad es que sentí haber perdido toda la mañana. No nos develaron nada nuevo, a estas alturas de la película. Luis, por lo menos, fue entretenido y puso muchos ejemplos pero poco más. ¿Esto va a ir de que siempre sean los mismos lo que cuenten lo mismo? Aún estamos a tiempo. Y, sobre todo, es que somo un porrón y algo nuevo tendremos que contar entre todos porque esto ya huele…

  • jlopezmc dice:

    Pues no estuve en ese foro del que hablas (ni soy miembro de Dircom ni mi empresa pertenece a ADECEC) pero creo que resume el feeling de los que casi acabamos de llegar como decisores a este mundillo.
    Particularmente y a nivel competitivo, estoy encantado de que muchos se sigan mirando el ombligo. Cuando quieran darse cuenta estarán fuera de juego.
    A nivel -digamos-, gremial, da un poco de pena sentirse poco (o mal) representado…

  • Realista dice:

    Lo que tenéis que hacer, los que acabáis de llegar a este mundillo, es participar de él y no necesariamente a través de ADECEC o Dircom. Hay que abrirse al debate, cuestionar, crear y evolucionar. Necesitamos propuestas nuevas de gente nueva, con ideas nuevas y con ganas de contagiar. Necesitamos algún tipo de catarsis que nos haga sentirnos vivos. Realmente espero que esta gente de wellcomm no se duerma en los laureles porque necesitamos otros foros además de los de siempre para decir cosas nuevas.

  • Ojiplatico dice:

    Lo de Lisbona es siempre igual: participe donde participe barre para casa, no aporta nada de información y si puede vender, vende. Menuda jeta que tiene el tío, pero ¿qué vas a esperar de él si se retrata él solito con los premios de ADECEC?

  • Comentarios de este tipo indican lo importante que es organizar bien un acto. Estuve en la entrega de los Premios Alares, no así en el evento del Instituto de los Intangibles (curioso nombrecito)

    Ha llegado el momento que las empresas se dén cuenta de la importancia de este tipo de saraos. Que se deben organizar al milímetro y ensayar, en el caso de Alares, hubiera hecho fata las exposiciones

    La verdad es que éste es uno de los Talones de Aquiles de los Dpto de Comunicación: organizar un acto requiere un esfuerzo adicional y en muchos casos dejarte llevar por unos profesionales

    El otro problema, de la comunicación del acto es tambien importante. Si no comunicas,no estás

    y evidentemente en el Acto de Alares había chicha informativa para haber tenido una salida

    más amplia en los medios de comunicación

    Cuando las empresas tomen conciencia de la importancia de los eventos; de su preevento,

    desarrollo y recogida de informacion y apariciones en medios, es evidente que situaciones de este

    tipo, no pasarán.

    Que sirva de bagaje para no caer en este tipo de errores en el futuro

    Cordiales saludos lj

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: