¿Es Chiquilicuatre parte de la marca país España?

By 24/05/2008Actualidad, Hoy

Me cuesta imaginarme al mejor cocinero del mundo, Ferran Adriá, junto al espécimen éste llamado Chiquilicuatre en la portada de The Economist. ¿Es este fruto de la avaricia comunicadora y de la estupidez de las masas algo que España se pueda permitir?
España es un país pionero en energía eólica, en tecnologías de la información, cuenta con los mejores cocineros del mundo, con empresas y bancos de primera línea, con artistas de la talla de Calatrava o Almodóvar, con deportistas como Alonso, tenemos marcas reconocidas mundialmente y, hasta hace muy poco, un crecimiento económico único en la Unión Europea.

¿Queremos realmente identificar a España con un país de insensatos? No es que Eurovisión sea la plataforma de promoción más importante del mundo pero el festival de esta noche lo va a ver más de 100 millones de espectadores. Y eso es imagen ¿Tenemos realmente la necesidad de aglutinar la percepción de que nuestro país es un país de cutres, horteras, incultos?

En el panorama musical español hay más de uno que sabe hacer bien su trabajo y que sería un estupendo representante de nuestro país; si, además, queremos hacer espectáculo, también habrá artistas de talla a los que encargar esta tarea. Más aún, si lo que queremos es provocar, provoquemos pero con estilo, con clase, como correspondería a un país culto, preparado, evolucionado y con futuro. No sé que obsesión tiene esta sociedad española nuestra de retroceder educacional y culturalmente y de ignorar lo que de bueno tiene. Ya es penoso que veamos a esas seudo reporteras, horteras, incultas y ordinarias, haciendo proselitismo de lo barriobajero en nuestra televisión mientras media profesión periodística busca su hueco en el mercado.

Todo esto es responsabilidad de nuestros gobernantes y de nuestros empresarios da igual de que color sean. Y es una responsabilidad social clave. Ya sabemos que la educación es una inversión a muy largo plazo y es por eso que nadie se quiere “mojar” políticamente. Pero esto se volverá contra nosotros. Tarde o temprano se volverá y mientras, una televisión pública que pagamos todos los españolitos invierte en esta pantomima deprimente.

Después de todos los esfuerzos e inversiones que se han hecho por demostrar que España es más que sol, paella y flamenco, después de que grandes profesionales de uno y otro sector recorran el mundo mostrando el otro rostro de España, después del enconado esfuerzo económico por dejar atrás la herencia del retraso, vamos y llevamos a Eurovisión a este “personaje” que, tal vez no siendo como se muestra (para algo es actor), está dando una imagen de España que deseo de todo corazón nadie se crea.

Pero sin duda ayuda a formar la marca España que ahora, además de sol, paella y flamenco, lo serán también de cutres, horteras e incultos. Y que todos los “idem” que estén repartidos por el mundo y que no sepan a dónde ir, venga a visitar nuestras ciudades y nuestras playas que vamos a estar encantados de recibirlos.

Join the discussion 7 Comments

  • Iván dice:

    La designación de Chiquilicuatre ha sido toda una demostración de inteligencia colectiva. La prueba de que la democracia es sabia. Con el Chiki Chiki, todos los españoles le hemos dicho a Eurovisión que su festival es una tomadura de pelo, hortera e infumable. De hecho, los resultados de este año no han hecho más que verificar esa afirmación. Votos por afinidad histórica, sin mérito alguno. Si hasta hemos mejorado la clasificación de los últimos años.

    En cuanto al tema de la marca país. ¿Qué quieres decir? ¿Que Rusia proyecta su identidad con el tema ganador este año? No estoy muy convencido de que la orgullosa patria del machote Putin, otrora potencia mundial (y aún en ciernes) se sienta indentificada con una canción interpretada en inglés al más puro estilo yanqui por tres alegres muchachos danzando en patines, brincando a pecho descubierto y cimbreándose al compás del violín.

  • admin dice:

    ¿Inteligencia colectiva? La formación de la sociedad es responsabilidad de los gobernantes. Y nuestra educación se ve muy clara en este caso; hay cosas que no se pueden democratizar, porque no tiene sentido. Si a un niño le dices que haga lo que le de la gana con la comida, posiblemente te la tirará a la cara, que es muy divertido. Obviamente Eurovisión es lo que es (y fue lo que fue) pero no por ello tenemos que ser barriobajeros.

    La percepción que se tiene de un país viene por todo tipo de canales. Uno de ello, y quizás el más popular es la televisión. Si nos empeñamos en seguir identificando a España únicamente con los toreros (a los que respeto enormemente) estamos retroceciendo décadas. Para mí Rusia son muchas cosas que me llegan por muchos canales y sin haber visto a su cantante nada más que un segundo, me dió x impresión, una percepción. A eso me refiero. La impresión que damos nosotros en Eurovisión es de un país hortera, sin formación, ordinario, incapaz de innovar sin caer en lo cutre y sin formación alguna. Y que vengan los que se sientan identificados con este estilo que se va a llenar el país de especímenes. Eso, si, muy democráticos.

  • Sara Moreno dice:

    Estoy de acuerdo con admin en que identificar España con el toreo es retroceder varias décadas, pero ¿no retrocedemos participando en Eurovisión? Yo creo que se trata de un concurso que en su día fue instrumento de integración y tiene un objetivo claro: enardecer un sentimiento de pertenencia.

    No creo que, a estas alturas, alguien en todo el mundo dude de que España es 100% Europa. Por lo tanto, ¿cual es nuestra misión eurovisiva? ¿darnos a conocer? Si es así entiendo que al personal le averguenze el Chiki-Chiki.

    A mi me averguenza más que mi país no encuentre otros medios para dar a conocer España, y siga recurriendo año tras año a un festival trasnochado en el que, con Rodolfo o sin Rodolfo, hacemos el ridículo todos los años (véase la participación de Las Ketchup, sobran las palabras…)

    En definitiva, si es cierto que el La-La-La de Massiel nos abrió las puertas de Europa culturalmente hablando (o eso dicen por ahí)… ¿el chiki chiki ha venido a cerrarlas? Me parece un poco exagerado…

  • Laurachan dice:

    Bueno, empezando por Eurovisión, yo creo que Rodolfo Chikilicuatre se quedó muy por dejabo del nivel de absurdo de los otros concursantes; ni siquiera su caricatura descarada llegó a ser caricatura, porque en mi opinión hubo países que lo superaron, ¡esa es la razón de su no-éxito! Vaya puestas en escena, vaya vestuarios, vaya canciones, vaya voces…. Por no hablar de las señoritas virtuales (o al menos parecían) que daban los puntos a cada país, o los presentadores, o la asignación de los votos por afinidades geográficas…
    Ante una visión como la del programa del sábado, estoy segura de que los millones de espectadores del programa a nivel europeo: 1) ven el programa para echarse unas risas, 2) no tienen más canales en sus teles, o 3) les gusta ver Eurovisión (siempre habrá casos extraños), sin más.
    Ahora bien, me parece que a estas alturas nadie en su sano juicio buscará identificar la canción seleccionada con la cultura de dicho país, más que nada porque seguramente si escuchan a su propio representante lo más probable es que se sientan ridículos o avergonzados.
    Respecto a la identidad cultural y la marca “España”, aquí cada cual tiene lo que se merece: los británicos son conservadores y tristes, los rusos bebedores empedernidos, los alemanes unos estirados y italianos comen pasta sin parar (ejemplo: “¿sabe de aquel que van un inglés, un alemán y un español…..?”); el que no quiera ver más allá del cliché, no lo va a ver nunca, con o sin Chiki-Chiki. Nosotros, con la playita, el sol y la playa, no salimos tan mal parados, ¿no?

  • admin dice:

    Laurachan, me encanta que pongas el ejemplo de los estereotipos que tienes (y se tienen) de los países que mencionas pero no dejan de ser eso, estereotipos. Si España hubiese seguido conviviendo con el estereotipo de sol, playa y flamenco, nos hubiéramos quedado en la España del señor aquel del bigotito, un país lleno de complejos, miedo y sin futuro. Hoy España – que tiene sol, flamenco y paella- es muchísimo más. Son parques naturales de una belleza inigualable, una música que se conoce en las antípodas, una cocina que ha ganado el reconocimiento de los paladares más exquisitos… y mucho, mucho más. Como también lo son Alemania, Italia, Rusia… y en lo que no comparto, para nada, tu opinión. Existe algo que se llama marca-país y que muchos países están desarrollando para poder acabar con esos estereotipos que tanto daño hacen a su evolución natural. Te aconsejo que te asomes a Saffron (www.saffron-consultants.com), por ejemplo, una consultora de marca – ESPAÑOLA- que ha hecho marca-país para Polonia, Irlanda, Nueva Zelanda… (y que por cierto es cliente de las promotoras de esta casa, para adelantarnos a los malintencionados que andas buscando fantasmas por todas partes) países que están empezando a ver frutos de esa gestión de su “percepción”. Tal vez sea exagerado decir que el mamarracho éste ha destruido la imagen de la España actual (eso sería darle demasiado poder) pero que nos lo podíamos haber ahorrado, sin duda.

  • Laurachan dice:

    Tienes razón en el tema marca-país y en lo que puede ayudar. Pero, ¿no crees que existe el peligro de que dentro de algunos años los parques naturales sean desiertos, la música se haya simplificado al “flamenco-fashion” y David Bisbal (con todos mis respetos), y la espléndida cocina sea copiada por los japoneses y cuestionada por todo el muno (como está pasando ya, incluso entre cocineros españoles que están ahí a la gresca)? ¿No se convertirán esos valores en estereotipos un poco chuscos que olerán mal a todo el mundo (como son ahora sol, playa y flamenco)? ¿No sentiremos los españolitos un poco de rechazo ante eso que ahora parece la panacea?
    Lo que quiero decir es que las cosas se actualizan constantemente, cambian y lo que hoy es un valor en pleno auge mañana es grotesco, antiguo, etc.
    Y, como te decía antes, el que no quiera ver más allá del estereotipo, no lo va a hacer. Puedes mirar a Rodolfo Chikilicuatre y pensar: fíjate, los españoles como son, ponen a este tío penoso, ¡serán garrulos! Y luego puedes ver a los otros garrulos que están cantando en Eurovisión y se quedarte tan ancho pensando “esto sí son profesionales” jajjaja
    Yo prefiero pensar que el Chiki-Chiki ha sido una crítica muy muy ácida a una supuesta “plataforma de promoción europea” que no ha sabido evolucionar, se ha quedado estancada, y corre serio peligro de convertirse en el primer estereotipo europeo.
    Os imaginais a una pareja de norteamericanos bromeando: “los europeos, siempre con sus concursos de canciones….” mientras los dos, gorditos y sonrosados, comparten una rebanada de crema de cacahuete en un banquito en la entrada de su casa; eso sí, siempre con el rifle en la espalda.

  • admin dice:

    No te falta rázón, pero no todos los americanos tienen un rifle en sus espaldas. Eso también es un estereotipo. Tendemos a la globalización, sin duda ninguna, pero mira que ocurre con la obsesión nacionalista del “unilenguaje” cuando el mundo hablará inglés y español casi unicamente. En fin… Lo que no podemos hacer es no dejar de actualizarnos y, para mi, el haber acudido a Eurovisión – que sobrábamos- ya es, de por si, poco evolutivo. Y si da una imagen de nosotros con la que yo, por lo menos, no me siento identificada.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: