Comunicación en la Administración: más de un 60% sin planificación estratégica

Recabar información sobre la situación de la función de comunicación en las Administraciones Públicas, impulsar un espacio de diálogo con los protagonistas de la comunicación, identificar buenas prácticasy ámbitos de mejora e incrementar el reconocimiento, la eficacia y calidad del ejercicio profesional, fueron los objetivos que nos marcamos un grupo de profesionales cuando hace más de dos años, en el seno de la Comisión de investigación de DIRCOM, nos propusimos investigar sobre la comunicación en el sector público.

Los resultados, tal y como refleja el titular de este comentario, son bastante desalentadores. Solo un 37% de los entrevistados reconoce tener un plan de comunicación . Y ¿por qué? En la encuesta cualitativa los comentarios más habituales sugerían que la planificación no es un reto profesional, al menos a corto plazo, y que su “día a día”está más dominado por la agenda de los medios que por la agenda propia. Si a esto añadimos la limitación temporal de su compromiso profesional, generalmente marcado por la legislatura, y el enorme peso específico que tiene la atención a la imagen del político en detrimento de la comunicación de la institución, nos encontramos con las razones fundamentales sobre la falta de prioridad prestada a la planificación.

Yo creo que lo más interesante de este proyecto es que puede ser un buen punto de partida para abrir un debate sobre el futuro y la necesaria construcción de alternativas. En este sentido, parece claro que las Administraciones Públicas españolas están reconociendo, de forma creciente, la trascendencia de la función de Comunicación para el logro de sus objetivos y la consolidación de sus responsables y departamentos ¿Para cuándo los dircom tendrán el lugar que les corresponde? ¿Qué cambios en los organigramas son necesarios?

Los expertos hablan del deseo y la necesidad de evolucionar desde la tradicional y limitada función de relación con los medios a una concepción más amplia y estratégica de la comunicación en las instituciones. Los datos también reflejan la evolución, aunque la velocidad de transformación sea más lenta. ¿Quién lidera y promueve el cambio?

Es unánime la consideración de que la comunicación institucional debe servir para lograr que los ciudadanos tengan un mejor conocimiento y valoración de las actuaciones que la institución desarrolla al servicio de esa comunidad. Sin embargo, en ocasiones, se colisiona con la realidad de algunos directores de comunicación más centrados en el fomento y cuidado de la imagen pública de su responsable político que en el desarrollo de la comunicación institucional global de su administración. ¿Periodistas gestores o funcionarios comunicadores? ¿Marketing político o comunicación institucional?

El incremento de la profesionalización de la gestión de los propios departamentos plantea algunas cuestiones: ¿Es posible incrementar la gestión planificada de la comunicación? ¿Presta el Director de Comunicación la atención debida a la dirección y gestión de sus equipos, cada vez más numerosos?¿Debe preocuparnos el estancamiento que parecen percibirse en los esfuerzos dedicados a la formación de los profesionales que componen los departamentos?

Como remate a esta crónica, una anécdota. Os confieso mi estupor cuando al poco de inciarse la presentación del estudio en la impresionante aula de anatomía patológica de la antigua Facultad de Medicina de Madrid, Nieves Goicoechea, Secretaria de Estado de Comunicación, se levantó de la mesa y se marchó sin dar más explicaciones. Pensé que realmente no le gustaba nada de lo que estaba escuchando. Pero no, como llegúe un poco tarde (el tráfico en Madrid, ya se sabe) me perdí sus explicaciones sobre su prisa para acudir a otro compromiso. Lo curioso es que, en lugar de cambiar el orden de intervención y dejar que ella hablara la primera, prefirió no decir una sola palabra ante un auditorio de profesionales de la comunicación, del sector público y privado alli reunido. Una lástima, la verdad.

Os podéis descargar el estudio completo en pdf aquí .Como dice mi amigo Pablo Gonzalo -verdadero impulsor de estudio junto a Chema Palomares- no dejeis de leer las partes sombreadas en gris. Son los comentarios literales de algunos de los entrevistados que, más allá de los porcentajes, reflejan la realidad de los responsables de comunicación de las instituciones.

Join the discussion 6 Comments

  • Ignacio dice:

    Bueno, no es de extrañar. Nuestras instituciones tienen la imagen que tienen por algo. Conozco varios periodistas que han pasado por las direcciones de comunciación de Instituciones y han durado muy poco. Han salido tremendamente quemados y frustrados. Ahí no se podía hacer nada de nada; dependías de los endiosados políticos de turno que, por supuesto como en muchos otros sectores, se creen que lo saben todo de comunicación porque son capaces de poner dos palabras juntas (aunque muchas veces estén mal escritas o pronunciadas) Es una pena pero creo que en este sector es en el que más se nota la falta de reconocimiento del valor de la comunicación. Efectivamente los “quotes” en gris revelan lo poquito que los Dircom de las Instituciones pueden hacer por una estrategia planificada de comunicación. La política es un mundo de divos, mal formados y muy mal preparados en comunicación.
    Otra tarea más que tenemos por delante.

  • Ignasi dice:

    Hola – Me ha llamado mucho la curiodad el planteamiento bastante superficial del estudio. En primer lugar porque el documento no distingue si el Dircom es un cargo de confianza o es funcionario. En caso de que fuera funcionario tampoco se menciona si es de nivel A (licenciado) o nivel B (técnico grado medio). Por lo cual parece que el estudio pasa “de puntillas” por los aspectos más profundos y dolorosos a la hora de converger la figura del Dircom dentro de la administración pública actual. No podemos olvidar que existe una estructura organizativa dentro de la administración (Jefe de area, jefe de negociado, jefe de sección….) por lo que intentar obviarla implica un planteamento indirecto.

    El estudio ofrece una visión desde los Ministerios de Madrid, sin casi tener en cuenta a otros organismos de la administración central en la periferia (Delegaciones del Gobierno…), ni la administración autonómica (17 gobiernos, 17 parlamentos y 255 consejerías), ni tampoco la administración local (50 diputaciones provinciales y cientos de ayuntamientos)..

    Para terminar, la mayoría de los funcionarios de la administración pública que trabajan en relaciones externas (información, medios de comunicaión, protocolo, publicaciones), son licenciados en publicidad y relaciones públicas o licenciados en periodismo por lo que si Dircom desea que sus profesionales influiyan dentro de la administración pública en algún momento tendrán que empezar a hablar de las relaciones públicas y su base de conocimiento.

    Ignasi Vendrell
    Funcionario en excedencia de un departamento de Relaciones Públicas, Protocolo e Información del Parlament de Catalunya, Master in Public Relations (Boston University) y actualmente consultor de relaciones públicas

  • admin dice:

    Sin intentar justificar nada, el estudio sufrió algunos graves avatares en su camino, entre otros , el cambio de titular en el Ministerio de Administraciones Públicas y por tanto de los interlocutores del equipo de investigación de DIRCOM lo que dificultó en gran medida tanto la fase de diseño como el propio estudio de campo y, finalmente su publicación. En todo caso, aunque es verdad que la variable organizativa no se tuvo en cuenta de manera directa, sí los diferentes niveles de la adminstración. En la investigación cuatitativa, el universo estaba compuesto por 480 responsables de comunicación de Ministerios, CCAA, Diputaciones y Ayuntamientos de más de 50.000 habitantes . Por su parte, en la investigación cualitativa se hicieron 24 entrevistas en profundidad: 3 a responsables de la adminisitración central, 2 a responsables de Comunidades Autónomas, 7 en el ámbito de la administración local y 8 a redactores jefe de medios (4 televisiones y 4 periódicos). En todo caso sigo pensando que el estudio supone un aportación interesante para abrir un debate sobre el futuro. Lo importante es que alguien tome la iniciativa y el liderazgo para avanzar en la consolidación del papel de los comunicadores en la administraciones públicas.

  • Aunque hubiésemos deseado lo contrario, el estudio no hace sino constatar una evidencia: el cargo de dircom sigue siendo un cargo de ‘confianza’ en el que todo cabe. La profesionalización no ha llegado. La evidencia más palpable es el caso de Nieves Goicoechea. Hace unos meses escribí sobre su nombramiento, comparándolo con otros nombramientos de dircoms en Francia. Que a estas alturas nombren como responsable de comunicación a alguien cuya experiencia sólo es periodística, demuestra que quién nombra no sabe de comunicación. Alguien podría imaginar que nombraran como ministro de economía a un periodista económico. Pues eso!!

  • Sara Moreno dice:

    A colación del comentario de Joaquín Moral, con el que no puedo estar más de acuerdo, sólo añadir que la tendencia a fichar periodistas para tareas de comunicación responde a una falta de conocimiento que afecta al sector público, pero también a las empresas.

    La comunicación de altos vuelos se presenta como el retiro del periodista todoterreno o la salida de otros profesionales con don de gentes. La consecuencia es una confusión: ni se sabe qué es comunicación, ni qué hace un comunicador, ni qué debe hacer… Se valora el paso de una persona por los medios en tanto en cuanto conocerá cómo funcionan las empresas y sus profesionales pero, ¿acaso un licenciado en CC. de la Información no tiene la formación adecuada?

    El periodismo además de estudiarse se aprende. Lo mismo sucede con la comunicación. No creo que, a estas alturas, sea justo que se valore más la trayectoria de una persona que ha dedicado su vida a los medios que la de un profesional que se haya desarrollado en el sector de la comunicación.

    Volviendo al tema, creo que queda claro que urge un cambio de mentalidad… y, como suele pasar, el sector público no va a ser el primero en adaptarse a los nuevos tiempos. Para eso están las empresas.

  • […] un 37% de las administraciones públicas tiene plan de comunicación Descubro en wellcommunity un estudio realizado por la comisión de investigación de DIRCOM sobre la comunicación en las […]

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: