Sin un duro pero con mucho futuro (faltaría)

By 12/06/2008Actualidad, Hoy

Sin un duro pero con mucho futuro Sin un duro y sin futuro es el blog de 7 estudiantes de periodismo de Madrid y Sevilla. Lo primero, saludar a nuestros colegas (que no por jóvenes son menos profesionales) por su atractivo título, por su vocación autocrítica y por su continuado esfuerzo, y felicitarles por su iniciativa.

El nombre evoca lo que todos hemos pasado y temido y, desde wellcomm qué menos que decirles que, de momento, no pierdan la esperanza. Hemos querido hacedles un hueco en nuestro universo comunicativo y bloguero porque creemos que lo que nuestra profesión necesita es personas (además de profesionales) con iniciativa y muy proactivos como estos estudiantes.
Y nos viene que ni pintado lo que nos envía una estudiante de un Master de la Universidad Complutense de Madrid de algo que le ocurrió ayer mismo en una de las últimas jornadas del master. (desde luego, estamos tontos…)

Dice:
Jóvenes sin futuro: bienvenidos al chiringuito educativo

Es cierto eso que dicen. La realidad siempre supera a la ficción.

Hace nueve meses comencé a cursar un master. Como cualquier joven licenciada en Ciencias de la Des-Información, preocupada por el negro futuro que pintan, mis principales motivaciones eran aprender, conseguir trabajo y (¿por qué no?), un buen sueldo. Lo normal, vaya. Lo que todos queremos.

Pues bien, nueve meses después puedo decir que he tenido suerte. He aprendido, he conseguido un muy buen trabajo y un buen sueldo.

Lo que no consigo ahora es superar mi indignación.

A una semana de terminar el master, el director del mismo, un reputado catedrático universitario, emplea tres horas en orientar nuestro futuro laboral. ¿El primero de sus consejos? Literal, porque merece la pena…

“Os aconsejo que, de momento, no pongáis el Master en vuestro currículo… Ya sabéis, las empresas podrían pensar que sois personas preparadas, que vais a exigir un sueldo determinado… no os contratarían…”

Estupefacción total.

La respuesta por mi parte no se hizo esperar: “Es que SOY UNA PERSONA PREPARADA, y estoy en mi perfecto derecho y es de JUSTICIA aspirar a cobrar MÁS DE 600 EUROS”.

Pues va a ser que no. Pues va a ser que, lo que recomienda la élite intelectual del campo de la información y la comunicación es:

1. Meter la cabeza en cualquier medio, así sea la misma Korpa (agencia especializada en corazón que selecciona becarios a través del COIE, organismo de la Universidad Complutense cuya misión es ayudar a los estudiantes a hacer prácticas e introducirse en el mercado laboral… Tiene tela)
2. Demostrar que tienes otras inquietudes, por ejemplo, haciendo un reportaje sobre “¿en qué fondos de inversión mete su dinerito Anita Obregón?”
3. Si tienes suerte, años después descubrirán tu talento y te ofrecerán un puesto en la redacción de economía, “cobrando la mitad, eso sí” (Literal, una vez más, merece la pena).

En este punto, el olor a podrido era insoportable. A la peste que desprenden los contratos basura, los sueldos basura, los trabajos basura, la información basura… ya nos habíamos acostumbrado.

Ahora, esto es ‘demasié’.

Si ni siquiera la comunidad educativa es capaz de animarnos a luchar por nuestros derechos y trabajar por dignificar la profesión… apaga y vámonos.

Join the discussion 10 Comments

  • Laurachan dice:

    Ya ves, la historia de toooooda la vida. El mensaje principal que los profesores nos transmitieron en cinco años de carrera es: no vas a encontrar un trabajo decente en tu vida, prepárate a cobrar 100 euros, a no tener seguridad social, a trabajar más de 12 horas, a no tener vida social, que te pongan de pie a cualquier hora de la noche bla bla bla bla bla Y lo mejor es que, tal es el miedo que te meten, que sales de la Universidad pensando que vas a vivir debajo de un puente, o en una oficina porque no vas a parar de trabajar, o cosas peores…
    Claro que hay épocas duras, cómo en todas las profesiones. Empiezas un trabajo, tienes que aprender, te crees que no sabes nada, cobras muy poco, te vas formando, mejoras, estudias, te mueves para encontrar algo mejor, te sale algo mejor, y vuelves a empezar, con más experiencia, con más formación, como un mejor profesional. En eso consiste, ¿no? Eso le pasa al ingeniero informático, al periodista y a todo el mundo. Vale ya de quejarse!!

    Pero ya que estamos me gustaría destacar una cosa que también me indignaba mucho en mis comienzos: aquellos periodistas, que ya llevan unos años, que han empezado como todos y que ahora les va bien, que te miran fijamente a los ojos y te dicen: es que es indigno que trabajes como periodista por 100 euros, estás quitando un puesto de trabajo de una persona cualificada, estás deshonrando la profesión, bla, bla, bla ba! Te dan ganas de responderle ¿me lo dices o me lo cuentas guapo? Cómo si la culpa fuera del pobre becario! No señores, la culpa es 1) del Gobierno, por permitirlo, y 2) de la comunidad educativa, por fomentarlo, por meternos esa idea en la cabeza y fijarla con pegamento.

    Hay cosas que nunca cambian. La facultad, una de ellas.

  • Otra estudiante del chiringuito, digo del Master de información económica de la UCM dice:

    Como habréis notado por mi “nombre” yo soy otra de esas sufridoras del chringuito, digo master, de información económica de la Universidad Complutense de Madrid. Y digo “del master”, y no sólo de la clase que dicho “reputado catedrático” nos impartió ayer, porque una buena parte del curso, salvo determinadas excepciones, ha sido una total tomadura de pelo.
    Vayamos al grano. Además de apoyar totalmente lo comentado por mi compañera, querría subrayar algunas de las ‘perlitas’ que ayer tuvimos que soportar.
    Primero, las alusiones a los sueldos de los jóvenes periodistas. Os pongo en situación: en medio de un intenso debate sobre los ínfimos salarios del sector, quise ponerle un ejemplo a nuestro profesor. “¿Usted cree que una persona de 30 años puede hacer frente a los gastos básicos para sobrevivir, es decir, casa (alquilada), comida y, por ejemplo, tener una familia (es decir, un hijo porque la cosa no da para más) con un sueldo de 800 euros?” La pregunta hacía referencia a un caso real, en concreto, al que muchos soportan en una de las principales agencias de noticias del país. Ni corto ni perezoso contestó: “Siii. Es que los jóvenes de ahora queréis vivir de una manera…”. De una manera ¿cómo? Poder pagar un alquiler, comer y querer formar una “micro-familia” es querer vivir de una manera ¿cómo? No he dicho que quiera tener una casa en la playa, un Ferrari y tres fincas en Andalucía. No. Simplemente pido lo mínimo que, por justicia, debería tener cualquier ciudadano y, mucho más, si ese ciudadano tiene una cualificación considerable.
    La cosa no acaba ahí. Para animarnos un poco más, nuestro querido docente nos explicó que “seguramente” ahora sólo encontraremos trabajo en prensa del corazón… ¿Cómo se puede tener tanta cara y tan poca vergüenza? ¿Me está diciendo que después de una carrera, un máster y varios años de experiencia en medios ‘serios’ ahora lo que me espera es trabajar en el ‘colorín’? “Pero no os preocupéis”, nos dijo. “Aunque estéis en un medio del corazón, pronto os pasarán a economía porque vuestros jefes percibirán que os gusta y se os da bien”. Ahh bueno, entonces me quedo más tranquila. ¿Y qué tengo que hacer para que lo perciban? ¿Hacer noticias tipo: Ana Obregón invierte 9.000 euros en una liposupción, un 25% más que el año pasado?
    En el fondo es normal que ocurran este tipo de cosas en un máster como éste. Hay que tener en cuenta que son ellos mismos (sus directores) los que fomentan el trabajo basura, ya que consienten que sus alumnos realicen las prácticas de verano (buscadas por ellos) en medios de los que no reciben un duro. Hay que puntualizar que esos mismos medios, cuando contratan a un becario de forma individual (sin recurrir al máster) al menos pagan el salario estándar en estos casos: unos 300 euros que, al menos, dan para pagar el transporte y para tomarte unas copas los fines de semana sin tener que recurrir a papá y mamá.
    La verdad es que podríamos estar hablando de este master durante horas y llenar páginas y más páginas haciendo referencia a cosas como la falta de coordinación entre los directores del mismo, la absoluta arbitrariedad (y por qué no decirlo, el total cachondeo) a la hora de calificar a los alumnos, las clases inútiles en las que algunos profesores nos han llegado a poner ‘deberes’, como si estuviéramos en la guardería, mientras ellos se dedicaban a leer un libro o el periódico…Como véis, toda una vergüenza que cuesta a cada uno de sus alumnos la friolera de 4.000 euros.
    En lo único en que confío es en que la falta de alumnos haga que, algún día, este bendito master llegue a desaparecer y deje de aprovecharse de jóvenes licenciados que lo único que quieren es dejar de estar “sin futuro y sin un duro”.

  • Lastre dice:

    Aunque me indigna leer esto, especialmente teniendo en cuenta que lo dice un catedrático y no un profesor que comenta algo en plan colega, no me sorprende en absoluto.

    Mi universidad, fomentaba la realización de prácticas y becas como la panacea para lograr un gran curriculum que deslumbrara a todos los empresarios una vez finalizaramos nuestra formación. Durante 5 -6 años estuve de becas y sólo el primero trabaje como una verdadera becaria. El resto del tiempo trabajé como cualquier otra persona por un sueldo misero (lo de sueldo es mucho decir) bajo la premisa de que me estaban formando en el dia a dia de la empresa.

    No digo que no aprendiera, he de reconocer que he tenido mucha suerte con mis jefes los cuales no sólo eran buenos profesionales sino tambiéne excelentes personas, pero no estoy segura de que ellos me aportaran tantísimo como para darles todo mi trabajo por 30.000 antiguas pesetas o 50.000.

    Una vez salí de la universidad resulta que era demasiado jóven para según que puestos, y demasiado cualificada para según que otros, por lo que al final, terminé haciendo de todo por un poco más de dinero que cuando era becaria…. Pero siemrpe con la ilusión de que las cosas cambiaran.

    Y el caso, es que no han cambiado las cosas. Miro a mis amigos, cada uno de un sector diferente y, menos algún sortudo puntual que ha podido aprovecharse de algún contacto para poder disponer de una oportunidad única y dejar de ser mileurista, todos estamos más o menos igual.

    Sigues formándote para ser mejor profesional, mientras las empresas continuan pensando que tu trabajo no vale tanto como tu crees por que siempre hay alguien que lo hará por menos, y es que es cierto por que así han diseñado este mundo los empresarios y, como no, las universidades y los formadores que se conforman con decirte la basura que hay ahí fuera.

    Y el poco valor que tenemos no sólo repercute en nuestro sueldo, sino también en la manera como te tratan y valoran tu trabajo, por que al final tu no eres más que un numero que puede ser reemplazado por otro cualquiera. Y lo digo por experiencia propia ya que he conseguido salir (si, como una carcel) de una empresa en la que los dueños minan a los profesionales que trabajan en ella mediante el sueldo y la inexistente (o incluso negativa) valoracion de tu trabajo. Obviamente, la mayoría de las personas son jóvenes, y he podido conocer impresionantes profesionales que han sabido defender los trabajos más ambiciosos con uñas y dientes, pero no por ello han dejado de ser mileuristas y encima han tenido que salir corriendo de allí.

    Al final, todos los actores que participan en este circo son, o somos, responsables de la situación tan caótica que tenemos. Y lo triste es que creo que no podemos hacer mucho por mejorarla.

  • soulinake dice:

    ¡buenas! ¡¡muchas gracias por el post y la referencia!! la verdad es que el equipo de sin futuro somos conscientes de todo lo dicho en los comentarios y sabemos lo jodida que está la situación de la profesión. ¿el último ejemplo? las becas-prácticas de público, que sirven lo mismo para uno de 3º que para un licenciado. al igual que el director de público, muchos se defienden diciendo: “es lo que hay”, “así son los convenios con las universidades” o “yo también empecé así” o, en el mismo estilo de lo que le dijeron a la otra estudiante del chiringo “es que lo queréis todo”.

    sí, vale, lo queremos todo, pero mientras no lo tengamos queremos algo digno, y no creo que sea mucho pedir. en la facultad nosotros también hemos tenido que soportar frases del estilo de: “la gran mayoría de vosotros acabará en un día o en la prensa del corazón”.

    en la facultad no ayudan nada con los mamoneos, peloteos y cachondeos que se traen los profesores y ciertos alumnos, y en las empresas no te van a regalar nada. por eso los de sin futuro estamos intentando construirnos nuestra vía autónoma, independiente, alternativa a las becas-prácticas y los convenios universidades empresas. no es que estemos no querramos hacer prácticas o estemos en contra de ellas (bueno, yo sí, pero a título personal y hasta que no sean algo digno), si no que estamos intentando encontrar una vía con la cual ser periodistas y poder vivir de ello.

    por eso creemos que internet es la solución para el periodismo: empezando porque dinamitará al viejo y dará lugar a uno nuevo, y porque es una forma de ser periodista independiente. ¿lo malo? los riesgos que tiene lanzarse a la aventura de emprender, cosa para la que no todos tienen ideas ni capacidades, para lo que hay que valer mucho más que para ser trabajador asalariado.

    si de verdad a la gente no le gusta la situación actual, debería dejar de quejarse y lanzarse a la piscina de encontrar su propio camino.

    ¡saludos!

  • Los arranques son difíciles para todos. Pero lo principale es posicionarse y mantenerse en la profesión. Y eso no es nada sencillo. Hay mucha competencia y debemos esmerar nuestro trabajo y profesionalidad porque los clientes ya saben lo que quieren.

    De alguna manera todos nosotros somos una Marca, un concepto personal e intransferible que debe intentar captar el interés de esa empresa o asociación.

    La comunicación fluye, hay mucha actividad; de gabinetes de prensa; consultoras; profesionales que trabajan por su cuenta, pero aún hay empresas que no creen en la comunicación

    La vida sigue, nuestra profesión es viva y tienes que seguir formándote y aprendiendo cosas

    para no quedarte atrás.

    Bienvenidos a los jóvenes compañeros..

    Pero no sabéis dónde os habéis metido… desde luego lj

  • Laurachan dice:

    Luis Javier,

    Me ha parecido bien tu comentario hasta el final.

    ¿Pero no sabéis dónde os habéis metido? jejejej sí que lo sabemos, hombre! Que somos personas preparadas y con capacidad para analizar nuestro entorno. Claro que sabemos donde nos metemos! Esto es el mercado laboral, un proyecto profesional, una vocación u opción personal, parte de nuestra vida.
    Yo creo que igual pasa en otros sectores, de hecho lo veo día a día en amigos trabajadores sociales (en paro), informáticos o economistas (absolutamente explotados, te lo aseguro), profesores etc
    El acceso al curro es malo, pero para todos. Y, como decía en el comentario anterior, la culpa es de las personas que tienen el morro de llegar a ofrecer esto, y también del que no lo prohíbe.
    Una mafia, y una pena…

  • Decepción dice:

    También asistí a esa fatídica clase, que no fue más que el colofón de una serie de decepciones, originadas, quizá, el día que empecé a estudiar periodismo. Después de siete años inmersa en libros de periodismo, siento que mi error estuvo en descubrir mi vocación muy pronto y querer dedicarme a ella por completo, seguramente si hubiera estudiado químicas y luego el máster de ‘El País’ otro hubiera sido mi resultado. En fin, esta vocación es como un vicio, sé que me daña pero resulta muy difícil alejarme de él…
    Nuestra realidad es ésta. Nos descubrimos pagando altas cuotas por una educación que, se supone, significará nuestra inserción laboral y luego nos damos cuenta que es sólo una vía más para evitar el desempleo de los ‘profesores’; que la razón de su éxito es también la razón de existir de cientos de suplementos periodísticos de empleo y educación: la ocupación del desempleado y entre todo, la burla cínica de quien le vende el traje invisible al rey… y encima, a precio de oro.
    Es un hecho la raquítica situación laboral y educativa del periodismo. Pero ¿es necesario que sigamos aceptándolo con resignación? Porque ‘es lo que hay’ y tenemos que acostumbrarnos a ello ¿Por qué tenemos que acostumbrarnos a que gente con idiomas, formación profesional y enormes aptitudes tenga que cobrar 600 euros a cambio de una línea en el currículum?

    ¿El resultado? Que elementos capaces se cambien de profesión y aprovechan sus aptitudes en un campo que valore sus alcances. ¿El resultado? que el nivel de los profesionales del periodismo decaiga en tanto que la permanencia en ‘el medio’ radica en la capacidad de resistencia y no en la habilidad profesional.
    Empecé a estudiar periodismo convencida de que si los medios habían contribuido al declive de la sociedad también tendrían la capacidad de recuperarla. Hoy, parece existir una carrera en picada para ver quién cae más profundo.

  • Realista dice:

    Creo que ante todo hay que ser realista. Aunque parece algo muy simple, en la mayoría de los casos es complicado. Aplicado al tema que nos ocupa se trataría de los siguiente: el aterrizaje en el mercado laboral ni es un camino de rosas, ni es la antesala del infierno. También depende de la experiencia de cada uno. Lo que hay que tener claro es lo que se quiere y lo que no se quiere. Y si realmente no quieres pasar por el aro no pases, pero si pasas… tampoco te quejes. Todo en la vida es elección, ¿quien dijo que elegir era fácil?

    En cuanto a los postgrados, sí es verdad que muchos de los master que se ofrecen en España no son más que la asociación de varios profesores que tienen mucho tiempo libre y quieren sacarse un sobre sueldo. Pero también hay profesores que merece la pena escuchar. No por pagar un master te garantizan aprendizaje y que vayas a alucinar con las clases, pero sin duda sirve para diferenciarte del resto de tus compañeros. De todas formas, estamos a años luz de Estados Unidos, por ejemplo.

    La experiencia que expone la alumna del master en la entrada del blog es indignante, pero sólo debería achacarlo a la mala suerte de haber dado con ese tipo. Debería pasar del tema.

    Sin duda este es un debate que daría para estar hablando horas y horas y horas…

  • No pretendia con mi comentario del otro dia herir susceptibilidades de nadie. Solamente quería reseñar que esta profesión es muy dura. Más dura de lo que la gente piensa desde fuera.
    Ser comunicador no está al alcance de cualquiera. El ritmo de trabajo es frenético y la mayor parte
    de las veces estás en un segundo plano. Los éxitos son de tu cliente y los fracasos podrán
    señalarte con el dedo si surgen…

    A los nuevos compañeros que se incorporan a esta profesión. Darles la bienvenda. Y en lo que modestamente este profesional pueda ayudaros, ahí me tenéis. Pinchar mi nombre y me podréis localizar de forma sencilla

    Toda la suerte del mundo. A pelear y hacerse un hueco en el mercado

    Un abrazo para todos. lj

  • Carlos Lughosy dice:

    Bueno, no me lo puedo creer… luego de un año en el master, esto fue lo peor de todo. definitivamente Sr Director es usted un Cafre.

    Afortunamente no estuve para vivir esa verguenza. amigas y amigos os considero. y aca los espero en Colombia, vamos a ver como me va en mi labor como Funcionario del Gobierno,,, ah por si acaso, yo ya he puesto en mi curriculum en master….

    Un abrazo.

    Carlos

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: